Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Godot en Roma

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Godot en Roma

Escrito por: La Galerna18 febrero, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Será este frío sobrevenido, será que toca que este mes de febrero tenga 29 días y por tanto tengamos año bisiesto, será que algunas insospechadas veces hay cosas incontestables, pero el caso es que la prensa deportiva madrileña viene hoy irreconocible para el madridismo. Al margen de posibles influencias climatológicas o referidas a las convenciones del calendario, a nosotros nos compete referirnos a lo incontestable: un partido con bastante oficio inicial y posteriores solvencia y hasta holgura (que no Helguera) del Madrid en Roma con ocasión de la ida de octavos de final de la Champions. No nos parece poca cosa, y esta vez la prensa madrileña parece coincidir con nosotros. (Sí, algo nos preocupa que coincidamos, no crean. Consultaremos con nuestro psicoanalista nada más terminar este portanálisis).

Marca Portada 18.02.16Marca ilustra con emocionante foto la alentadora victoria del Madrid en Roma. Cristiano -que ya saben que vive un declive estrepitoso- aparece de espaldas mientras se abraza con Sergio Ramos y sobre todo con Zidane, el francés de frente, exultante de alegría ante el golazo del portugués, que ya saben que no suele marcar goles fuera de casa, ni mucho menos en partidos importantes. Dicho sea de paso, ¿qué demonios es un partido importante? Sí, todos podríamos coincidir en que hay algunos que lo son casi objetivamente, pero no es menos cierto que sobran ejemplos periodísticos (y, ay, que calan en el juicio del aficionado) donde los partidos importantes son, extrañamente, solo aquellos que pierde el Madrid, mientras que buena parte de sus victorias suelen enjuiciarse según la supuesta escasa entidad del rival derrotado. "Habrá que ver al Madrid (y a Cristiano) frente a un equipo de peso", estamos cansados de escuchar y leer más o menos desde que se descubrió el fuego, con el decisivo matiz de que ese "equipo de peso", cual Godot, no termina nunca de llegar.

Quien sí llegó fue Zidane. Llegó para entrenar, llegó ayer a su primer partido de Champions como técnico y llegó hace corto tiempo para cambiar el semblante de este Madrid. De la cara adusta y (pre)ocupada de Benítez a la sonrisa ilusionada de Zizou, de la libreta y el Mac al estilo y la pelota, de los brazos caídos y la prosa funcionarial al vértigo y el haiku. Hasta la prensa lo sabe, y en consecuencia no hallan manera (aún) de salir del embeleso por obra y gracia del calvo marsellés. Tal vez Benítez también lo sepa, y acaso por ello se decida ahora a hacer declaraciones cuanto menos poco constructivas para el actual estado de la cuestión madridista. No digamos más al respecto. Hagamos como Marca, que coloca el asunto en los bajos de su portada para ser eclipsado por la explosión de "Zidanes y Cristianos".

As Portada 18.02.16Sin ser demasiado explícito, las portadas madrileñas dan a entender que la de ayer sí fue una ocasión de peso, una de esas que hace crecer a un equipo, otorgándole autoconfianza y credibilidad. Eso al menos pensamos nosotros, aun sabiendo que ya cantaban los Beatles aquello de long and winding road (to Milán). Suponemos que la "¡Vía libre!" que exclama el diario As en su portada quiere decir que el camino hacia la siguiente eliminatoria está limpio de polvo y paja y dispuesto para ser recorrido sin sobresaltos, pero, pese a inclinarnos a pensar que así es, ya nos disculparán si recordamos la obviedad de que la Roma es un equipo italiano, cosa que no nos despertará total tranquilidad hasta que haya noticia de que los Totti, Salah y demás se están duchando, en cariacontencido silencio, en el vestuario del Bernabéu.

Quien sí lo tiene claro es Alfredo Relaño, tal y como queda explicitado en su siempre docto editorial. Y lo tiene tan claro porque, citemos sin mayor dilación y con enésimo sonrojo, "esta primera cuesta en la carrera de Zidane era en realidad una loma de tercera. Lo duro vendrá más tarde, pero hoy es válido el optimismo". Ya ven. Nuevamente Godot haciendo acto de presencia por incomparecencia. Nos reconoce Alfredo -el mismo Alfredo que catalogó la novena Copa de Europa de "victoria vergonzante"- que hay motivos hoy para el optimismo, pero estaríamos ante un optimismo inocentón (que rima con Vicentón, tal y como en el mismo diario se llamaba a Del Bosque en otros tiempos), ya que Godot no ha llegado aún, y ya les adelantamos que no lo hará hasta que el Madrid pierda. Con las cartas marcadas juegan de vicio los tahúres.

Mundo Deportivo Portada 18.02.16Pero para vicio el que hoy (hoy es eufemismo de eternidad) muestra Mundo Deportivo en su portada. Rendidos a las cifras del Barcelona (¿no eran antes gente de calidades y no de cantidades?), nos deleitan con un "A7" de titular que ya no sabemos en qué carpeta de manidas chorradas meter. Sin embargo, el subtítulo entre paréntesis de "besos y abrazos" nos desarma de cariño, queridos galernautas. No piensen que hay arrogancia alguna en tal envío de afecto, qué va. No podría ser. Nada hay más lejos del entorno culé que la prepotencia o la displicencia con los rivales. Los sacrosantos valors lo impiden por prescripción facultativa, y de ello hay innumerables muestras, de las cuales uno de sus máximos representantes es Piqué, ese estupendo defensa central que dice jugar con España "porque ahora mismo soy español". ¡Viva la Pepa!, que no el Pep, no se nos confundan.

Pero hay más. "La pegada blanca salva los muebles en Roma", reza en los bajos esta histórica portada. Habrán visto otro partido, otra realidad, otro mundo, otra dimensión, y si no, se la inventan y santas pascuas, que para eso molan ellos un huevo y parte del otro. Que algunas de sus cosas nos sienten como una patada en la citada parte es lo que quisieran. Y, miren, no, eso sí que no. Señor, perdónalos porque sí saben lo que hacen.