Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Jugar en el Alfredo Di Stéfano

Jugar en el Alfredo Di Stéfano

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon22 abril, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La actualidad madridista es tan apacible en comparación con la del Barcelona, que lo más reseñable es que el Real Madrid, de acuerdo con la información de algunos medios, se plantea disputar en el Alfredo Di Stéfano lo que queda de competición liguera y, ojalá, lo que resta también de competición europea. Al parecer, el Real Madrid ya tendría la conformidad de los órganos competentes y sólo tendría que adecuar sus instalaciones a los requerimientos de iluminación precisos para las retransmisiones televisivas. La capacidad del estadio alojado en Valdebebas no sería un problema porque hablamos de un contexto sin público. También habría que condicionar la publicidad estática que suele haber en el Bernabéu al recinto de la ciudad deportiva, pero no parece excesivamente complejo disponiendo, además, del espacio de las gradas vacío.

Dado que el debate técnico parece solventado, hay que situar la discusión en la idoneidad de esta hipotética idea. Las ventajas parecen evidentes si atendemos a la reforma que se está llevando a cabo en el Santiago Bernabéu. Según informaba @nuevobernabeu, resulta vital que durante este verano se acometa la instalación de los dos pilares de sujeción en el lateral este que posibilitarán los apoyos a la nueva cubierta junto con las nuevas torres de Castellana. Para que se pueda llevar a cabo resulta imperativo que el estadio no acoja acontecimientos deportivos. La nueva coyuntura podría perjudicar gravemente ese objetivo que precisa de máquinas muy específicas cuyo alquiler no siempre está disponible. Jugar en el Alfredo Di Stéfano aliviaría esta preocupación.

Por otra parte, el césped del estadio de Valdebebas se encuentra en perfectas condiciones y sus dimensiones son exactas a las del Bernabéu (105x68). Se trataría de un estadio mucho más pequeño en el que la sensación de vacío por la ausencia de público podría notarse menos. Además, al disputarse los partidos en la ciudad Real Madrid, posiblemente las condiciones de seguridad sanitaria podrían asegurarse con mayor facilidad que en medio de la Castellana.

Los madridistas contrarios a esta posible iniciativa podrán argumentar que el Madrid podría perder parte del efecto local al alejarse de su estadio habitual. La ausencia del público ya deja prácticamente sin efecto ese valor que suele otorgar el jugar en casa, pero, además, el Madrid no ha hecho del Bernabéu un fortín en los últimos años. Si los números en Liga ya llaman bastante la atención por los numerosos empates cedidos, en Europa resulta preocupante comprobar los resultados de los últimos años. El Alfredo Di Stéfano no aseguraría resultados mejores, pero tampoco peores y podría resultar un cambio de chip para los jugadores blancos. No parece lógico pensar que la responsabilidad del jugador vaya a verse minorada por jugar en un campo tan diferente al Santiago Bernabéu. De hecho, si la experiencia resulta satisfactoria, y ante la perspectiva de un año entero sin público en los campos, no parecería una locura plantearse la temporada siguiente en el Alfredo Di Stéfano. Podría ser una decisión que acortase los plazos para rematar el Nuevo Bernabéu y con ellos también se adelantarían los ingresos asociados del nuevo estadio. En los tiempos que corren de dificultad económica no parece un tema menor poder adelantar una gran fuente de ingresos.

 

Ramón Álvarez de Mon
Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

3 comentarios en: Jugar en el Alfredo Di Stéfano

  1. Con la escasa información de la que dispongo, no le veo ninguna pega a esta solución. Habría que ver qué opinión tienen de esto Zidane y los jugadores pero, a priori, me parece perfecta.

  2. Bueno, tal y como es el público del Bernabéu, no se va a notar la diferencia.
    Lo cierto es que sin público, las fuerzas se igualan notablemente.
    Fuera nos queda Real Sociedad y Bilbao, dos campos en los que el público influye mucho. Ahí, probablemente tendremos algo de ventaja.
    En cualquier caso, el que primero se adapte s la situación cobrará ventaja.
    Para empezar, Éibar y Valencia, seguidos en casa.