Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Ánimo, Ernest

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Ánimo, Ernest

Escrito por: La Galerna29 mayo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Hay cosas más importantes que el juego floral de sarcasmos y chanzas que dibujamos en esta sección, cada mañana, para vosotros. Ernest Folch, director de Sport, ha sufrido un ataque al corazón, del cual por fortuna ha sido operado con éxito y ya se recupera satisfactoriamente en un hospital de Barcelona. Nos alegramos enormemente y deseamos que la recuperación sea completa y rápida.

Ernest Folch es casi un colaborador de esta sección, y lo decimos con gratitud y sin un ápice de ironía. Si no fuera por las portadas de Sport, que llevamos diseccionando cinco años de forma puntual, esta sección no tendría sentido. De manera que, desde la prácticamente invariable discrepancia futbolera, esa portada es casi cosa nuestra ya. También lo es, por tanto, el director del medio en cuestión. No está en nuestra mano el ayudar a que su recuperación sea inmediata, por lo que tendremos que pensar qué otro servicio podemos prestarle. La respuesta es obvia: business as usual. Vaya por delante la portada de Sport de hoy. Bueno, por delante va el abrazo a Ernest. Y ahora la portada.

Luis Suárez ha dado una entrevista en exclusiva a Sport. Está en su perfecto derecho. Es uno de esos jugadores que el parón ha permitido recuperar cuando ya se daba por hecho que su equipo no contaba con él (en el Madrid ha sucedido algo similar con Hazard y Asensio). Todo se ha retrasado, y la ventaja es la posibilidad de recuperar a lesionados de largo alcance que no se habría dado de no haber mediado el maldito virus. Nos alegramos de la vuelta de Suárez porque, si lo que éticamente toca cuando alguien se lesiona —sea quien sea— es desearle que se ponga bien pronto, en consecuencia solo cabe también alegrarse por la superación del percance. Con Suárez también empezaremos nuestro business as usual cuando corresponda, siempre y cuando nos dé argumentos para ello. Algo nos dice que nos los dará.

Lo llamativo de la portada de Sport es el faldón superior, donde encontramos a un protagonista inesperado. Lo habéis averiguado: Lautaro. Nos encontramos en la “fase de escándalo”, que es el momento en que la prensa cataculé se ofende muchísimo porque el club en el cual está la estrella pretendida desea cobrar algo por dejarle ir. “El Inter no cede por Lautaro: o cláusula o nada”. Sorprendente. Qué aguafiestas los interistas cuando ya lo teníamos todo apañado. Muy mal el Inter. Mundo Deportivo da algún detalle más al respecto.

Aparte de informarnos del gran estado de forma de sus delanteros (incluido Braithwaite, que había venido a sustituir temporalmente a Suárez sin imaginar que Suárez estaría de vuelta en la competición por causa del Covid, y es presumible que le deje casi inédito), el faldón inferior de Mundo Deportivo se refiere a (tatachán) Lautaro. “El Inter insiste en los 111 millones pero el Barça tiene el OK del crack”. Este portanalista quiso en su momento casarse con Penélope Cruz, pero no obtuvo el divorcio por parte de Javier Bardem. Incomprensible e insolidario. No pude casarme con ella. Mundo Deportivo debería acaso tener en cuenta que los acuerdos a tres bandas no pasan a ser tan fácilmente acuerdos a dos.

La prensa madrileña no viene menos ufana y triunfalista. Marca se descuelga con una portada diseñada por Pau Gasol, en la que anuncia las actividades de su fundación y academia virtual. Nos parece espléndido, habida cuenta del infinito respeto que sentimos por Pau. Respeto en aras del cual no vamos a ser absurdamente complacientes con las dotes de diseñador del legendario baloncestista, a quien Dios no ha llamado por esos vericuetos ni falta que le hace.

En cuanto a la portada de As, solo podemos decir que nos gusta. Que se pondere la consideración del Real Madrid como el más valorado del planeta, con un incremento anual del 8% hasta alcanzar los 3.478 millones, es algo que agrada. Algo está cambiando en esa publicación, en la que se aprecia una tendencia a intentar congraciarse con el club tras años de desabrido y recalcitrante piperismo.

Bien está.

Pasad si podéis un buen día.

Ánimo, Ernest.

14 comentarios en: Ánimo, Ernest