Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Música

Escrito por: La Galerna10 noviembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos. El Real Madrid siempre ha tenido una relación mejorable con la música. Sí, Plácido cantó muy bien el himno del Centenario y ha entrado en la Historia (la que hiciste y la por hacer) el himno de la Décima al alimón con el de las mocitas.

Pero la relación no ha sido siempre biyectiva, es decir: la música le ha dado al Madrid más de lo que el Madrid ha dado a la música, reconozcámoslo sin ambages. Julio Baptista entraba al remate como un obús y firmó un triunfo en el Camp Nou con Schuster a los mandos, pero nunca nos conquistó como guitarrista de bossa-nova pese a postularse como tal. Cierto guardameta de la cantera colgó los guantes por causa de un accidente y pasó a llenar el planeta de discos que le sirvieron para tener una admirable vida sexual, pero que no contribuyeron en gran medida a hacer de éste un mundo mejor. Lo mismo cabe decir de lo que el Madrid ha dado a los melómanos desde la posición de extremo izquierda: ruido de cerdos en el mejor de los casos, dicho sea con todo el cariño y Google Translate como chivo expiatorio.

Si el Madrid (admitámoslo) ha contribuido muy modestamente a la historia de la música, cuánto menos lo ha hecho a la de otra disciplina que no tiene nada que ver con ésta: el reggaetón. Cierto delantero canario -por cuya causa era conveniente traspasar a Bale, dado que el galés le cerraba el paso, y que hoy juega en el Stoke City- se reveló como un afamado cantante de eso, de reggaetón. No sabemos en qué consiste ser un buen cantante de reggaetón. Es más: no sabemos si es posible serlo. Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que, caso de ser posible, el exmadridista que nos atañe no ha sido capaz de encaramarse a ese raro olimpo.

Por último, tenemos a Royston Drenthe, cuyos devaneos con el rap son por todos conocidos. Nada tiene el rap que ver con el reggaetón, salvo en una cosa: ni rap ni reggaetón tienen a su vez nada que ver con la música. En eso se parecen. El caso es que ni en música ni en reggaetón ni en rap ha contribuido el Madrid a embellecer el mundo que poblamos. Sí lo ha hecho Drenthe, no en el rap decimos, pero sí a base de convertirse en un personaje entrañable a su manera, con su pátina de adorable juguete roto, confundido por la noche madrileña (y alicantina después), a quien solo querrías abrazar fuerte y ayudar en lo posible. Nos gusta, ya sin coñas, la portada de Marca y la historia de Royston, un madridista admirable marcado por el error contumaz y por la honestidad. No nos gustan tus raps pero tú nos caes muy bien. Un gran abrazo, Royston, y enhorabuena a Marca por estas historias de interés humano que de cuando en cuando traes a colación.

¿Os imagináis si Jordi Alba fuera a su vez cantante? ¿Qué tipo de música entonaría? O mejor aún: ¿qué canción sería? Vemos la portada de Sport, donde el bueno de Jordi sonríe y proclama su felicidad, por la cual nos congratulamos, y no podemos evitar recordar otras estampas (ay) menos edificantes, como el censurable penalti que el césped cometió contra él en el partido de cierre de la Liga pasada. ¿Qué canción sería Jordi Alba?

Lo tenemos. Nos queda la duda de saber si preferimos la versión original de los Platters o la de Freddie Mercury. Escoged la que más os guste. O la que más guste a Jordi para que le defina.

Para el resto de protagonistas de las portadas del día, es decir, para Isco, Neymar, Cristiano y Sergio Ramos tenemos también nuestras canciones candidatas, como veis.

Pasad un buen día. El Madrid no juega en varias jornadas, pero la música (con la que el Madrid ha sido, convengámoslo, más bien ingrato) siempre estará ahí.