Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
La cumbre del cambio o el cambio en la cumbre

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

La cumbre del cambio o el cambio en la cumbre

Escrito por: La Galerna7 diciembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días, queridos amigos.

El Real Madrid jugará su partido de hoy frente al R.C.D. Español (o Espanyol desde hace unos años) con su tercera equipación, la de color verde, para sumarse a las acciones de movilización y concienciación realizadas esta semana con motivo de la Cumbre del Cambio Climático que se celebra en Madrid. No vamos a entrar en el acierto o no de tal decisión, ni en el oportunismo que la misma pueda tener, o si ha sido una acción movida por la marca que equipa al Real Madrid desde hace varios años, o por el contrario surgió de la cena de Navidad de la plantilla, formada por unos jugadores acostumbrados a que la prensa los ponga verdes.

El caso es que en esta cumbre del clima los jóvenes han adquirido un protagonismo inopinado, impropio para su edad, con esa Greta a la cabeza que no es la de los Garbo precisamente, sino una joven sin garbo y con notable apoyo mediático que ha sabido alcanzar un liderato que sin duda correspondía a los más veteranos, a los sabios de la materia. Los diarios madrileños regalan sus portadas a dos de nuestros jóvenes más prometedores con la mencionada indumentaria verde:

“Luz verde para Rodrygo”. El brasileño goza de un apoyo mediático excesivo para alguien que acaba de empezar, pero se ve obligado a tomar las riendas del ataque ante las ausencias de los veteranos. La flor de Zidane nos ha dejado sin Hazard, Gareth Bale, James Rodríguez, Asensio y Marcelo, y tendrán que ser los jóvenes quienes mantengan la buena línea de las últimas semanas. Haciendo un retorcido juego de palabras, y siendo la Cumbre del Cambio Climático en Madrid, en la capital respiramos un clima expectante de cambio en la cumbre de la clasificación de La Liga.

“Me habéis robado mi futuro”, gritaba la niña Greta Thunberg. La portada de Marca muestra a un Vinícius no mucho mayor que la activista sueca, un joven brasileño que no llegó para quejarse sino para devorar el futuro que se le ponía por delante. Tras varias ausencias en las semanas precedentes, puede que haya llegado su momento, como dice la portada del diario, y deseamos fervientemente que sea así.

El clima gélido es el que se respira entre los colchoneros, incapaces de revertir la tendencia atmosférica en la que se mueven desde hace meses. A la falta de juego, de gol, de acierto y de variantes tácticas, se sumaba hasta hace bien poco la falta de crítica, que asoma levísimamente en algunos sectores del colchonerismo. “Un punto de frustración” y “El gol pasa a ser un grave problema” son los máximos reproches a la pésima racha de los de Simeone. El mismo Simeone que dijo esta semana que este es un año de transición. Los millones gastados en inversiones de momento improductivas quizás fueron hechos desde un experto en la materia, el Ministerio de Transición Ecológica, y a eso se refería el Cholo.

Otro detalle en el que coinciden ambos periódicos se encuentra en el ofrecimiento del Balón de Oro por parte de Leo Messi. Suponemos que lo ofrece metafóricamente a la afición del Camp Nou y no a la de Anfield, en cuyos alrededores apareció hace unos días una pancarta con la foto del holandés Van Dijk acompañada de la siguiente frase:

“Balón de Oro robado. Si lo encuentra, por favor devuélvaselo a su legítimo propietario”.

Cosas que pasan, hay negacionistas del cambio climático y negacionistas del Balón de Oro, que ya no se sabe qué premia este galardón, si un título de Champions o un doblete al Betis, si un acierto en un gol de falta con la barrera a 11 metros o la ausencia en una semifinal europea de lo más ORIGInal. Lo que no iban a desaprovechar en Barcelona era la oportunidad de elevar a los altares de nuevo a su idolatrado Messi.

Hombre, “Todos con Messi” no, a nosotros por lo menos no nos incluyan. Y recomendaríamos a los redactores del medio que eligieran bien las palabras al referirse al astro argentino, que eso de que “el Camp Nou rendirá tributo hoy a Leo”, si lo escuchan el padre o el hermano, y empiezan a mover los hilos de su Fundación, descuiden que estos terminan cobrándose de verdad ese “tributo”.

Leo Messi de espaldas señala con los índices las letras C y D. Un poco más a la derecha tenemos la R. ¿Mensaje subliminal al RCD Espanyol? No lo creemos, pese a que un buen resultado de los periquitos ayudaría a los culés. El Espanyol es un Club, tiene el título de Real y son ante todo Deportivos, así que nos inclinamos por pensar que Leo Messi señala a los CDR, a esos tipejos que amenazan con no permitir que se dispute el partido del 18-D, en un duelo que sí merecería ese titular de “Noche de líder”. Resulta escandaloso que a menos de dos semanas no se pueda garantizar la seguridad de los jugadores antes, durante o después del encuentro.

Puesto que en el día de ayer se habló mucho de nuestra Constitución, vamos a ver si es que se cambió algo para adaptarla a Tebas y su particular modo de organizar La Liga. A ver, Preámbulo, “La Liga Española, deseando establecer la justicia a su manera, la libertad y la seguridad (excepto cuando se trate del Madrid de viaje al Camp Nou) y promover el beneficio de los culés…”. ¡Caray, parece que me la han cambiado!

Artículo 1. La Liga española se constituye en un campeonato que propugna como valores superiores los valors emanados de Can Barça, la libertad de elegir los horarios indiscriminadamente y sobre todo discriminadamente para perjudicar a los de siempre, la injusticia, la desigualdad de la competición y la falta de pluralismo en sus vencedores.

¡No puede ser!

Artículo 4. La bandera de La Liga está formada por ocho franjas horizontales, azules y granates, siendo todas de la misma anchura.

¡Ay, mi madre!, pero los organismos funcionarán:

Artículo 8. El Comité Técnico de Árbitros, el Comité de Competición, el Consejo Superior de Deportes e incluso los soldados del VAR tienen como misión garantizar el cumplimiento de la misión máxima de La Liga, que no es otra que lograr que el F.C. Barcelona supere al Real Madrid en número de títulos.

Artículo 9. Los jugadores, entrenadores, presidentes de clubes y hasta los delegados de campo están sujetos a los criterios de La Liga y al resto del ordenamiento jurídico emanado del propio organismo, el cual se regirá bajo el principio máximo del doble rasero.

¿Y en qué quedó el principio de igualdad?

Artículo 14. Por supuesto que los equipos no son iguales ante las normas que rigen este campeonato, y claro que puede prevalecer discriminación por razón de pertenencia a un club, de modo especial al de ese que siempre vota en contra de la subida de sueldo del presidente.

¿Y dice algo del clásico del 18-D?