Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Mantequilla

Escrito por: La Galerna19 enero, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Parece que Marca se ha enterado de que Casillas está teniendo un final de carrera regulero. Tres hurras por la sagacidad del preclaro Diario de la Hernia. Puestos a pedir, podrían haberse enterado de ello cuando los madridistas sufríamos en nuestras carnes un declive galopante cuya denuncia (con la exigencia de la correspondiente suplencia y/o traspaso) no estaba reñida con el máximo agradecimiento por los servicios prestados durante los años en los que Iker fue uno de los mejores porteros del mundo.

Pero no. El que el ocaso de Iker le costase al Madrid puntos, eliminatorias y campeonatos -coadyuvando con otras causas en la forja de sucesivos fracasos- no era algo digno de preocupación. Sí lo es el que su titularidad le pueda costar disgustos a la sacrosanta Roja en la Eurocopa. A la Roja hay que protegerla de todo excepto del poco hábil manejo de las redes sociales por parte de Piqué, a quien frecuentes e inexplicables errores informáticos, similares a los que convirtieron en un plagio la famosa novela de Ana Rosa Quintana, transforman letanías de paz y bien en tuits insultantes con emoticones groseros. Si serán gordos los errores informáticos que asolan al pobre Piqué que le afectan hasta cuando está lejos del ordenador, delante por ejemplo de un micrófono.

Pero esa es otra historia.

marca.750 (37)El dilema número 1, dice Marca. No el 2 ni el 3, así de crucial es la encrucijada en la que nos hallamos. Llama la atención el que unos cuantos titulares en portugués (algunos francamente graciosos, si bien todo suena más gracioso y con más clase en la lengua de Camões) hayan podido alterar el orden del cosmos, hasta el punto en que un dogma de fe (la titularidad de Casillas) haya pasado a ser no solo discutible, sino EL DEBATE NÚMERO 1 (es decir, aquello que con más urgencia debemos sentarnos a debatir) por arte de birlibirloque.

El burdo error de Iker este último fin de semana, que le costó la derrota al Oporto, es solo uno más en la larga cadena de cagadas que quien fuese (y lo decimos con enorme admiración y cariño retrospectivo) leyenda viva del madridismo se ha ido sacando de la manga (o de los guantes, que es donde guardan los sustos mágicos los porteros) de hace tres años para acá. Decimos tres años en estimación conservadora, porque hace por lo menos seis que un querido amigo galernauta sostiene eso de "¿El mejor portero del mundo? Ya no es ni el mejor portero de Móstoles".

Sin embargo, Marca ha permanecido durante todo ese tiempo poco menos que impávido ante el deterioro rampante en el rendimiento del portero. Ahora, de repente, le preocupa muchísimo el que España pueda plantarse en la Eurocopa con un guardameta que no ofrezca las necesarias garantías. Ya habría agradecido el madridismo un ápice de esa preocupación por la suerte del club de sus amores cuando esa suerte se veía amenazada, con amenazas que tristemente llegaron a cumplirse, y con otras que no se cumplieron gracias a que los compañeros de Iker compensaron sus deficientes prestaciones. La única diferencia entre las manos de mantequilla de los últimos años y las de ahora es que ahora afectan al Oporto y sacuden los titulares deportivos en portugués. Bienvenido sea este milagro obrado por la riquísima lengua de Camões y Pessoa, que ha iluminado al fin el entendimiento de los más conspicuos bastiones del Iiiiiiiiker Iiiiiiiiiiker. Milagro tardío, si se quiere, y cuyas previsibles consecuencias afectarán positivamente a la selección española de fútbol, cuestión que nos alegraría someramente ni no fuese a afectar positivamente a la Roja también.

Lástima que quienes hicieron por solucionar este mismo problema en el Real Madrid, club cuyo destino deportivo se escurrió entre esas manos de mantequilla unas cuantas veces, no mereciera por parte de Marca más que el más despectivo denuesto y el gesto desabrido que solo se dedica a quienes no respetan a las leyendas, esos cabrones. Parece que ha llegado al fin el momento de que la meritocracia prevalezca sobre el respeto al historial, el momento al fin de que este último concepto no se traduzca en la más flagrante siesta sobre los propios laureles. ¿Cuántos años de leyenda pretérita justifican una titularidad por decreto, Marca? ¿Al cabo de cuántos años puede al fin el mérito actual imponerse al palmarés? ¿No será por ventura que ese tiempo puede prolongarse ad infinitum mientras el objeto de análisis juegue en el Real Madrid, ese campo de pruebas para la Roja cuyo destino deportivo te resulta a ti indiferente, en el mejorcísimo de los casos?

as.750 (31)Raúl, por su parte, se asoma a la portada de As (es un decir, porque la ocupa casi por completo) declarando su alegría cada vez que el Barça gana una copa de Europa. Muchos de vosotros estáis agazapados detrás de la siguiente esquina a ver qué decimos sobre esto. Somos conscientes. Que sepáis que lo sabemos.

Podéis apuñalarnos. Y no. Quien mandó callar el Nou Camp se ha ganado el derecho a decir lo que le venga en gana, como nosotros -por el mero hecho de sentarnos aquí todas las mañanas a comentar estas portadas perfectamente mejorables- nos hemos ganado también el derecho a decir que no nos gusta lo que dice Raúl.

-No comprendéis- dirá alguien.- Lo que peor le puede sentar a uno del Barça es que uno del Madrid, cuánto más un mito del madridismo, le diga que se alegra cuando gana. Lo que peor le puede sentar a uno del Barça rama blaugrana-estelada es que precises, encima, que te alegras de ello porque, como dice Raúl, supone la victoria de un equipo ESPAÑOL.

Entendemos la astucia de este punto de vista, aunque sigue sin convencernos del todo. Si ese es el trasfondo, si esa es la intención, ¿a qué viene agregar lo bien tratados que se han sentido Mamen y el 7 en sus garbeos por la Ciudad Condal? A nosotros se nos ocurre, a bote pronto, que quienes tanto agasajaron a Mamen y su esposo en sus paseos barceloneses serían en gran medida madridistas, raza que prolifera en Cataluña hasta extremos que Raúl sin duda conoce. A alguno de esos madridistas catalanes, al leer esto, se le habrá caído del recuerdo una sonrisa o un apretón de manos. La vida da muchas vueltas y Raúl acaba de llenar de madridistas un metafórico Camp Nou, madridistas que (metafóricamente también) le indican que se calle con el dedo fuertemente apretado a los labios.

Pero en fin. Es Raúl. Intentaremos no tenerlo muy en cuenta.

sport.750 (40)

mundodeportivo.750 (36)La prensa catalana, por su parte, llora muy fuerte por la prevista ausencia de Suárez y Messi en el partido liguero de San Mamés, cuando tal vez debiera mejor llorar la ausencia de Mateu Lahoz, que en jugada discutibilísima dejó a los vascos con diez a los tres minutos hace muy pocos días. Carita de pena de Leo ante su ausencia y titular risible ("León Neymar") por parte de Mundo Deportivo. Aceptamos a Neymar como león de compañía si nos dejan elegir la fiera específica en la cual encarnarle, que no sería otro que Rodolfo, el muy frágil y vulnerable león de Mari Carmen y sus muñecos.

Por lo demás, existiendo como existen las imágenes de alta definición, susceptibles de ser ampliadas e impresas sin pérdida de calidad, no vemos por qué Zizou no debería clavar hoy mismo en el vestuario de Valdebebas la