Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Manchar la Leyenda Blanca

Manchar la Leyenda Blanca

Escrito por: Antonio Vázquez2 junio, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La inconmensurable alegría que desde hace unos días disfrutamos los madridistas es inversamente proporcional a la honda desazón que los últimos triunfos, y en particular el de la decimocuarta Copa de Europa, han provocado en nuestros incansables antis. Así lo manifiestan sus numerosos y estridentes altavoces mediáticos. Bernabéu, siempre preclaro, ya lo dijo en una de sus citas más recordadas: “El antimadridismo es el precio que hay que pagar por tener más ligas que nadie y más Copas que nadie en Europa”.

Por supuesto, siguiendo exactamente el mismo patrón de todos los grandes y en principio irrefutables éxitos anteriores, jamás se va a reconocer la grandeza del club de fútbol más importante de todos los tiempos, que no es otro que el que más ha ganado. Con este objetivo ha vuelto a ponerse en marcha la maquinaria del fango, en una enloquecida y bochornosa carrera mediática por empañar o desmerecer una gesta que probablemente sea inigualable por mucho tiempo que pase. Contrasta este trato de buena parte de la opinión publicada patria con el reverencial reconocimiento al Real Madrid allende nuestras fronteras, donde sí se rinden a los hechos y no a un compendio de tópicos de mercadillo.

Se suelen resaltan los capítulos en los que el 14 veces campeón de Europa pudo resultar bienaventurado, al tiempo que se ocultan aquellos en los que no lo fue

El repertorio argumental es más conocido que el musical de los vetustos Rolling Stones, que llevan tocando lo mismo y casi en el mismo orden desde hace más de dos décadas. Por un lado tenemos la suerte, la forma más simplista de tratar de explicar algo sin necesidad de ameritar al protagonista. Podemos creer o no en el concepto de fortuna, pero que el mismo equipo tenga tantas veces la fortuna de su lado es estadísticamente imposible. Además de una mentira. ¿Tuvo suerte el Madrid encajando los dos primeros goles en los dos primeros tiros del Chelsea en el partido de vuelta? ¿O cuando le anularon un muy discutible tanto en la final? ¿Quizás con las oportunísimas amarillas que vieron durante los primeros minutos de la ida contra el PSG Casemiro y Mendy, los dos únicos madridistas apercibidos antes de ese encuentro? ¿Se puede considerar afortunado un sorteo que se repitió sin justificación y que emparejó al Madrid consecutivamente con los 4 rivales más fuertes? Se suelen resaltan los capítulos en los que el 14 veces campeón de Europa pudo resultar bienaventurado, al tiempo que se ocultan aquellos en los que no lo fue.

Courtois paradón final

Nunca puede faltar el reproche estilístico. Por suerte, entre el madridismo hay una amplia consciencia de lo que tiene de artificioso y de que el objetivo final es alcanzar el éxito, pudiendo encontrarlo por caminos muy diferentes. Lejos de considerarlo un hándicap, para mí esa falta de dogmatismo coloca al Madrid en mejor disposición para alcanzar una y otra vez la cima. Aquel que se escuda en lo formal y no en lo mollar suele querer ocultar que no ha triunfado en el segundo aspecto. La superioridad futbolística no es otra cosa que acabar por delante en el marcador cuando el árbitro pite el final del partido. El resto, fuegos fatuos. Y sí, puede que para lograrlo necesites la intervención de un gran portero, pero es que al fútbol juegan 11 y uno de ellos (muy importante, además) es el guardameta. Si tu portero hace 9 paradas y el de enfrente ninguna, significa que tú has acertado fichándole y dándole confianza. Resulta además curioso cómo se fiscalizan unos hechos y se glorifican otros muy similares. Quizás muchos no recuerden cuántas veces chutó entre palos el Barcelona en su famoso partido en Stamford Bridge. Exacto, un tiro y en los últimos instantes del choque; el gol de Iniesta. Pero aquello no fue un indigno sometimiento, si no un momento cumbre del fútbol a nivel mundial, según nos han contado.

