Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Real Madrid Femenino: maratón en marzo

Real Madrid Femenino: maratón en marzo

Escrito por: F. Alcalá-Zamora4 marzo, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Si febrero permitió a los seguidores del Real Madrid femenino disfrutar de una tranquila racha de victorias que ya se alarga a cinco partidos consecutivos, con tres victorias en Primera Iberdrola y una en la Copa de la Reina, poco tendrá que ver lo que aguarda con el cambio de mes. Los triunfos ante Real Sociedad, Real Betis, Eibar y Alhama dejarán paso a cuatro semanas en las que la plantilla de Alberto Toril se jugará la temporada. Y no es una exageración.

El calendario recuerda a una etapa reina –de décadas pasadas, eso sí– del Tour de Francia o Giro de Italia: recorrido por encima de los 200 kilómetros y encadenado de puertos legendarios sin margen para tomar oxígeno. En liga, el Madrid jugará cinco partidos y todos, a excepción de un Levante sin rumbo, serán ante rivales directos que se sitúan inmediatamente por encima de las blancas en la tabla. En orden de choque: Athletic Club, Atlético de Madrid, FC Barcelona y Granadilla Tenerife, lo que se traduce en que en menos de treinta días el aficionado madridista sabrá casi con toda seguridad si el equipo volverá a disputar la Women’s Champions League durante la próxima temporada.

El asunto podría quedar ahí y de por sí sería suficiente para demostrar la importancia y dificultad del horizonte inminente pero, como suele ocurrir con el Real Madrid, el reto siempre puede ser mayor. Y es que, intercalado entre los duelos ligueros, el Real disputará los cuartos de final de la Copa de la Reina y, como colofón, la eliminatoria, también de cuartos, de Champions League ante el Barça. En total, ocho partidos comprimidos en veinticinco días y que podrían dejar sentenciadas las tres competiciones.

Athletic Club, Atlético de Madrid, FC Barcelona y Granadilla Tenerife, lo que se traduce en que en menos de treinta días el aficionado madridista sabrá casi con toda seguridad si el equipo volverá a disputar la Women’s Champions League durante la próxima temporada.

Si seguimos un razonamiento lógico, la conclusión debería ser que la manta es todavía demasiado corta para la plantilla actual del Madrid y será casi imposible mantenerse con vida en los tres frentes abiertos en paralelo. A partir de ahí, las preferencias personales de cada madridista establecerían el orden de prioridad a asignar a cada torneo, asumiendo que no se podrá llegar a un punto de consenso total. En cualquier caso, y dado que La Galerna me brinda este espacio, es de rigor ofrecer mi visión para abrir el debate.

Considerando la bisoñez del proyecto deportivo del Real Madrid femenino, creo que la prioridad ha de ser la de consolidar al equipo como uno de los tres mejores de España. Esa es la posición que delimita el acceso a la Champions League y, en consecuencia, permite al club seguir forjándose la imagen de destino atractivo para las jugadoras. Se trata de un objetivo al alcance de la plantilla, como ya se demostró el curso pasado, y la dinámica ascendente de las últimas semanas hace pensar que las de Toril pueden volver a conseguirlo.

Como ocurre en el contexto del primer equipo masculino, la copa no parece ser una guerra que ilusione, pero es fundamental recordar que, para la sección femenina, quizás sea el único trofeo al alcance de la mano a corto plazo.

El principal obstáculo apunta a ser el efecto imán que ejercerá la eliminatoria europea ante el FC Barcelona. Ante cualquier otro rival tan manifiestamente superior, tanto club como cuerpo técnico o aficionados podrían aceptar una derrota honrosa que no haga descarrilar el tren liguero. Sin embargo, ante un Barça con motivación extra –la apertura del Camp Nou no es casualidad– el Madrid se encontrará con el peor de los escenarios. Deshacerse del actual campeón jugando a doble partido es una quimera en el contexto actual del fútbol femenino, por lo que el aficionado blanco haría bien en disfrutar de la ya de por sí histórica disputa de sus primeros cuartos de final en la competición. Y quizás desde esa posición algo más relajada, pensando en la borrachera de Clásicos que supondrán los dos de Champions unido al de liga, el Madrid pueda pescar en río revuelto y vencer en alguna de las batallas individuales.

La Copa de la Reina, es cierto, palidece en comparación con los retos anteriores. El Real Madrid se limitó a cumplir expediente eliminando al Alhama, equipo de segunda división, en los octavos de final disputados esta semana y ahora espera rival para la siguiente ronda. Como ocurre en el contexto del primer equipo masculino, la copa no parece ser una guerra que ilusione, pero es fundamental recordar que, para la sección femenina, quizás sea el único trofeo al alcance de la mano a corto plazo. Por ello, y si la fortuna acompaña en los cruces, seguir avanzando rondas y llegar lejos en esta edición de la Copa de la Reina sería un gran complemento con el que dar lustre a la temporada del Real.

En resumen y con total honestidad, creo que el balance del Real Madrid femenino el 31 de marzo sería positivo si por entonces el equipo ha escalado hasta la tercera posición en Primera Iberdrola, ha quedado fuera de la Champions League y ha accedido a las semifinales de la Copa de la Reina. Aunque para muchos aficionados y lectores no será suficiente, creo que sobrevivir de esa forma a un mes tan exigente repercutiría para bien en los aún frágiles cimientos de la estructura que el club está construyendo para su equipo femenino. Si enero y febrero fueron meses de barbecho en los que apenas pudo rodar el balón, el maratón de marzo permitirá recuperar y con creces todo el tiempo perdido.

 

 

 

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

Un comentario en: Real Madrid Femenino: maratón en marzo

  1. De todos los posibles objetivos, el único que nos debe importar es quedar en puestos de champions para la temporada que viene.
    Nos quedan 10 partidos. 30 puntos. Deberíamos ser capaces de ganar al menos 24. Ese debería ser el objetivo hasta final de temporada.
    ¿La copa? Los cuartos contra un Levante que no es ni de lejos el del año pasado se deberían poder solventar. Y a partir de ahí dependerá del sorteo. Cualquier cosa que no sea el Barcelona nos permitirá tener (bastantes) opciones reales de meternos en la final.
    Y la WCL... pues qué se le va a hacer. Muy mal sorteo que nos impedirá, salvo inesperado e improbable cataclismo natural (antes solía decir "nuclear", pero ahora eso no se debe mencionar bajo ningún concepto), seguir más allá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram