Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Los Solaris del Madrid

Los Solaris del Madrid

Escrito por: Salva Martín12 octubre, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hace unos días se cumplieron 23 años del debut liguero de uno de los jugadores clave en la historia del Real Madrid de comienzos de siglo. Quizás no tuvo el nombre de otros. Es seguro que no disfrutó de la vitola de titularísimo. Pero, cada vez que salió al campo, dignificó la camiseta con su entrega, clase y personalidad. Hablamos de Santiago Solari, un tipo de futbolista deseable para cualquier entrenador, imprescindible a la hora de sumar títulos. No alza la voz, mete la pierna. No altera vestuarios, aúna esfuerzos. Rinde y calla. Una clase media muy alta.

El Madrid siempre ha contado con varios ‘Solaris’ destacables, y es justo recordar su trayectoria. La siguiente lista sólo responde a criterios subjetivos, por lo que no duden en rebatirla (o alabarla, dado el caso) en los comentarios y a través de las redes sociales.

Comenzamos con uno de los jugadores más eficaces de la historia blanca. Desconocido para algunos, Pepillo sólo tuvo un inconveniente. Pero era el más grave. Compartió vestuario y posición con Alfredo Di Stéfano. Nacido en Melilla, comenzó a destacar desde muy jovencito en el equipo del barrio del Tesorillo, hasta que el club de la ciudad lo fichó con sólo 16 años con un sueldo de 1.200 pesetas. Tras dos años como azulino, el Sevilla consiguió atarlo antes de que lo hiciera el Atlético. En el equipo hispalense terminó por descollar y logró la internacionalidad. Debutó en 1955, ante Egipto, curiosamente en Chamartín. El Madrid lo fichó para la temporada 59/60, en la que aprovechó su oportunidad al sustituir a La Saeta cuando estaba lesionado. Además, acaparó portadas tras conseguir cinco goles en la histórica victoria por 11-2 ante el Elche. En la siguiente campaña, Juan Cruz Sol le cerró el camino, por lo que terminó cedido en River Plate para regresar y coger rumbo a Mallorca. En junio de 2003, ya fallecido, recibió un homenaje en su tierra natal que enfrentó a la U.D. Melilla contra un combinado del Real Madrid, Mallorca y Sevilla (4-3). En total, disputó 30 partidos de blanco y anotó 28 goles, un promedio de 0,93. Y lo ganó todo: una Copa de Europa, dos Ligas, una Intercontinental y una Copa.

El siguiente es Paco Llorente, talento y madridismo por las venas. Sobrino de Gento, llegó al Madrid en 1897, con Leo Beenhakker en su segunda temporada al mando. Jugaba en el Atlético, donde incluso se ganó el apodo de ‘El Butragueño del Calderón’, cuando Mendoza lo fichó por 50 millones gracias al nuevo decreto 1006/85 que al fin permitía este tipo de operaciones. De regate vertiginoso, nunca dispuso de continuidad debido, en gran medida, a su coincidencia con La Quinta del Buitre. Y el día que apostaron por él, en la vuelta de los cuartos de la Copa de Europa de 1989 contra el PSV, el resultado sí fue positivo (2-1), pero no así la repercusión mediática y en el propio club. Jugó por Emilio Butragueño y aquello provocó tal seísmo que Mendoza llegó a advertir al técnico que el “patrimonio del club” no se tocaba. Paco Llorente conocía su papel, aunque nunca se resignó y, cada vez que salía, resultaba un revulsivo más que eficaz. Se marchó de Chamartín en 1994 tras ganar tres Ligas, dos Copas y cuatro Supercopas de España.

Ese mismo verano, procedente del Real Valladolid, llegó Emilio Amavisca. Oro olímpico en Barcelona 92, fichó sin apenas levantar sospechas de lo importante que resultaría en la Liga 94/95, la que terminó con la hegemonía del Barcelona de Cruyff (Tenerife mediante). El único que sospechó, aunque erróneamente, fue Jorge Valdano, que pretendía excluirlo antes de que realizara una gran pretemporada, al igual que sucedió con su gran socio ese año, Iván Zamorano. Ganaron jugando un fútbol espectacular pero, con el paso de las temporadas, Amavisca perdió protagonismo al despuntar un tal Raúl González Blanco. Con todo, siempre aportó compromiso y mucho trabajo no exento de calidad en el área. Ganó una Copa de Europa, dos Ligas, una Intercontinental y dos Supercopas de España.