Al menos esta vez no se apeló al arbitraje como pilar del éxito madridista. No se ha destacado nada de la actuación del colegiado en la final. Cosa muy distinta habría sido si el injusto fuera de juego que impidió el gol de Benzema hubiera sido en el área del Madrid y hubiera acabado con un tanto del Liverpool. Ni rebuscando con tesón, como suelen hacer, han logrado encontrar polémicas que exprimir durante las distintas eliminatorias, así que esta vez no han usado el comodín más manoseado y fraudulento de su baraja.

Quizás muchos no recuerden cuántas veces chutó entre palos el Barcelona en su famoso partido en Stamford Bridge. Exacto, un tiro y en los últimos instantes del choque; el gol de Iniesta. Pero aquello no fue un indigno sometimiento, si no un momento cumbre del fútbol a nivel mundial, según nos han contado

Los antis siguen y seguirán con sus campañas de infundios al más puro estilo de aquello que llevan siglos haciendo muchos historiadores anglosajones con la conquista americana. Estos centran el foco en señalar tropelías españolas, obviando las mucho más sanguinarias del norte (podemos contabilizar descendientes de los autóctonos de los territorios norte y sudamericanos), o los avances en derechos que la hispanidad trajo al territorio donde se implantaron los españoles, que contrastan con los miles de esclavos capturados y explotados en otros territorios. Lo sentimos, la leyenda es blanca (como bien refleja el magnifico documental de Amazon) y permanece impoluta por mucho que la quieran pintar de negro. Aquello que el relato antimadridista lleva sosteniendo desde que yo recuerdo quedó desmentido una vez más por el desarrollo de esta Champions, la historia futbolística más bonita jamás contada.

 

Getty Images.

16 comentarios en: Manchar la Leyenda Blanca

  1. Cada vez engañan a menos, la evidencia está ahí, a la vista y si esos indocumentados plumillas supieran tanto como dicen, serían entrenadores,

    Don Carlo gana en una temporada más dinero, que ellos en toda su vida laboral., no hay color.

    el fútbol es ganar, lo de jugar bien es subjetivo, a mí el fútbol de los Aleticos y Culés me ha aburrido los últimos 20 años, soy más de cada 5 goles, un partido ganao y vuelta a empezar..

    Vbg. en boxeo prefiero al encajador con punch de k.o. y determinación de ganar ,que al estilista que golpea pero no finiquita y está expuesto continuamente al mazazo que lo va a mandar a la lona.

    el Real Madrid siempre ha sido de futbol directo y sin desaliento, eso es lo que lo hace temible , no sabes cuándo te va a soltar el guantazo y como con un par de ellos (este año han sido 3 más de una vez) tiene suficiente, para que va a desafinar o destemplar la viguela

    de que hablarían los inverecundos plumillas (sálvese el que pueda) sino existiera el Real Madrid ?

    la noticia desde el sábado 28 deMayo es la DECIMOCUARTA (14) CdeE Champions o como quieran llamarla ganada por el Real Madrid ,pues están hablando de otras cosas.

    siempre

    iiiii HALA MADRI iiiii

  2. Para eso se han inventado la polémica de las declaraciones del mejor portero del mundo, como bien les desenmascara Richard Dees en @elradiooficial. En ningún momento habla del Paleti; tanto la pregunta como la respuesta se refiere al Liverpool... pero ellos a lo suyo: todo sea por enmierdar y hablar de lo que sea, menos de la 14.

  3. Mi padre solía decir que “ el portero también juega”.
    Mi madre : “ Al saber le llaman suerte”.
    Yo :” No intentes convencer al que no quiere ser convencido”
    Julián Marias : “cada cosa en su orden y en la jerarquía que le pertenece”.
    El Real Madrid en lo más alto y lo demás solo es “Sombra y cenizas” (Gladietor).

