Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El caso Isco

El caso Isco

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon11 octubre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Una de las noticias del pre-partido del España- Luxemburgo era la no presencia de ningún jugador madridista en el once inicial. La ausencia por lesión de Ramos posibilitaba este hecho. Sin embargo y pese a, insisto, comentarse mucho la ausencia de titulares madridistas, apenas se hizo alusión por parte de la prensa a la nueva suplencia de Isco. Lo cierto es que no era ninguna novedad: en los anteriores y tediosos parones por selecciones, el malagueño había calentado banquillo con la selección pese a ser un miembro habitual del once inicial en el Real Madrid.

isco

Como prueba, traigamos a colación algunos datos. El año pasado, Isco jugó treinta y cuatro partidos de liga siendo titular en veintiséis de ellos. Este año, la proporción es aún más favorable: siete partidos disputados y seis de ellos como titular. Uno de los temas estrellas, en el periodismo patrio, ha sido el de reclamar la titularidad de Isco en el Real Madrid. Como pueden ver por los datos, esta proclama normalmente tenía un tinte preventivo, ya que Isco apenas se ha sentado en el banquillo estas dos últimas temporadas. Dos fueron las principales víctimas propiciatorias en defensa de Isco: James y Bale. El nivel del colombiano muy pronto despejó dudas por lo que La Canallesca se centró en el galés. Pero como digo, ya sea por lesiones de compañeros o por merecimiento propio, el caso es que si algo ha sido Isco es titular en una plantilla de élite y con una competencia estelar. Sin embargo, la proclama reclamando su titularidad siempre sigue latente aguardando a que el entrenador de turno tenga a bien dejar al malagueño en el banquillo, aunque sea un solo partido (valga el partido ante el Betis como ejemplo ilustrativo: a Benítez se le llamó burro). Ya saben que en el Madrid no se rota, se señala.

Pero claro, cuando llega la Selección todo cambia. El viernes, ni siquiera las bajas de Iniesta y Koke permitieron a Isco ser titular por delante de Cazorla, Cesc o Pedro. Cuando Morata y Silva cayeron lesionados, Isco no estuvo por delante de Mata o Alcacer para sustituirles. Ni siquiera actuó en prevalencia a Nolito. Un jugador titular en el Madrid no está entre los centrocampistas preferidos de Del Bosque, ni tampoco entre los siguientes a los favoritos. Aquí, en cambio, a diferencia de lo que sucede en el Madrid, nadie se queja.

Resultó muy paradigmático, para que entiendan de lo que hablo, un amistoso disputado por la Selección la temporada pasada. Según la crítica deportiva, Isco lideró a la Selección. Sin embargo, en la posterior rueda de prensa, Del Bosque le soltó un buen capón aludiendo a la ralentización del juego que provocaba por jugar, en ocasiones, de cara a la galería. ¿Se imaginan qué hubiera pasado si esas declaraciones las hace un entrenador del Madrid? ¿Qué no se hubiera dicho de él? El maltrato a un jugador español hubiera sido trending topic. Empero, como lo hizo Del Bosque no ocurre nada. Silencio estampa y a otra cosa.

Ese mismo silencio fue el que se vivió el viernes de nuevo a propósito de Isco. Los mismos que reclaman su titularidad por encima de James o Bale, entendieron perfectamente su suplencia en beneficio de los jugadores antes nombrados. No hubo alaridos, ni reproches. Ni siquiera hubo nada porque para ellos nada ocurrió.

Se dice que la Selección debería ser el equipo de todos. De acuerdo con esa lógica, todos los que lo afirman deberían sentirse mal por la suplencia recurrente de un jugador cuya titularidad reclaman en la mejor plantilla del mundo, es decir, la del Madrid. Lo que viene a demostrar este hecho, este intervencionismo tan escogido, es que es el Real Madrid el equipo de todos, ya que vive continuamente sometido a una crítica que no se practica con nadie más y cuyos emisores, muchas veces, son declarados antimadridistas.

Del Madrid se decía que podía perjudicar las posibilidades de Isco en la Selección, ya que nuestro club siempre parece sometido a la obligación de pensar y preservar intereses que superan el ámbito de su propio objeto social: lograr éxitos deportivos propios. Nunca escucharán que el Barcelona perjudicó a la Selección  por sentar repetidamente a jugadores como Cesc, Thiago o Pedro.

Pocos ejemplos más representativos que este de Isco para mostrar la doble vara de medir en todo cuanto respecta al Real Madrid y al resto.

 

 

 

 

 

Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

12 comentarios en: El caso Isco