Coetáneo a Santiago Solari fue Iván Helguera, el jugador de la lista que gozó de mayor regularidad. En su caso, la elección deriva de sus valores y actitud en el club. Llegó en 1999, con Lorenzo Sanz todavía a los mandos. Fichó como centrocampista y en esa posición se inició también en el Real Madrid, formado un gran tándem con Makelele. Corte y distribución. En silencio, sin copar titulares, nunca bajó del notable en sus actuaciones. Terminó de central, ya fuese en defensa de cinco o de cuatro. De blanco le llegó la llamada de la Selección. Icónica fue su reacción después del escandaloso robo ante Corea. Ese día, todos fuimos Helguera. Ganó dos Copas de Europa, tres Ligas, una Intercontinental, una Supercopa de Europa y dos Supercopas de España.

Las notas del Real Madrid, 2 - Getafe, 0

Por último, destacamos a un actual jugador de la plantilla blanca. Incombustible, pura raza y madridismo: Lucas Vázquez. Canterano desde su niñez, el gallego hizo la mili en el Espanyol (14/15) antes de regresar a Chamartín. Extremo polivalente, ha llegado a jugar como delantero y de lateral, puesto que ocupa en la última fase de su carrera. Siempre hace algo más que cumplir. Es un auténtico incordio para la defensa rival por su llegada e insistencia. Nunca desfallece. Pero, además, no se amilana jamás. En la memoria blanca quedó su imagen antes de lanzar el primer penalti de la Undécima. Jugueteando con el balón en las manos, su aplomo tranquilizó la taquicardia madridista. Lucas Vázquez es el perfecto ejemplo para cualquier canterano que aspire a jugar en el Real Madrid. Jugar, sumar y callar. Hasta 2023 ha ganado cuatro Copas de Europa, tres Ligas, cuatro Mundiales de clubes, tres Supercopas de Europa, una Copa del Rey y tres Supercopa de España.

 

 

Salva Martín
Periodista. Autor de Historia de las míticas remontadas del Real Madrid (Almuzara).

3 comentarios en: Los Solaris del Madrid

  1. En la historia del R.Madrid ha habido muchos "Solaris". Quique Wolf, Roberto Martínez , José Luis Peinado, Angel , Antonio Ruiz, etc etc.

  2. Hombre, más incidencia que Pepillo tuvo Solari que en aquella época los suplentes jugaban mucho menos y además había menos partidos, del resto Amavisca realmente rindió (y muy bien) un año.
    De Solari solo puedo decir cosas buenas incluso en su breve etapa de entrenador en esa temporada tan mala con tres técnicos distintos.
    Hubo un jugador del Madrid de principios de éste siglo que aún no me explico como lo pudo vender porque me parecía un jugadorazo que era Cambiasso, luego rindió muy bien en el Inter mientras el Madrid fichaba a Gravesen, Pablo García etc etc en su puesto.

  3. Solari y Helguera sí fueron titularísimos. El argentino desplazando nada menos que a Figo, y Helguera sólo ligeramente ensombrecido por la presencia de un jugador como Hierro, tan parecido a él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Lamine Yamal es muy joven.

Enormemente joven.

¿Y?

#portanálisis

👉👉👉 https://www.lagalerna.com/lamine-yamal-es-muy-joven-y/

En el hecho de que @AthosDumasE llame a la que muchos llaman "Selección Nacional" la "selección de la @rfef" encontraréis pistas de por qué no la apoya.

La explicación completa, aquí

👇👇👇

Tal día como hoy, pero de 1962, Amancio rubricaba su contrato como jugador del Real Madrid.

@albertocosin no estaba allí, pero te va a hacer sentir que tú sí estabas.

En el #portanálisis de hoy no descartamos ninguna hipótesis.

Así, en genérico.

👉👉👉https://www.lagalerna.com/no-se-descarta-ninguna-hipotesis/

Una cosa, amigos.

No es obligatorio apoyar a la Roja (ni lo contrario).

#portanálisis

👉👉👉https://www.lagalerna.com/no-es-obligatorio-apoyar-a-la-roja/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram