Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Baloncesto
Con todo lo que nos está dando Sergio Llull

Con todo lo que nos está dando Sergio Llull

Escrito por: Emil Sorel24 enero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hace unos años, en pleno apogeo del Barça de Guardiola, tuve la suerte de compartir un rato con Joan Manuel Serrat. La charla derivó -como derivan siempre las charlas- en el fútbol. Yo le comenté que debía estar disfrutando mucho con las victorias y el juego de su equipo. El músico, reconocido culé (pónganse Temps era temps, quizá la única canción cuyo estribillo es un once inicial futbolero al completo), me miró fijamente y me contestó muy serio: “el deporte no tiene memoria. Lo que se ganó ayer ya sólo es un recuerdo”.

Esa pugna entre el gozo por los títulos obtenidos y la eterna autoexigencia está tatuada en la misma esencia del Real Madrid. Aquí, ya se sabe, se gana una Copa de Europa y se celebra diciendo “¡A por la siguiente!”. Una obsesión probablemente insana que, sin embargo, sirve como dinamo para que no cese nunca la ambición. Si alguien no entiende ese axioma (no es fácil hacerlo) se encontrará con la incomprensión del aficionado que, como un césar romano, bajará el pulgar hacia abajo.

Las tres derrotas consecutivas del Real Madrid de baloncesto la semana pasada frente a CSKA, Khimki y Baskonia desencadenaron inevitablemente las críticas de los hinchas. En tiempos de redes sociales, cuando la inmediatez es máxima, la frustración se vuelca con vehemencia en cuanto se falla un triple o un pase. Da igual que se esté en lucha por todo, que los números sean objetivamente positivos o que -en el caso concreto del baloncesto- lo cargado del calendario provoque que sea imposible no tener minicrisis. Son temporadas tipo NBA y hasta los mejores equipos de la historia acabaron las regular seasons con al menos nueve derrotas (Golden State Warriors en la 15/16).

Aunque ya sabemos cómo funciona eso y tampoco hay que darle mayor importancia, sí resulta sorprendente que esos reproches se concentren en Sergio Llull. Sobre todo, cuando se dirigen hacia lo que cobra. Hacer alusión al sueldo del menorquín me parece una de las críticas más injustas que se pueden hacer. Un hombre que ha rechazado en diversas ocasiones a la mismísima NBA, que venía con fichas pantagruélicas por seguir en el Real Madrid. Un jugador que ha superado una lesión gravísima -ya rozando la treintena- y que se dejó todo lo que tenía por volver.

De caer en el contodoloquenoshadadismo a ser un canalla hay un buen trecho. Sí, el tiempo pasa, es ley de vida, pero quizá no igual para todos. Llull está teniendo que adaptar su juego y su cuerpo a la nueva realidad, a las lesiones, al dolor. Es un proceso difícil que tiene que ver con el entrenamiento físico y mental. Rudy tuvo que pasar por algo parecido y ahí está el resultado.

 

9 comentarios en: Con todo lo que nos está dando Sergio Llull

  1. La verdad es que me parece increíble que se haga un artículo provocado por los comentarios de los aficionados en twitter. Los aficionados son vehementes y si los enfrentas (a uno le gusta así y al otro asá, y en lugar de apreciar gustos distintos se pelean porque la suya es la mejor, la definitiva o la de verdad) pues se pone en juego otro factor, que algunos dirían que va en nuestro ADN (ibérico, latino o de mala leche), que se trata de lo siguiente: si me llaman la atención por algo que estoy haciendo mal o es incorrecto, por ejemplo insultar, vilipendiar o malmeterme con alguien de forma injusta, exagerada y drástica, de repente, esa llamada de atención se convierte en un delito mucho mayor y más grave que lo que estuviera haciendo yo y ahí, en esa situación, la razón no ha lugar y como hay que batallar es un erre que erre en el error y en el insulto.

    Cada aficionado tiene su gusto, muchos de ellos son moldeados por lo que oye y comenta en los círculos que se mueva. Y lo medios influyen en su contenido, tanto generando opiniones como la forma de transmitirlos, ya sabéis, vilipendiando, desprestigiando o despotricando a otro para resaltar al que uno le gusta, por ejemplo. Pero forma parte de la libertad de cada uno para expresarse en las redes sociales o el uso que haga de ellas. Por eso me importa un bledo la opinión de otros aficionados. No discuto con ellos. Pero si esto mismo lo hace la prensa, los medios de comunicación que deberían ser rigurosos en la información y responsables en la opinión, sí que es grave y hay que señalarlo y denunciarlo.

