Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Pjanic o la redefinición de "trueque"

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Pjanic o la redefinición de "trueque"

Escrito por: La Galerna30 junio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días, queridos galernautas. Inclinamos la vista sobre la portada del Mundo Deportivo y lo primero que vemos, oh sorpresa, es una mentira: «Trueque consumado: Pjanic, al Barça». Según el diccionario de la lengua española, trueque es el intercambio directo de bienes y servicios, sin mediar la intervención de dinero. Al parecer, el Barcelona ha vendido a Arthur por 72 millones de euros más 10 en variables y ha comprado a Pjanic por 60 millones más 5 en variables. O estamos muy equivocados, o los millones de euros son dinero. Además, las cantidades de compra y de venta no son iguales. Es decir, no se cumple ningún requisito para llamar trueque a esta operación de compraventa.

Lo que sucede es que el Barça es experto en ingeniería social, tiene el hábito de vender una realidad paralela a sus acólitos deformando los hechos con palabras hasta acomodarlos a su idea. Una vez llevado a cabo este engaño, lo inoculan a la sociedad a la vista de todo el mundo sin que nadie levante la voz. Es sorprendente esta mentira continua y más sorprendente aún cómo la compra la gente sin pestañear, como un rebaño de ovejas que se alimenta de embustes y defeca conguitos.

El colmo es que después de repetir hasta la saciedad que ha sido trueque, resaltan que han vendido a Arthur por más dinero a la Juve que por el que han comprado a Pjanic a los italianos. ¡¿Pero no era un trueque?! Con independencia de lo que signifiquen las palabras, que vemos que a los culés les importa un pito, venden como un éxito la venta de un jugador joven con potencial que fue el nuevo Xavi hasta antes de ayer y la posterior compra de un futbolista maduro, en la recta final de su carrera. Cierto que Pjanic es buen jugador, pero no es un Zidane o similar; única situación que haría lógica la operación blaugrana.

En el fondo, todo es una maniobra para ocultar que han llevado a cabo esta operación para conseguir algo de dinero porque no tienen ni para el pasto que comen las vacas de Setién. Han vendido futuro y comprado pasado a cambio de una plusvalía exigua.

En la parte baja de la portada, Mundo Deportivo informa que Bartomeu se reúne con el Setién para transmitirle su apoyo, que en realidad significa que Michael Corleone Bartomeu ha besado a Fredo Setién.

«Máxima tensión». El encabezamiento de Sport es el título de una película decadente de Steven Seagal. De esas en las en las que aparece inflado por las hamburguesas con cortisona y con el pelo pintado con Kanfort. Al menos, hay que agradecer a Sport que no insistan en la cantinela del trueque acompañada de fotografía del entusiasmo ausente del rostro de Pjanic, que parece la reencarnación de Kafka y refleja en su cara la «alegría» de este Proceso.

Marca lleva a su portada el fallido estrechamiento de manos entre un Setién que mira a los ojos y un Simeone con tan poca franqueza y reciprocidad en su mirada como densidad capilar en su coronilla. El argentino sonríe y parece pensar: Setién, tendrás pelazo, pero te queda medio telediario como entrenador blaugrana, aunque ganes hoy.

As intenta vendernos como épico el partido de hoy entre azulgranas y colchoneros, cuando todo apunta a que será la enésima pantomima escenificada por ambos en el Camp Nou. Es más peligroso cualquier colista de cualquier liga contra el Madrid en el Bernabéu que el mejor Atlético contra el Barcelona en su estadio.

El montaje fotográfico muestra a un Luis Suárez a punto de canibalizarse el dedo y a un Messi con su look anterior, porque en la actualidad, su aspecto recuerda a un mormón a domicilio en Siracusa.

Que pasen un buen martes.