  4. Leyendo Imperiofobia y leyenda negra, de Roca Barea, yo también pensé mucho en el Real Madrid.

    De hecho el iberoamericano madridista es de los que llama a España "madre patria" y el antimadridosta es un "se robaron el oro" con piernas. No siempre coincide pero la tendencia es esa.

  5. Este año, en Europa, el Madrid estaba un peldaño por debajo de cinco equipos, no tanto por calidad sino porque la mayoría de sus rivales contaban con gente más asentada y onces más definidos (excepto el PSG, que había cambiado varias piezas a precio de oro). El Madrid empezaba con Alaba-Militao estrenando tándem y sustituyendo a una pareja de leyenda, Carvajal recuperando poco a poco el nivel, Camavinga recién llegado y Ceballos fuera varios meses, Kroos de baja las primeras semanas, Vinicius en la que terminó siendo su mejor temporada (pero en la que partía de suplente) y Rodrygo y Asensio compitiendo por un puesto con Bale. Pues bien, a pesar de todo, ya hemos visto cómo ha terminado la película. El Madrid tiene algo que los demás no tienen, o al menos no en su misma dimensión: una historia detrás que lo empuja y una afición que le exige lo máximo siempre, da igual en qué circunstancias; aparte, claro, cuenta con el mejor portero y el mejor nueve del mundo y con varios jugadores que, bien acompañados, siguen siendo capaces de decidir partidos a cara de perro. Jugadores que no tiemblan cuando reciben tres goles en casa contra el Chelsea o dos en diez minutos contra el City, sino que mantienen la calma y siguen creyendo en su calidad. Eso también es jugar bien al fútbol; de hecho el aspecto mental acaba siendo tan importante o más que el técnico. Lo hemos visto tantas veces que parece increíble que no se tenga en cuenta y que se fíe casi todo a flechitas, mapas de calor y el absurdo big data.

    El Madrid sale a ganar, sean cuales sean las circunstancias, siendo el mejor equipo o no, pero claramente con predilección por jugar bien y atacar alegremente. ¿Qué es jugar bien (aparte de seguir insistiendo hasta el final)? No solo es marear el balón por todo el campo o intentar entrar con él en la portería, sino también anticiparse en un córner y clavarla por el palo largo, pasar el coche-escoba en el centro del campo, que el extremo izquierdo rival no te coja la espalda, marcar un gol a la contra en tres o cuatro toques y, ojo, también dominar el balón cuando se debe y se puede, cosa que el Madrid hizo mismamente en casi toda la segunda parte contra el Liverpool, por acudir a un ejemplo cercano. No hay más que ver dónde empieza el gol de Vini: en un saque de banda en defensa. Llama la atención que el propio Liverpool, con un espíritu parecido, reciba elogios unánimes por parte de la prensa española y el Madrid no.

    El caso es quitarle méritos al equipo, da igual cómo gane. El día en que barrió a la Juventus, en la final de 2017, la pareja de centrales Bonucci-Chiellini envejeció de repente, cuando hasta ese momento solo había encajado tres goles en toda la Champions (cuatro años después vimos que la misma pareja, retirada aquella noche, fue capaz de ganar una Eurocopa quién sabe cómo). Y así hay miles de ejemplos. Molesta, pero más molesto sería estar en el otro lado del cuento.

  6. Suerte es ganar 14 copas de Europa. Suerte es ganar el mismo año la liga y la supercopa. Suerte es que te toque el Benfica en octavos, repitan el sorteo y te salga el PSG. Suerte es que el mismo año juegues contra el máximo favorito, el campeón de Italia, el campeón de Europa, el campeón de la Premier y el campeón de la FA Cup. Suerte es que tu portero y tu delantero sean los mejores del mundo. Suerte es que Benzema haya sido el máximo goleador de la Champions. Suerte es que le metas 3 goles al PSG, 5 al Chelsea y 5 al City jugando todos atrás. Suerte es que todos sean mejores que tú pero ganes siempre.

