Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
De grandeza, rap y camisas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

De grandeza, rap y camisas

Escrito por: La Galerna9 julio, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Pues parece (ver Portanálisis de ayer) que Dios ha querido. No encontramos el menor atisbo de mala intención en el hecho de sentir una especie de desalentado alivio al saber la noticia, que es positiva para la tan cacareada paz social -el Madrid podrá ahora ocuparse en dilucidar quién es el portero idóneo sin que este asunto venga dictado por las corrientes socio-periodísticas imperantes-, así como para el propio Iker, que se había convertido en el centro de atención de todas las iras por muchas razones. Entre otras, por qué no decirlo, sus propios deméritos y pecados de omisión tanto en lo estrictamente futbolístico como en otros aspectos que atañen a la profesionalidad y a su desarrollo (?) de la capitanía.

as.750 (8) marca.750 (5)As y Marca ya adelantan la emoción del homenaje que tendrá lugar en las próximas horas con imágenes de Iker encaramado a Cibeles y detalle de su apabullante palmarés. No nos parece mal: eso también es Iker. Nos atrevemos a afirmar de hecho, y si bien el logro de gran parte de ese palmarés -y su influencia en el mismo- no es precisamente lo que tenemos fresco en la retina, que Iker es y debe ser, en la memoria futura del madridismo, sobre todo eso.

Precisamente ahora es quizá cuando conviene despojar a la manida frase "Con lo que nos ha dado" de todo el sesgo bochornoso con el cual ha sido usada para despojar al devenir del Madrid de la necesaria meritocracia. Ahora es cuando la frase no es dañina. Ahora es cuando es justa, sea cual sea el grado de emoción que (legítimamente, considerada incluso la ausencia de la misma como una de las posibilidades) quiera cada cual imprimir a ella. Nos ha dado mucho. Mejor, porque para algo están los distintos tiempos verbales y sus matices: nos dio mucho.

El rencor, manifestado a través de entrevistas llenas de victimismo y saña retrospectiva, ha sido uno de los rasgos más notorios en el último Iker Casillas. No caigamos en lo mismo. Proponemos en La Galerna -y probablemente habrá ocasión de extenderse en ello- un adelanto generalizado -aunque cada cual es libre de hacer lo que quiera- de la llegada de esa perspectiva optimista que generalmente, a largo plazo, tiende a teñir todo recuerdo. Nos atrevemos a asegurar que no hay hombre que se lleve al lecho de muerte el despecho causado por aquel amor, tendiendo más bien la naturaleza a hacernos llevar a ese sitio de no retorno la dulzura del amor en sí. No nos propongamos llegar al lecho de muerte para perdonar sus fallos a Iker. Perdonémosle ya. De lo contrario, qué pereza de fardo para el resto de nuestras vidas. Y (lo que es peor) qué oportunidad perdida para disfrutar, retrospectivamente, de lo grande que fue.

Porque fue muy grande.

sport.750 (7)Por lo demás, menos mal que sabemos que el Barça no puede caer en la arrogancia. Menos mal que sabemos que apuntar al sextete es señal de chulería cuando quien declara aspirar al mismo es el Real Madrid, pero no cuando quien esto confiesa es alguien relevante en el FC Barcelona. La falta de arrogancia, la celebérrima humildat, es tan consustancial a la entidad catalana que no renuncia a ella ni cuando se la pasa por la mismísima entrepierna.

Sport da pábulo a las legítimas ambiciones de Neymar y ya nos aprestamos a taparnos los oídos para recibir la escandalera mediática con que va a ser recibida su autoconfianza. Lo contrario -constatando que eso es lo que se hizo con declaraciones similares por parte del Madrid- sería concluir que existe una doble vara de medir. Y nada más lejos de la realidad, por supuesto. Eso estaría muy feo.

Por lo demás, nosotros, cuando un señor con esa gorra y esos ademanes de rapero nos asegura que quiere el sextete, nos hacemos a un lado y nos vamos al rincón rumiando por anticipado nuestra derrota contoneándonos como Jay Z.

mundodeportivo.750 (7)Sport, en cambio, opta por dar preponderancia al proceso electoral catalán. Tampoco nos parece mal. Parece que va a ganar Bartoméu, y a estas alturas sabe Dios si esto supone la más alambicada puesta en práctica del famoso seny o todo lo contrario. Tanto el voto a Laporta como el voto a Bartoméu se antojan vehementes arrebatos pasionales más que decisiones ponderadas. A Bartoméu, por la pasión del hincha satisfecho tras un año inopinadamente glorioso. A Laporta, por la fiebre de su extremismo político, caso de ser compartido. Cualquier consideración racional conduce inexorablemente a no votar a ninguno de los dos.

O a votar a Arda Turan, que para eso (ver fotografía superior) se ha puesto así de guapo. No se lo tengáis en cuenta: el verano está intrínsecamente reñido con la dignidad en el vestir masculino. Si no, que se pregunten a Jesús Gil (q.e.p.d.) y aquellas entrañables camisas para cazar elefantes que se ponía llegadas las postrimerías del mes de junio y no se quitaba hasta bien entrado septiembre.

Ay. Cuánto juego nos daría D. Jesús.