Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Que canten los niños

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Que canten los niños

Escrito por: La Galerna24 mayo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos. En La Galerna somos muy de José Luis Perales, gusto que al parecer compartimos con la prensa deportiva catalana, que ayer se fue, cogió sus cosas y se puso a navegar por el océano más proceloso e insondable, aquel cuya resaca (la del mar y la derivada de la celebración por el doblete) le llevara lo más lejos posible de Milán. El Barça no quiere ni enterarse de lo que va a suceder el sábado en la ciudad transalpina, como la llamaban los comentaristas deportivos de antaño. Tampoco su prensa afín desea estar muy al tanto del asunto. El único Milán del que quieren oír en el Barça en este momento aciago es el hijo de Piqué, quien al parecer estuvo ayer presente en el Camp Nou, en una celebración de la que asimismo habría estado muy orgulloso Perales.

mundodeportivo.750 (98)

sport.750 (1)

Que canten los niños. Que alcen la voz. Que hagan al mundo escuchar pero escuchar lo que nosotros queremos que escuche el mundo y no lo que el mundo, inexplicablemente, parece querer escuchar y ver en estos momentos. Pero planeta, ¿qué se te ha perdido a ti en Milán cuando acabamos de ganar la Copa de la infancia y del TAD pocos días después de proclamarnos también campeones de la Liga de los 19 penaltis y los 11 goles en fuera de juego propiciados por un Villar y un Sánchez Arminio que (sí, amigos) también fueron niños? Que alcen sus voces (los niños) y lleguen al sol, que en ellos está la verdad y la verdad está en la Masía. Que canten los niños que viven en paz y aquellos que sufren dolor. Que canten por otros que no cantarán porque si cantas que un tribunal deportivo sospechosísimo, alineado con tu propio error administrativo, te ha dejado sin la opción de jugar la Copa eres un mal deportista y hasta un mal madridista a decir de algunos lectores de La Galerna, que encuentran muy feo nuestro portanálisis de ayer porque a La Galerna no le parece apropiado que se expulse al club de una competición violando para ello las más elementales normas del Derecho Administrativo. No, hay que callar y aceptar que nos den un trato injusto (con posible prevaricación) y que los niños canten muy alto para que no se oiga nuestro lamento de acomplejados y orates. Que canten los niños y que los decibelios atronen lo suficiente como para atontarnos a todos. Que dejen de cantar los niños sólo cuando la anestesia o la lobotomía hayan surtido efecto y sólo nos reste emitir unas inocentes pedorretas, unos balbuceos gentiles. Baby fiesta.

Que canten los niños lo suficientemente alto como para que no se escuchen los tambores de guerra, las marciales trompetas, el silbido de sables siendo desenfundados en tierra italiana. Que canten los niños para que enmudezca el estrépito de Milán, donde una eventual victoria de nuestro más odiado rival puede dejar en anécdota nuestra canción, nuestra Copa sospechosa, nuestra liga con red y casi todo cuanto somos, casi todo menos nuestras imputaciones.

marca.750Se acabaron por hoy los niños. Salimos del jardín de infancia y entramos en terreno adulto. Estas son ya cosas de mayores. El Real Madrid juega su decimocuarta final de la Copa de Europa y hace tres meses sólo un reducido grupo de lectores de La Galerna creían que esto fuera posible (ni siquiera todos los lectores lo creían, ni siquiera todos los redactores). Como despectivamente decía uno de esos lectores enfadados, tenemos la desgracia de jugarnos toda la temporada "a cara o cruz", lo cual es por supuesto muy penoso aunque exactamente ésa fuese la situación también en 1956, 1959, 1960, 1966, 1998, 2000, 2002 y 2014, cuando el Real Madrid también se presentó en la gran Final europea sin haber ganado antes el campeonato liguero. Qué lamentables esas 8 de las 10 Copas de Europa, que se dieron en la indigna tesitura de haber llegado a ellas sin antes haber logrado la Liga, o sea, como colofón a  lo que este enfadadísimo lector llama una temporada "a cara o cruz". Devolvamos todas esas Copas de Europa pero no porque algunas se ganaran en tiempos de Franco, sino porque no formaron parte de un doblete.

En serio. Que salga cara, y si sale cruz el Madrid habrá estado donde tenia que  estar.

as.750Y dos años, sí. Dos años de uno de los mejores momentos de vuestras vidas.

Otro de los mejores, si Dios quiere, el sábado. Y Dios querrá porque si hay una cosa que el Supremo Hacedor no puede ser bajo ningún concepto (y sabemos que el Padre Suances no va a desautorizarnos aquí) es cholista.

Controlad la tensión y pasad un buen día.