Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Instrucciones anatómicas para hacer desaparecer dos bes minúsculas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Instrucciones anatómicas para hacer desaparecer dos bes minúsculas

Escrito por: La Galerna29 mayo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. El Real Madrid va a tener que ganar muy pronto otra Champions para que se hable de ello en la prensa. Parece que ya está dicho todo lo que había que decir sobre el éxtasis de Kiev, o al menos eso parece si nos atenemos a las primeras planas de una prensa deportiva que ha dejado atrás el logro de la XIII con un impulso que para sí habría querido Bale a la hora de elevarse sobre el nivel del mar, de espaldas al marco contrario, para sentenciar una nueva Copa de Europa.

Marca, por ejemplo, ventila la actualidad de hoy con un refrito de posibles fichajes blancos. De la gloria ucraniana, de la celebración en las calles y las instituciones madrileñas, de la espectacular celebración en el Bernabéu, no quedan ni los restos.

Será para Marca. La Galerna sigue de fiesta. Hoy os traemos las crónicas de Kiev del gran Athos Dumas, así como una excelsa pieza laudatoria de Modric de la pluma de Rafa Moreno. Y siguen por aquí, henchidos de júbilo treceno, Falstaff y N1 y Ramón y Bengoechea y Cosín y Escohotado y... En La Galerna pararemos de celebrar cuando el Barça pase de Cuartos de Champions.

La Ouija, por su parte, trae a Bale a su portada. Lo vamos a decir así de claro: la Ouija no es digna de traer a Gareth Bale a su portada. No lo es para informar (?) de que la prensa inglesa informa (?) de la oferta del Manchester por el galés, como no lo ha sido de conspirar contra él prácticamente desde el momento de su aterrizaje en Madrid hace cinco años. Si acaso, sería digna de pedir perdón por su continuo ninguneo a una estrella (frágil, pero estrella) sin parangón en el fútbol mundial y que ha sido decisiva en 3 de las 4 Champions del Madrid en el último lustro, asombrando ahora al planeta con el gol más espectacular que se recuerda en una final continental, con permiso de la volea de Zidane en Glasgow. Sería la Ouija digna, si acaso, de pedir perdón (y esto incumbe también a ese Benzema que fue de los mejores en el Olímpico) por haber hecho el ridículo con esas dos bes minúsculas de su patético bbC en lugar de BBC. Relaño: jubílate, deja de dar pena. Es un espectáculo bochornoso. Deja de avergonzar ya al gran periodista que fuiste.

El pobre Sportivo, mientras tanto, no sabe por dónde le viene el aire. Está noqueado. El Barça tuvo que esperar hasta el 26 de mayo para saber si podía celebrar su doblete nacional. Ahora ya lo sabe.

El aturdimiento llega a tal nivel que mientras uno de los dos rotativos informa (?) de quién es la alternativa a Griezmann el otro informa (?) de las razones por las que Bartomeu debe fichar al francés. Cuando hace falta explicar a tu hinchada POR QUÉ hay que contratar a un determinado señor, queda todo dicho respecto al nivel de entusiasmo que dicho fichaje hipotético suscita en la afición. Pero claro: ¿qué puede AHORA provocar entusiasmo en la hinchada culé? Aspirar al entusiasmo, por otro lado, sería demasiado ambicioso. Aspirad mejor al consuelo, queridos amigos culés.

Y vosotros, amigos madridistas, gozad.  Lustros y lustros después, hay un Madrid actual que puede mirar a la cara al Madrid dorado, el Madrid de los cincuenta. Es tan hermoso que duele.