Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Históricos
Miguel Tendillo: el cierre de Moncada

Miguel Tendillo: el cierre de Moncada

Escrito por: Alberto Cosín1 febrero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hoy, 1 de febrero, cumple 57 años Miguel Tendillo, defensa que vino para sustituir a Antonio Maceda y compartir vestuario y triunfos con la ‘Quinta del Buitre’.

Nacido en la localidad de Moncada (Valencia) en 1961, fue un central con un gran sentido táctico, ágil, fuerte, seguro, con enorme calidad y elegancia a la hora de sacar el balón jugado y muy bueno en el juego aéreo. Además, su estilo era frío y no desataba pasiones entre la afición madridista, aunque fue un zaguero magnífico para la ‘Quinta’.

La carrera de Tendillo empezó de manera meteórica en el Valencia, con el que debuta en Primera División a los 18 años en un choque contra el Burgos. Su gran desempeño hace que se quede en el primer equipo de manera definitiva en una campaña donde los ché logran la Copa del Rey y la temporada siguiente la Recopa. Su progresión es sensacional y con apenas 21 años ya es considerado uno de los mejores centrales del fútbol español y uno de los defensas con mayor futuro en todo el panorama europeo.

con 21 años, miguel tendillo ya era considerado uno de los mejores centrales del fútbol español

Debuta y se hace un fijo también en la selección y en la temporada 82-83 se convierte en salvador de un Valencia que se jugaba la categoría en Primera. En el otro lado, el Real Madrid buscaba conquistar el título doméstico tras tres cursos de sequía. En el minuto 39 de la primera parte, el central de Moncada aprovecha la peinada de Botubot para batir a Agustín, certificar la permanencia de los valencianistas y dejar en bandeja la Liga al Athletic para desesperación de la hinchada merengue.

Un lustro más tarde, ni Tendillo pudo evitar el descenso del Valencia a Segunda División, por lo que decidió dejar el club valenciano. Se sentía incomprendido y quería probar la aventura en otro equipo, pero las ofertas, que años atrás eran de entidades muy importantes, en esta ocasión no llegaron. Firmó por el Real Murcia, donde completó un curso extraordinario y se reivindicó en todo el balompié español.

En el verano de 1987, el Real Madrid buscaba un defensa que supliese las continuas ausencias de Maceda por lesión y se fijó en el hombre que le quitó la Liga en 1983. Pagó 78 millones de pesetas al equipo pimentonero y se puso a las órdenes de Leo Beenhakker. El cuadro blanco dominaba en España con dos Ligas logradas de forma consecutiva y deseaba también extender esa hegemonía a Europa.

Tendillo aterrizó en plena madurez y “con muchas esperanzas y ganas de hacer todo lo posible para colaborar en los éxitos de este club”. El entrenador neerlandés le dio el status de titularísimo en una zaga que compartió con Chendo, Sanchís y Camacho aquel año. Jugó 51 partidos oficiales y fue el futbolista con más minutos de una Liga que se conquistó por delante de la Real Sociedad. Además, anotó cinco dianas, cuatro en Liga y una en la Copa de Europa en el choque mítico frente al Nápoles a puerta cerrada en el Bernabéu. Sin embargo, fue el curso de la gran decepción continental tras caer frente al PSV en semifinales.

La cuarta Liga de la ‘Quinta’ también se obtuvo con una gran participación de Tendillo, que en la temporada 1988-1989 rotó en el puesto con un Gallego que retrasó su posición desde el mediocampo. La Liga fue un paseo frente al F.C. Barcelona y también se cosechó el doblete al levantar la Copa contra el Real Valladolid con el defensa valenciano disputando los últimos 20 minutos al entrar sustituyendo a Martín Vázquez. En la Copa de Europa apareció el ogro del Milan, que borró del torneo a los merengues con Tendillo librando una batalla épica con Van Basten en la ida en el Bernabéu.

En el verano de 1989, Ramón Mendoza eligió a John Benjamin Toshack como técnico blanco en una decisión que no benefició al zaguero valenciano. El galés lo incluyó en su lista negra y apenas contó con oportunidades ese curso. En total actuó en 14 encuentros, once de ellos de Liga y sólo cuatro como titular, aunque cuando Toshack tiró de él, rindió a un buen nivel. Fue el título famoso de los 107 goles y el quinto consecutivo y último de la ‘Quinta del Buitre’.

En la temporada posterior en el club blanco hubo de todo menos estabilidad. Cuatro fueron los inquilinos de un banquillo para un año muy difícil en el que sólo se alzó la Supercopa de España. Toshack le dio algo más de cancha en los primeros meses de competición y Tendillo incluso marcó frente al Real Zaragoza en Liga y el Tirol Innsbruck en Copa de Europa. Sin embargo, el fichaje de Di Stéfano le relegó a la suplencia durante más de dos meses para recuperar la titularidad en el Clásico ante el Barcelona en el Camp Nou. Desde esa jornada 19 acumuló minutos y titularidades con Don Alfredo, también con Grosso en el choque con el Real Oviedo y posteriormente con Radomir Antic a partir del mes de marzo. El equipo no consiguió seguir el alto ritmo impuesto por el Barça de Cruyff y terminó en tercera posición a once puntos de los culés.

el fichaje de di stéfano relegó a tendillo a la suplencia durante más de dos meses

Su última campaña completa como blanco fue la 1991-1992. Tras el fichaje de Ricardo Rocha no actuó en la Liga y su presencia se limitó a partidos amistosos, cuatro de Copa -incluida la final perdida ante el Atlético de Madrid- y dos duelos de la Copa de la UEFA saliendo desde el banquillo frente al Slovan de Bratislava y el Utrecht. Inició el curso 1992-1993, donde jugaría frente a la Politehnica de Timisoara en la Copa de la UEFA, y con la temporada avanzada se enroló en las filas del Burgos para colgar las botas unos meses más tarde a los 31 años.

Con la selección española disputó un total de 27 choques marcando una diana contra Suiza. Su estreno tuvo lugar en mayo de 1980 en un amistoso contra Dinamarca en la capital danesa aún con Kubala al frente del equipo. En verano el seleccionador le convocó para la Eurocopa de Italia y, aunque fue titular en dos encuentros, se tuvo que desempeñar como lateral, ya que Migueli era el central indiscutible. Fue con la entrada de Santamaría en el cargo cuando empezó a ocupar su posición natural. Así llegó como titular al Mundial de 1982 en el que la selección fracasó pero Tendillo rindió a buen nivel y disputó los cinco choques haciendo pareja con Alexanco. Sin embargo, el hispano-uruguayo dejó el cargo y tomó las riendas Miguel Muñoz, que no confió en él en los seis años siguientes. Sus dos últimos encuentros los jugó en 1988, en dos amistosos en los que no se logró la victoria ante Francia en Burdeos y Escocia en Madrid.

En su vida posterior al balompié estuvo casi una década alejado del fútbol, aunque después ha jugado con los veteranos del Real Madrid, organizó un torneo con su nombre en su localidad natal y ha trabajado en el Valencia como Coordinador en su Escuela. Además, tiene un hijo que milita en el Atlético Levante y que se desempeña también como central.