Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¡Menudo 'Morado'!

¡Menudo 'Morado'!

Escrito por: Van Cleef8 noviembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Quien quiera que haya sido el encargado del diseño de la tan mencionada camiseta de la Selección, ha tenido por fuerza que ser un profesional de tales menesteres. Lo contrario (que un simple aficionado hubiese sido el responsable del diseño que va a lucir una Selección campeona del mundo) sería un escándalo igualmente mayúsculo.

Dando pues por hecho lo primero, no cabe en cabeza alguna que un experto diseñador, avezado en combinaciones de todo tipo de colores y su visual resultado final, no haya tenido en cuenta que el efecto óptico que iba a tener era precisamente ese.

Una camiseta no es un reloj, una pulserita o un pequeño broche, que siempre van a ser observados de cerca. Una camiseta va a ser vista de modo general desde cierta distancia por la mayoría de la gente. Y el experto diseñador tenía por fuerza que saber que el tono “morado” era el que iba a destacar principalmente a la vista de cualquier observador situado a más de tres metros.

Tampoco me imagino a un profesional que tenga la responsabilidad de diseñar la indumentaria de una determinada selección (o sea, de un país o nación) y no se tome la más mínima molestia en informarse un poco acerca de los colores, escudos o cualquier otro tipo de símbolos que puedan estar política, social o religiosamente relacionados con ese país o nación. Más que nada, para no meter la pata y dibujar, por ejemplo, una cruz o una estrella de David en la camiseta de Irán o de Afganistán…

Solo hay una alternativa: O se trata de un caso de desmedida y escandalosa incompetencia, o la cosa se ha hecho deliberadamente; vete tú -o vaya usted- a saber por quién y por qué…

Como madridista, el color morado me gusta. Siempre y cuando se superponga sobre fondo blanco, o bien predomine ese purpúreo color acompañado de simétricos trazados níveos.

La historia y simbología de esa banda morada que atraviesa el escudo del Madrid (añadida tras la II República, y que sobrevivió durante toda la dictadura franquista -¡menudo descuido del Régimen…!- ) no deja de ser una anécdota, como muchas otras, de los ideogramas que siempre han acompañado a ciertas entidades prestigiosas en determinados avatares o acontecimientos históricos.

Esa franja morada también se ha convertido en azul en ocasiones. Y la cruz que tradicionalmente servía de pináculo en la corona del escudo (corona eliminada durante las repúblicas), también ha sido suprimida en aras de la comercialización del club en los países islámicos. El escudo ha experimentado diversas formas a lo largo de su historia. Cosa que no es en absoluto algo exclusivo del Real Madrid.

Mentes muy mal pensantes, podrían aducir que el antimadridismo imperante en los culés podría compararse al mismo que sienten los valencianistas, en función del murciélago que sobrevolaba el escudo del FC Barcelona en sus inicios…

Pero como se ha dicho, eso queda para mentes muy mal pensantes y de escaso raciocinio; cosa que ni tú ni yo, estimado lector de estas líneas, pertenecemos a ese colectivo. Se trata de una simple chanza o mofa, que sin embargo, si fuese visto desde una contraria óptica azulgrana, sin duda se tomarían muy en serio y arremeterían símplemente con eso contra el origen y la integridad del club merengue…

Pero esto no dejan de ser meras e infelices especulaciones de quien suscribe.

Lo importante sería aclarar quién y en qué circunstancias (conscientes o inconscientes) diseñó la cacareada camiseta de la Selección Española de Fútbol. Y si llegó a transmitir de alguna manera a su cliente (RFEF) la impresión o efecto que esa combinación de azul -que algunos califican como “azul petróleo”- con el color rojo de fondo de “la Roja” llegaría a exteriorizar…

La Selección no es el Real Madrid, evidentemente. Y lo que pueda llegar a parecer o a aparentar la camiseta del combinado nacional, podría en primera instancia no interesarnos a los merengues en demasía. Pero aunque sea a modo de anécdota o de suceso curioso, no está de más hacerse alguna que otra pregunta al respecto, ya que muchos de esos merengues vivimos en esta España convulsa que aparenta ser atacada desde diversos y ocultos frentes… (rumores procedentes de USA de que Rusia y países afines están intentando desestabilizar la Península como punto de partida -Comunidad Europea como punto final- y otros similares…).

Y esto vuelven a ser meras e infelices especulaciones de quien suscribe. Tal vez por contagio súbito tras leer una y otra vez esa atroz sección de La Galerna llamada “El Portanálisis”, que tantas y tantas especulaciones nos muestra a diario; y que inevitablemente ha de acabar marchitando los cerebros de quienes lo leemos…