Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Jugando con fuego

Jugando con fuego

Escrito por: Antonio Escohotado2 mayo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cuando dos grandes equipos salen a presionarse por todo el campo, a la clase y el fondo físico de cada uno se añade el azar de cada rebote, porque no uno sino varios atletas de su calibre aciertan a cubrir casi cualquier zona, pero dónde acabe apareciendo la pelota tras cada disputa resulta incontrolable. Todo cuanto está a su alcance es echarle brío, como anoche hicieron todos del primer minuto al último, fieles a la perspectiva de erigirse en los mejores de los mejores. Siendo ya un privilegio comparecer en el hall de la gloria balompédica, el partido solo podía terminar en lágrimas, de júbilo o de frustración. 

Por lo demás, Heynckes tenía una papeleta sencilla, basada en ganar sí o sí. Zidane se enfrentaba a la tentación cuando menos inconsciente de jugar a mantener la ventaja conseguida en Múnich, y apostó por el equipo más atacante de toda la temporada, demorando hasta el minuto 82 la salida de Nacho para cubrir el lateral derecho. Me pregunto si tuvo en cuenta a Hernán Cortés, que en 1519 previno todo retroceso quemando sus propias naves antes de lanzarse contra el Imperio azteca; pero no hay otra interpretación posible para encomendar a Lucas Vázquez la defensa de ese costado, y sustituir Casemiro por Kovacic, lanzando tanto a los suyos como al rival el mensaje de atacar a toda costa. 

Muchos alegarán que no fue eliminado de milagro, aunque estar en tres finales seguidas de la Champions –tras ganar dos seguidas- difícilmente cabe en la categoría del portento mágico, y parece más bien una nueva síntesis de audacia y sabiduría, porque sin arrojo no hay cordura en toda suerte de juegos, y Zidane predica con el ejemplo. Más o menos acertados, todos sus jugadores descartaron la defensa numantina hasta los últimos minutos, y salieron adelante a despecho de un Bayern sencillamente admirable, que bien pudo adelantarse de no mediar otra actuación prodigiosa de Navas. 

Me gustó del árbitro que pitase el estricto mínimo, sin por ello beneficiar a ninguno de los contendientes, pues no pudo ver la mano de Marcelo, que incumbía al linier de aquel fondo. Como quedaba toda la segunda parte, es temerario suponer que incluso marcar el merecido penalti finiquitaba el partido; pero la lección de anoche ha sido jugar con fuego hasta salir tan chamuscado como superviviente, y para asaltar el récord de los récords quizá sea preceptivo bastante más acierto de cara a gol.

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

7 comentarios en: Jugando con fuego

  1. Entiendo que Zidane quisó lanzar un mensaje a sus huestes desde la alineación, planteando un equipo muy ofensivo.
    Quizás si hubiese planteado la que muchos teníamos en mente (Kovacic y Asensio fuera, Nacho de lateral y Lucas de interior reforzándolo, Casemiro en la medular) el equipo se habría plantado con el culo en su portería desde el primer minuto.
    Al que más castigó esa alineación fue a Modric, sacrificado en la banda derecha y ausente en la construcción del juego en muchos momentos.