Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El pánico es libre

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El pánico es libre

Escrito por: La Galerna28 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

 


Buenos días. Esto con lo que abrimos hoy esta bendita sección condensa perfectamente el grado de mediocridad intrínseca a la pesebrera, bochornosa y enfermiza prensa deportiva cataculé, esa gente obsesionada con el Real Madrid que obtiene más placer en los resbalones del odiado enemigo capitalino que en sus propios triunfos.

Coinciden Sport y Mundo Deportivo en el uso del término “pánico” para definir lo que presuntamente se siente en el entorno blanco ante la inminente visita culé. Se cree el Hernández Hernández que todos son de su condición. Está bien que ellos sientan pánico ante el peso atronador del escudo del Real Madrid, el pánico es libre, pero resulta risible que pretendan extrapolar al rival la naturaleza de sus propias e insignificantes neuras.

Ya no se empapelan las paredes con nada porque ya nada se imprime, pero los clásicos habrían apuntado a esa solución como lo más razonable que cabe hacer ante exabruptos sonrojantes como estos: confeccionar con ellos sendos pósters y engalanar las paredes del vestuario blanco para fomentar el ardor guerrero. Este “pánico” del que hablan los muy bocazas, horteras y paletísimos medios cataculés no es sino el reflejo de su propio complejo de inferioridad ante la Historia lejana y reciente del Real Madrid, tan apabullantemente superior a la suya, esa historia que ve pasar a Kubala y Cruyff sin oler una Copa de Europa hasta el zapatazo de Koeman en los noventa, y que luego necesita de obrevos y starks y toda la caterva para obtener un amago de continuidad, rota por el de siempre: el Real Madrid, que arrasa en el siglo XXI como lo hizo en el XX. Pánico el vuestro, gentecilla.

No sabemos cómo andan los ánimos en el vestuario blanco. Pero sí sabemos cómo deberían andar si por ahí hay orgullo (y nos consta que lo hay) y hoy se enfrentan a estas primeras planas tan absolutamente sobradas y faltas de vergüenza. La Liga es una competición diferente a la Champions, una en la que solo unos partidos raros y desafortunados (con lesión de Hazard por medio) han podido apear al Real Madrid de lo que hasta hace muy poco era una posición de dominio. Habla Sportivo de que hay “pánico” a que una derrota ante el Barça “dé la puntilla” al Madrid, “pánico” a que esa hipotética derrota “acabe de hundir” la temporada de Zidane. Para acabar de hundir algo hace falta que esté hundido, se nos ocurre. Para dar la puntilla a este toro primero hay que hacerle hincar rodilla en suelo. Ni siquiera perdiendo habrá dicho el Madrid adiós a una Liga que estará difícil pero no imposible. Y el pánico es de ellos. Pánico, precisamente, a ese espíritu irreductible del cual se carece por pagos blaugranas, allá donde todo tiene que ir cuesta abajo para que no se quiebren los ánimos, allí donde no son nadie sin sus undianos, closes y de burgoses de turno. Nadie.

La prensa capitalina, como veis, añade si acaso leña al fuego. Nada de ayudar al Real Madrid a resetear. Mejor pongamos a Zidane en lo que parece un traspiés ridículo y magnifiquemos la presión, en una línea de dramatismo que solo está un punto por debajo de la teatralidad amanerada del mundo periodístico proculé.

As vuelve a ser, una mañana más, y quién nos lo iba a decir, el único de los cuatro jinetes del Apocalipsis que muestra una señal de respeto al Madrid en boca de Sterling. No se creen en Manchester que lo tengan hecho. Tampoco nosotros lo creemos.

En La Galerna sí hemos reseteado. De momento, vamos a ganar el domingo y nos complace informaros de ello.

Pasad un buen día.