Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Madrid is not Spain

Madrid is not Spain

Escrito por: Fred Gwynne18 diciembre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hace exactamente una semana, el día 11 de este mismo mes, el Real Madrid convocó para jugar contra el Deportivo de la Coruña a ocho españoles. De esos ocho convocados acabaron finalmente jugando seis: Lucas, Nacho, Ramos, Morata, Asensio e Isco. Uno, en su congénita ingenuidad, pensaba que vista la preocupación que en multitud de ocasiones había expresado el periodismo patrio (nunca mejor dicho) por este trascendental asunto, esta mayoría de jugadores españoles iba a ser destacada en todas las tertulias como una buena nueva, como el comienzo de esa españolidad tan deseada por todos ellos. Y me equivoqué, lo reconozco. Nadie dijo nada. Nadie se fijó en este detalle. La españolidad del equipo más importante de la capital de España no le interesaba a nadie.

Al fin y al cabo, en este país nunca hemos sido muy de ciencias y uno arriba o seis abajo tampoco es que tenga mucha importancia. Un despiste lo tiene cualquiera. Pelillos a la mar.

Eso sí, con este Mundial de Clubes me esperaba otra cosa. Ya no son españoles contra españoles; son españoles contra japoneses, y vistos los desmesurados epítetos que merece la Selección esperaba algo más. Un guiño, un pasodoble, una jota, una sardana en amistoso círculo. Una pica en Tokio. Un brindis con sake.

Abrazado una vez más a esta loca ingenuidad y preso de furor patrio escuchaba campanas alborozadas, veía a gran parte del periodismo encaramado en sus redacciones rezando por la victoria, me imaginaba a ilustres plumillas rasgándose la camisa mientras gritaban a los cuatro puntos cardinales: ¡VIVA ESPAÑA!

¡VIVA! –se contestaban a sí mismos henchidos de orgullo mientras sacaban banderas rojigualdas y las ondeaban por los ventanales.

¡Quia! Verdes las han segado. "Madrid is not Spain”. Desde que el Real Madrid se embarcó en el avión rumbo a Japón hemos pasado de Mundial (mayúscula) a mundialito (minúscula) y después del triunfo de hoy no tardaremos en llegar a mundialilito. A los títulos del Madrid les pasa lo mismo que a los equipos a los que se enfrenta: que menguan, encogen y acaban tan trasquilados que parecen una de esas ovejas castellanas paseando en plena canícula por la Meseta. Según quién gane el torneo se hace un buen abrigo con toda la lana o se pela uno de frío.

El Mundial del Clubes es un torneo tan menor que todos los equipos del mundo, sin excepción, matarían por poder lucir el escudo que les acredita como ganadores. Todos menos el Madrid. El Madrid, si uno escucha todas las tertulias de esta pasada semana, se tiene que avergonzar, pedir perdón y hacer acto de contrición. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa…

Y lo siento por ellos, lo siento por su pequeñez, por su cortedad de miras y por su estupidez. Por su patriotismo de quita y pon, rancio y de pacotilla. Por esa bandera que ondean cuando les conviene y guardan cuando los avergüenza. El Real Madrid hoy ha quedado acreditado como el mejor equipo del mundo. El Real Madrid es tan universal que no presumimos de ello. No nos hace falta. Todos sabemos que el Real Madrid es la capital de España. Y, aunque a muchos les cueste entenderlo, también es la capital del mundo.

Soy un hombre hecho a mí mismo. El problema es que me sobraron algunas piezas. SOL O CONTIGO. Persigo playas.

10 comentarios en: Madrid is not Spain

  1. Antes de iniciarse el encuentro de hoy, hice el siguiente ejercicio: imaginarme cómo se tendría que dar el partido para que al Real Madrid se le reconociera el triunfo y se le diera valor al título conseguido en los medios de comunicación. No fui capaz.
    Menos mal que nos queda La Galerna.