Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

N y S al PSG

Escrito por: La Galerna14 septiembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

 

Hola a todos. Doce minutos tardó Cristiano en gritar “siuuuuuuuuuuuuu” en un córner del Santiago Bernabéu. Doce minutos tardó el madridismo en recordar cuan pérfida fue la sanción impuesta por aquellos estamentos putrefactos que aún supuran dentro de la estructura de una Federación en descomposición. Tal día como hoy, cómo no, los opinólogos, opinadores, gurús, popes e intelectuales varios del periodismo deportivo patrio se apuntan al carro de CR7. Sin embargo nadie parece recordar el origen de su ausencia en los cinco primeros partidos de una Liga que ha renunciado a su mejor futbolista, aquel por el que un chino sintoniza ChinPun Sports en un garito de Hong Kong a media tarde mientras el españolito padece un solazo mesetario en pleno mediodía, no sabemos muy bien por qué aunque en realidad sí.

“Goleador de bandera” dice Marca, “La Ley de Cristiano” apunta As. Hasta “Doblete de Cristiano” señalan lacónicos Mundo Deportivo y Sport (ved más abajo). Claro, viniendo de ellos es lo más bonito que han publicado sobre el astro portugués desde que su recurrente Generalísimo era corneta. La reflexión que plantea por tanto La Galerna versa sobre el daño intencionado, ya no contra un CR7 acostumbrado a una campaña de acoso y derribo por tierra, mar y aire, sino contra un Real Madrid supercampeón de todo al que hay que empezar a lastrar desde ya, no vaya a ser que de aquella Federación que de tanto nos privó, no quede más que una famélica raspa de pescado. De Burgos Bengoetxea se inventó un piscinazo de Cristiano en Barcelona tan surrealista que la airada reacción del portugués sirvió de coartada perfecta para imprimir a sangre y fuego una nueva Letra Escarlata. Él sigue pitando alegremente por los campos de España. El otro pena una sanción desmedida mientras se consuela en la Champions, “nuestro torneo”, de acuerdo con sus propias palabras.

Cristiano marcó, peleó, remató, protestó, lideró. Incluso recogió vehemente el balón de la red del Apoel Nicosia tras anotar desde el punto de penalti para ampliar la goleada madridista. Lideró, se echó al equipo a la espalda y marcó la diferencia más allá de lo que hace cierto menudo argentino cuando juega con sus pelotudos compañeros de la albiceleste.

CR7 fue anoche la diferencia decisiva que tanto añoramos en los dos empates ligueros consecutivos que han permitido a nuestros subterráneos enemigos abandonar su cubil para escupir desafiantes espumarajos revenidos en bilis. Y es que Europa es otra cosa.

Fíjense que lo es que anoche nos pitaron un penalti. Sí, como lo oyen, ¿a que es increíble? Pues sujétense  a la butaca porque además ¡no era penalti! Esto solo pasa con un árbitro francés que aún no se ha enterado de la movida. En España ya estaría Sánchez-Arminio, el Hombre al que se Comió Victoriano, cacareando en las radios el historial psiquiátrico del colegiado.

Evidentemente no todo son alegrías. Que el Madrid esté a un partido de igualar el récord de partidos consecutivos marcando del Santos de Pelé tampoco es motivo para la dicha cuando hay que hacer flotar a cierto tronco galés por las alcantarillas, como sugiere Relaño desde las profundidades vestido de payaso y sosteniendo un globo color rojo sangre.

Así como hace dos días se le hacía el culo agua limón con La Roja y  el “milimétrico” centro de Ramos para el gol de Morata ante Italia en el Bernabéu, hoy ni menciona la asistencia de Bale en el primer gol de Cristiano. Es que “no cuela”, es que “el descontento se extiende” y la abuela fuma. Sólo esperamos que Gareth de Gales pueda servir a Relaño una cruel venganza en plato frío a base de ensalada de goles… ¿Recuerdan que hace exactamente un año Don Keylor Navas Gamboa sólo servía para custodiar la portería del Canillas? Pues eso.

Mención aparte y destacada merece la primera plana de Sport, todo un ejercicio de desfachatez creativa que por burdo resulta hasta divertido. Como las típicas películas pretenciosas que resultan en bodrio infumable como aquella saga de un tifón que engulle tiburones para luego escupirlos por las calles de los States.

Ni BBC, ni MSN, ni ABC, ni CIA, ni FBI, ni KGB, ni ONU, ni CUP ni gaitas.

Lo que se lleva ahora es la MMM que bien podría ser la competencia de Lacasitos pero no. Adiós a la MSN. Para minimizar el impacto de N que partió a Francia se pondera hasta el paroxismo a M pero oigan: ¿qué pasa con S? A Suárez le tiene que estar sentando de maravilla que N se haya llevado a S por el desagüe en los afectos de la prensa barcelonesa. ¿Acaso S, como N, se fue al PSG para mayor gloria de MMM?

MMM, amigos. MMM es Messi al cubo. Bartomeu tenía un as en la manga. Si Leo acaba por firmar el contrato, claro.

En cuanto a Mundo Deportivo, ¿hay o no hay algo de humorismo involuntario en eso de comparar a Messi con ET? ET es MMM porque S y N se fueron al PSG.

OK.