Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Fe que mueve montañas

Fe que mueve montañas

Escrito por: John Falstaff29 mayo, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Si usted es de los que no acaban de creerse aquello de que la fe mueve montañas, no hace falta que acuda a la Biblia: repase lo que ha sucedido en esta Copa de Europa, en la Copa de Europa más madridista de la Historia. El Real Madrid este año ha conseguido lo que ningún profeta había logrado hasta ahora: no sólo predicar la fe, sino demostrarla, hacerla tangible, mover las montañas más altas a la vista de todo el mundo y en alta definición. Si del Real Madrid se predica la grandeza, de este Real Madrid habría que predicar la enormidad, o acaso la infinitud. Es tan imposible lo que este equipo ha hecho este año, que no cabe la hipérbole al glosarlo; el Real Madrid es la hipérbole vestida de blanco. Y así, el Real Madrid ha obrado el milagro de convertir al incrédulo, a tanto infiel que no ha podido sino rendirse al aluvión de milagros, a la torrentera de remontadas inconcebibles, a la emoción arrolladora producida por la contemplación de aquellos que creen con más fuerza, con una convicción más imparable, cuando la razón más les demuestra que no es posible. Sí, amigo, la fe mueve montañas. La fe es la que ha movido a este Real Madrid por el que nadie apostaba al comienzo de la temporada, la que le ha hecho fuerte, la que le ha empujado a rubricar una Liga brillante y una Copa de Europa construida peldaño a peldaño, dificultad a dificultad, pundonor a pundonor, negativa a rendirse a negativa a rendirse, determinación a determinación. Ya digo, la Copa de Europa más madridista de la Historia.

El Real Madrid este año ha conseguido lo que ningún profeta había logrado hasta ahora: no sólo predicar la fe, sino demostrarla, hacerla tangible, mover las montañas más altas a la vista de todo el mundo y en alta definición

Y así ha sido también la Final. En frente, un adversario a la altura del desafío, un formidable rival, un grande de Europa que aunaba la apabullante fortaleza de su escuadra con la confianza que proporciona una tradición —antigua y reciente— sustentada también en el triunfo. Un equipo al que la ambición de conquistar Europa le es casi tan natural como al propio Real Madrid, y que era el gran favorito para ganar la Final... si no fuera porque se enfrentaba al Real Madrid, y cuando uno se enfrenta al Real Madrid en una Final de Copa de Europa, los méritos y las razones y los argumentos pierden automáticamente todo su sentido ante la realidad incontestable de que vencer al Real Madrid en tal circunstancia es sin duda la empresa más difícil a la que uno puede enfrentarse en el fútbol. El Real Madrid ha ganado esta Final como ha ganado toda la Copa de Europa: a pulso, agarrándose a la competición como el brezo se agarra a la tierra inhóspita y azotada por el viento, sin desfallecer un segundo, con los músculos en tensión, sin aflojar el ánimo. Y en la segunda, al tiempo que la carcoma silenciosa pero letal de la duda comenzaba a socavar la confianza de los diablos rojos, el Real Madrid ha dejado que se impusiera la fuerza incontestable de esos ojos inyectados en triunfo, de la mirada de quien sólo contempla un horizonte: la gloria. La fe, de nuevo; esa fe sorda a razones e inasequible al desaliento. La fe que proporciona ese escudo, que unge a su portador con el aceite de los elegidos, de los llamados a las grandes gestas, a escribir la historia.

Modric y Kroos

Tengo dicho aquí en alguna ocasión, que en el frontispicio de uno de los edificios adjuntos al Capitolio de California, en la ciudad de Sacramento, puede leerse grabado en granito el verso inicial del poema The Coming American, tal vez la obra más conocida de Sam Walter Foss, poeta norteamericano del siglo XIX. El poema, que es de un madridismo emocionante, se me viene hoy de nuevo a la cabeza al pensar en los jugadores de este equipo de leyenda. A ellos mi gratitud infinita, no ya por la victoria —incluso los madridistas sabemos que en el fútbol se puede perder a veces—, sino por recordarnos este año la grandeza de compartir la fe madridista, y por hacernos sentir tan inmensamente orgulloso de ellos.

 

Bring me men to match my mountains,

Bring me men to match my plains,

Men with their empires in their purpose,

and new eras in their brains.

 

Este equipo ha demostrado que está hecho, quizás como ningún otro en nuestra gloriosa historia, de hombres a la altura de nuestra ambición y nuestra grandeza, de hombres resueltos a crear imperios y a concebir nuevas eras. Que Dios los bendiga.

Y el año que viene, a por la Decimoquinta.

 

Getty Images.

En el prosaico mundo real me llaman Eduardo Ruiz, pero comprenderán ustedes que con ese nombre no se va a ninguna parte, así que sigan llamándome Falstaff si tienen a bien. Por lo demás, soy un hombre recto, cabal y circunspecto. O sea, un coñazo. Y ahora, si me disculpan, tengo otras cosas que hacer.

7 comentarios en: Fe que mueve montañas

  1. Esta campaña inolvidable por Europa, contra gigantes y contra molinos, sólo está al alcance del Real Madrid. Sólo el Real Madrid tiene la fe y el corazón suficientes.

    Me ha venido a la cabeza Blas de Otero: ese ángel fieramente humano es el Real Madrid:
    "Luchando cuerpo a cuerpo con la muerte
    al borde del abismo, ..."
    Así todo el año. Y toda la vida.

    1. Muy bien traída esa aria de El Mesías, Boquerón. Esta tampoco sería improcedente (y está incluida en una de las playlists de Spotify de La Galerna):

      The trumpet shall sound
      And the dead shall be raised
      And the dead shall be raised incorruptible
      And we shall be changed.

      No me parece mal resumen de esta Champions.

      Abrazo.

  2. Dar las gracias a estos guerreros incansables y sesudos que un día perderán claro.Pero siempre os estaremos agradecidos
    Este sentimiento solo podemos disfrutarlo los madridistas
    Bendita conexion

Regístrate y comenta

Deja una respuesta

Tweets La Galerna

🤔Se pregunta @danielmateos por qué el @realmadrid no ha fichado ya a Rayan Cherki.

https://www.lagalerna.com/por-que-no-hemos-fichado-ya-a-rayan-cherki/

ni una coma puedo añadir a este magnifico articulo. Imposible estar más de acuerdo! Vámonos de la Liga https://www.lagalerna.com/vamonos-de-la-liga/ vía @lagalerna_

El ánimo no es amoroso en este momento, pero para cuando llegue San Valentín habrá cambiado.

Love is in the air, en particular en el air que sobrevuela el Bernabéu.

Participad.

Vía @lagalerna_

https://www.lagalerna.com/i-certamen-de-cuentos-madridistas-de-san-valentin/

Qué mal suerte. Nunca pillan a Vinicius las cámaras diciendo todas esas cosas tan terribles. En cambio las patadas y agresiones sí las vemos. https://twitter.com/elchiringuitotv/status/1622390235081457667

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram