Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Quizá Sabina lo entienda

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Quizá Sabina lo entienda

Escrito por: La Galerna25 octubre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Las portadas del día nos traen revelaciones apabullantes. Por ejemplo, que seis es menos que cuatro, que el mejor entrenador de entre todos los entrenadores de élite de España el curso pasado puede ser uno cuyo equipo no ganó nada y que es justo comparar el número de goles marcado por un jugador sano con el número de goles marcado por un jugador lesionado.

mundodeportivo-750Podríamos decir que la portada de Mundo Deportivo es un monumento a la estulticia si no fuese porque no es nuestro estilo descalificar de esa manera. Sí es el estilo de Mundo Deportivo, en cambio, el manipular groseramente datos, cuánto más si encima se hace para demostrar una tesis imposible. La tesis imposible, vamos por partes, es que Messi merece este año el Balón de Oro más que el hombre decisivo en dos logros sin parangón: la Champions para su equipo y la Eurocopa para su Selección, objetivos ambos logrados siendo la estrella de ambas escuadras. Y la manipulación grosera es la exposición del número de goles (que ahora y sólo ahora, porque les conviene, es el dato más importante, cuando antes no lo era) marcados por un jugador sano frente al número de goles marcado por un jugador que ha estado lesionado y apenas termina la fase final de lo que sería su particular pretemporada. Ecuanimidad. Homogeneidad. Añadiríamos tendenciosidad, ridiculez y mendacidad, pero no es -repetimos- nuestro estilo.

Cabe también la opción de que el graciosísimo titular de Mundo Deportivo ("Goleada") se refiera al número de jugadores barcelonistas en la lista del Balón de Oro en contraposición al número de jugadores madridistas nominados a dicho premio, y no es descabellado ya que sobre la palabreja a cinco columnas aparecen los nombres de los cuatro candidatos culés... que en este supuesto golean en número a los seis candidatos madridistas (Cristiano, Bale, Pepe, Modric, Kroos y Ramos) por la razón antedicha: seis es menos que cuatro y a lo mejor la goleada es esa. El bochorno de la portada, se mire por donde se mire, es histórico, tanto que, en un esfuerzo por no añadirle elementos chirriantes, los amigos del diario de Godó (grande de España) han omitido el teñido rubio platino en cabello y barba que últimamente nos luce el argentino. Dicha omisión es el único elemento de somera contención en esta primera plana, su único acierto, y por este sí que les brindamos un cerrado aplauso.

sport-750No omite en cambio Sport el refulgente amarillo de pelo y barba. Sport titula "El mejor contra el favorito" (en referencia también al Balón de Oro) en un nuevo ejercicio de sonrojante propaganda. Ni los partidarios de otro Leo (Di Caprio) se enfadan tanto cuando no gana el Óscar, con una diferencia: que este Leo ha ganado ya el suyo unas cuantas veces (a diferencia de Di Caprio, que solo ha ganado un premio de Hollywood), que unas cuantas de esas veces lo ha merecido y que solo desde la arrogancia de quien se cree poseedor moral de un galardón ("el mejor") se le puede negar la opción de ganarlo este año a quien también lo ha ganado (y con toda justicia) unas cuantas veces pero nunca lo ha merecido tantísimo como en 2016, cuando -reiteramos- aupó a los dos máximos entorchados europeos a su club y selección, respectivamente. Extendernos más en explicar que Cristiano debe ganar nos empieza a producir rubor: 2016 fue el lobo de Wall Street de Cristiano, y ya está.

as-750El Balón de Oro patrio, o vaya usted a saber qué, son los premios de la Liga que se entregaron ayer, de los que se desprenden, asimismo y como indicábamos, otras revelaciones apabullantes. Simeone, que no ha ganado Liga ni Copa ni Champions, es el mejor entrenador del año después de que su equipo realizara un fortísimo desembolso para competir con Madrid y Barça. También se llevaron premios jugadores del Atleti (Griezmann, Godín, Oblak) que asimismo no han ganado nada tampoco, pero para eso son el equipo del pueblo. Hay que empezar a preguntarse cuándo la entrada del Atleti en el selecto club de los grandes, del que indudablemente ya forma parte, va a empezar a aparejar para ellos la exigencia ocasional de ganar. Por el momento, solo reciben elogios, ganen o pierdan. Y premios, ganen o pierdan también.

Menos mal que culminamos esta sección con la semblanza de Pau Gasol, redimiéndonos de este modo Marca de tanto sindiós. No del todo, hay que decirlo, porque en el recuadro superior nos informa de los premios de la Liga también. "Triunfa el Atlético".

Claro. Triunfa porque no triunfa. La gloriosa paradoja de un grande a quien no se le exige serlo. Quizá Sabina lo entienda.

marca-750