Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Desencarambolando a Vinicius

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Desencarambolando a Vinicius

Escrito por: La Galerna10 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Cómo es la Ouija. Luego, que si tenemos fijación por ellos. El Madrid lleva una temporada toledana y los chicos de Relaño no son capaces de dejarnos siquiera disfrutar de una excepción apañada como fue la vivida ayer ante el Leganés, en eliminatoria copera virtualmente sentenciada. Vinicius brilló y selló su gran partido con un excelente tanto, pero Ouija Daily no puede limitarse a destacar esta irrupción ilusionante sin contrarrestar su efecto con un apunte de negatividad.

Ahí lo tenéis. “Vinicius: Gol sin carambola”. Nos recuerda a aquella escena de Annie Hall en la que Diane Keaton felicitaba a Woody Allen por una gran actuación en la cama. “Estuviste maravilloso, cariño. ¡Y sin haber bebido!”, remataba ella, añadiendo el matiz que arruinaba el halago. La noticia no era que Woody hubiera mostrado el desempeño de un tigre malayo, sino que lo hubiera hecho sin ayuditas cuando habitualmente las necesitaba para rendir. La noticia hoy no es que Vinicius marcase (un gran gol, por cierto), sino que esta vez no haya requerido de guiños del destino para lograrlo, dado que se asume que el pobre chaval suele valerse de esas triquiñuelas, se da a entender que sólo de rebote marca el brasileño. Vinicius vergonzante. Vinicius de aquella manera.

Relaño es la Diane Keaton (que Dios, o sea, Allen, nos perdone) de Vinicius, a quien hace de menos con la apostilla de la carambola con una displicencia apabullante. Tranquilo, Alfredo. Esta temporada igual te sale bien, igual el Madrid fracasa y puedes por fin sacar pecho como si el Hado no te lo llevara hundiendo sistemáticamente en Lisboa, en Milán, en Cardiff, en Kiev. No te pongas por tanto nervioso porque a Florentino le salga al menos una cosa bien esta temporada. Esa cosa bien puede ser Vinicius, quien (¡carambola!) a lo mejor resulta que ha salido bueno.

Por no privarse de la tentación de adornar la portada con otra puya grimosilla (la carne es débil y esta temporada va en minifalda), Relaño no se priva de meter a Isco en la ecuación dañina. “Suplente de suplentes” llama al malagueño, que es una cosa que suena como a “Rey de Reyes” pero al revés, o sea, el antimesías, el anticlímax, la razón para sufrir cuando a manera de excepción no hay ninguna razón para hacerlo. Siempre hay que sufrir pues así lo manda Alfredominatrix.

-¿Aunque hayamos ganado?

-Aunque hayáis ganado. ¿Quién manda aquí?

-Hemos sido malos, Alfredo. Péganos.

Si no es la suplencia de Isco será el piperío de Bale (que ahora se va antes del final para no pillar atasco en Castellana, cual abonado fondón y gafotas del lateral de Padre Damián), y si no es el piperío sobrevenido de Bale será pues eso, la carambola de Vinicius que hoy no hemos visto pero sí vimos en anteriores ocasiones. Vinicius hoy no tuvo potra pero la tuvo el otro día, y qué mejor razón quieres para sufrir. Hoy no ha habido carambola, señal de que con frecuencia la hay, señal de que hay moco, señal de que el chico no es bueno como no lo es el Madrid que no es más que pura potra en Lisboa y en Milán y en Cardiff y en Kiev. Lo dice el amigo del Atleti de Relaño, ése a quien tanto cita en sus editoriales, su otro yo, su alter-ego. Relaño querría ser su amigo del Atleti pero no puede porque el sistema hay que atacarlo desde dentro, como cantaba Roger Taylor. O desde lo que desde fuera parece dentro para los espíritus no precavidos.

Marca, por su parte, cuenta la incipiente eclosión de Vinicius de una manera normal. “La ilusión se llama Vinicius”, proclaman los de Juancho. Es un titular quizá algo exagerado pero lo que se dice normal. Ni carambola ni leches. Y que dentro de la exageración, además, alberga un destello de verdad como el que despunta en las botas de Salpiquinho (hola, Fred) cuando se sube a la bicicleta con el belfo desatado.


Por su parte, Mundo Deportivo se congratula ante la buena marcha del fichaje de De Jong, a quien La Galerna tanto querría ver en el otro extremo del puente aéreo (¿existe aún el puente aéreo?) si bien no parece que las altas instancias tengan pensado hacernos caso. 75 kilos. Y ¿de dónde salen?, se preguntan las almas menos arteras y medianamente duchas en la situación financiera por Can Barça. A ver si va a tener razón Fantantonio y el Barça no va a ser sino un equipo estatal (o paraestatal) más, como el PSG con Catar pero con lazos amarillos en lugar de oro negro y todo un fisco puesto a los pies de una máquina de fichar.

Mundo Deportivo con De Jong y Sport con Rabiot, aunque lo que nos llama la atención de la primera plana de los de Folch es ese pequeño titular sobre el canterano culé Riqui Puig. “Riqui Puig es un caradura con ADN Barça”. García Pimienta no ha añadido “valga la redundancia” porque no todo va a ser perfecto y las musas de esta carambola han decidido sernos esquivas.

Pasad, con todo, un buen día.