  7. Parte de guerra: el antimadridismo "in partibus infidelium Valenciae" anda cabizbajo, frustrado y grisáceo tras la Batalla de París. Farfulla y balbucea, cabizbajo, no sé qué de "memes de Vini", "el Madrid roba", "compráis a los árbitros", "tikitaka" o "valors, valors"... Los madridistas en tierras valencianas (¡santos varones, oigan!) sospechamos que el virus pancatalanista se ha inoculado por la vía del fútbol, y que ya no tienen solución estos zombis antimadridistas.

  8. Hay pregoneros del Patético, que encuentran cobijo en casi todos los pseudoprogramas deportivos (como Estudio Estadio), diciendo ya que en el gol de Vini había fuera de juego de Benzema, porque le roza el balón al pasar, cuando se ve claramente que se retira.... pero los mismos dicen que el gol del francés en el primer tiempo está bien anulado porque, aunque toca la pelota un defensa claramente, no quería jugarla.... Entre ellos, el hijo de Pilar MIró, que sólo trabaja hablando en todos los sitios posibles del robo de Milán, del fuera de juego de Mijatovic... pobrecillo, que envidia más casposa y acomplejada le domina....

  9. "La inconmensurable alegría que desde hace unos días disfrutamos los madridistas es *directamente proporcional a la honda desazón que los últimos triunfos, y en particular el de la decimocuarta Copa de Europa, han provocado en nuestros incansables antis".

    Para lo que se deduce que pretende explicar el articulista, sería más adecuado aplicar el término "directamente".
    A mayor proporción de alegría para el personal madridista, mayor desazón de la tropa culer.

  10. Completamente de acuerdo con el autor galernista. Son muchos años con semejante cantinela y menoscabando el mérito del 14 veces Campeón de la máxima competición existente a nivel de clubs. El puto relato que se niega a admitir la realidad. Es despelotante que se desgañiten intentando convencer por doquier de la suerte del Real Madrid.

  11. Lo que más indignación me produce es esa actitud del hermano envidioso del Atlético de Madrid, y digo Atlético porque en España Athletic solo hay uno y bastante más grande y glorioso que ese equipo del eterno complejo de inferioridad, tan pequeño por sus escuetos logros pero de gran presupuesto y pretensiones, que comparte colores de camiseta con el legendario y admirado equipo vasco.
    Esa envidia cainita incapaz de reconocer lo que históricamente es irrefutable, el mejor equipo de todos los tiempos reina en Europa sin discusión y viste elástica y calzón blanco a pesar de los tejemanejes y zancadillas de diversa índole que algunos personajillos llenos de pufos malolientes que dirigen Uefas y Fifas llenos de y esos pseudoperidistas intrusistas de algún que otro "salsa rosa deportivo" que arriman la escudilla de la sopa boba a medios de reconocida "imparcialidad" para poder comer caliente un día más.
    La realidad es cruel y el mejor antídoto para su veneno, Caín nunca será el favorito, por mucho que se quiera reescribir el Antiguo Testamento.
    "Ladran...entonces cabalguemos"
    Abrazos y gloria para todo el madridismo.

Responder a david Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

La carrera de Mario Durán, el Decano del Real Madrid.

Lo cuento en @lagalerna_.

https://www.lagalerna.com/mario-duran-el-decano/?doing_wp_cron=1670581838.7604439258575439453125

Aquí está la crónica del empate del @realmadridfem ante el Chelsea, a cargo, como siempre, de @AlcalaZamoraFer :

https://www.lagalerna.com/1-1-madrid-y-chelsea-sufren-juntos-y-firman-la-paz/

Un mundial lleno de (ex)madridistas que suponen un gran contraste con la selección de Luis Enrique.

Lo cuenta João Borges.

https://www.lagalerna.com/el-mundial-de-los-exmadridistas/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram