Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Metaportanálisis

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Metaportanálisis

Escrito por: La Galerna14 octubre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Cuando La Galerna comenzó a soplar, allá por mayo de 2015, éramos enormemente ambiciosos en lo tocante a esta sección, y nos obligábamos a diseccionar una a una las portadas de cada uno de los cuatro jinetes del Apocalipsis. Nos salían portanálisis larguísimos, auténticas sábanas que desafiaban el aguante del lector. Eran portanálisis bíblicos, con Relaño entonando el cantar de los cantares y Lluís Mascaró ejerciendo de profeta Malaquías.

En algún momento, y no llevados por ninguna epifanía que súbitamente nos permitiera ver la luz, sino por pura y dura vagancia, cambiamos la política. Bastaría con centrarse en aquello que más nos llamara la atención en las cuatro primeras planas de la jornada, pasando de puntillas por lo menos notorio. Así surgió la icónica coletilla “Os ponemos el resto de portadas porque querréis verlas”, que a día de hoy es más célebre que la coda de Hey Jude.

Esta nueva estrategia modificó la suerte de la sección, que se convirtió en la joya de la corona, allá donde todo el mundo pincha pero nadie corta (sólo nosotros). Ya decimos que este giro positivo nada tuvo que ver con ningún instinto táctico sino con nuestra proverbial indolencia. Lo otro era demasiado trabajo.

El procedimiento se simplificó, incrementándose las posibilidades de ventilarlo en un pis pas por parte del portanalista del día. El problema es que cada día es uno distinto de los cuatro diarios el que te llama la atención (generalmente, por ningún motivo positivo) y en la madrugada no todas las portadas salen a la misma hora, lo que dificulta la posibilidad de dejar el portanálisis del día niquelado en la noche del día anterior.

Se da la circunstancia agravante de que el último en publicar su portada es siempre As. Uno se siente tentado de dejar cerrado el tema antes de irse a la cama con un par de comentarios sobre Marca y otro sobre Sport sin haber visto aún la portada de la Ouija. Pero ¿cómo hacer semejante cosa cuando la portada de la Ouija es con tanta frecuencia la joya de la corona dentro de la joya de La Corona, es decir, aquella con la que más te apetece usar el bisturí?

Este portanálisis ha quedado visto para sentencia ayer por la noche a las tantas cuando aún no había aparecido la portada de As, dándose la particularidad de que ningún comentario se halla en él, tampoco, acerca de ninguna de las otras portadas, por cuanto el parón ha hecho mella en ellas y ninguna dice nada interesante o no siquiera digno de crítica, nada que incentive la indignación o el sarcasmo. Son las tres (Marca, Sport y Mundo Deportivo) la nada hecha portada, lo insustancial con ínfulas (como las de Griezmann), el agujero en la pared de Sartre. De manera que ya ayer por la noche, sin haber visto aún la de As porque no había salido todavía, ya dejamos escrito (lo estás leyendo ahora mismo, querido galernauta) que nada había que decir acerca de lo inane por triplicado. Es así que la frase con que de manera habitual coronamos muchos portanálisis (“Os dejamos el resto de portadas porque querréis verlas”) se presenta en este portanálisis concreto antes de lo habitual y sin referencia al “resto” de portadas sino a las portadas de estudio mismas.

Os ponemos las portadas del día (excepto la de As, que a las dos de la mañana aún no había salido) porque querréis verlas (o no).

Lo que has leído hasta este punto, querido galernauta, es el portanálisis tal cual quedó en borradores ayer a las 2:03 de la madrugada.

Lo que estás leyendo ahora mismo es ya su actualización en la mañana de hoy, una vez vista la portada de la Ouija. La maravillosa coincidencia en esta jornada de domingo es que la portada de la Ouija (el clásico refrito relañero de una entrevista con Tebas en otro medio)... tampoco tiene absolutamente nada interesante que comentar.

Sirva este portanálisis, pues, como triquiñuela autoalusiva (burla burlando) diseñada a fin de procurarnos un domingo de descanso. No mandamos nuestras naves a luchar contra los elementos, llámense los elementos tempestades y tornados o Relaño y Folch,menudos elementos.

Pasad un gran domingo, a la espera de que vuelvan los domingos de verdad, esos que los parones nos han robado como a Sabina le birlaron el mes de abril.

Au revoir.