    Que la premisa de partida se base en los comentarios estentóreos de aficionados que, seguramente, sean válvulas de escape de su frustración o negatividad, o tal vez es que sean así, solo resaltan lo negativo y buscan diatribas por twitter, me parece un tanto exagerado, irreal y tramposo. Comentando con mis amigos amantes del baloncesto no hay este señalamiento a Sergio Llull. Otra cosa es que uno se ponga a ver lo que dicen otros por twitter y entre al trapo. En la prensa tampoco he leído esas duras críticas y menciones a lo que cobra Sergio para provocar semejante artículo.

    Así que, me desagrada enterarme por aquí, que haya aficionados que de forma faltona han señalado a Llull por las derrotas (normales, también las hubo al principio y se enjuagaron por la docena de victorias consecutivas), darle importancia a esas desafortunadas críticas de algunos aficionados con este artículo me deja un tanto boquiabierto. Es darle una importancia a esos voceras que realmente no tienen.

    Creo que se contribuye, seguramente sin querer porque no es la finalidad, en formar una especie de crítico infame como del "Tendido del 7", ése que quieren los ciudadanos periodistas en que nos convirtamos, confundiendo la exigencia periodística con la exigencia del club, la de sus aficionados y la de sus dirigentes ( que yo sí veo diferencias entre ellas). Resaltar esas desagradables críticas de aficionados frustrados, que no van a ninguna parte, y dedicarles un artículo en LaGalerna, puede favorecer que haya más así.

    En mis círculos deportivos y en especial, el del baloncesto, no hay ni sabíamos d ela existencia de esos cuatro gatos ue cargan contra Llull, que ahora exista este artículo es darles una importancia a esos cuatro gatos que realmente no tienen.

    Salvo que todo fuese una excusa para poder rellenar con cualquier cosa y entonces se coge la parte por el todo y al revés. Y la sensación o impresión de uno se hace pasar como si fuera una sensación o impresión general y dar así importancia a lo que estoy contando y aunque sean cuatro gatos parece que es general.

    Estas derrotas han causado malestar, han decepcionado, pero el aficionado de baloncesto sabe lo largo que es esto, cómo funciona la Euroliga y cuando es el momento de la verdad, y puede lamentarse, y lamentos hay, pero no yo he visto esa crítica desagradable y ácida que carga contra Llull, sino todo lo contrario, cierta resignación porque ya saben cómo va el baloncesto... otra cosa es que el madridista futbolero entre como elefante en cacharrería comentando el resultado pero sin tener ni idea de cómo es la competición de baloncesto.

    1. Hola, vagawain

      Vamos por partes...

      1º- Yo sí considero perfectamente justificado que se hable sobre una corriente de critica que se exprese por redes sociales. Así lo creo porque los que participan en dichas redes no dejan de ser personas, aficionados, reales como los que luego pitan en un estadio o pabellón. O más bien los mismos. Así que discrepo.

      2º Que a ti "te importe un bledo" lo que opinen ciertos aficionados de Twitter no es un motivo para que a otras personas sí les importe. Mayormente me tiene que importar a mí que soy quien decide qué se escribe en La Galerna. Pero lo que de verdad importa, en este caso concreto, es que a quien sí le importa es al afectado. Los jugadores de baloncesto son personas mucho más cercanas que los de fútbol y habitualmente participan en redes sociales donde intereactúan con los aficionados. Es el caso de Sergi Llull.

      3ºLamento decirte que tu círculo de amigos amantes del baloncesto te han informado mal. Sí que ha habido críticas de los medios en ese sentido y sí que hay una corriente que se expresa contra Llull por los motivos que refiere el autor del texto. No solo lo hay sino que el propio jugador ha contestado, educadamente, en redes sociales en varias ocasiones a estas críticas, tanto de los medios como de las redes.

      4ºEl alcance de estas críticas es tal que el propio Luka Doncic ha tenido que salir al paso alguna vez por Twitter a defender a su amigo. Lo hace porque se preocupa por él. Como hacemos nosotros.

      Dos ejemplos:

      Llull contestando a un artículo del diario Marca en el que se afirma que no "se le echa de menos" tras su última lesión:

      Doncic saliendo en defensa de Llull por las críticas recibidas en redes sociales:

    2. Llull es lo mejor que le ha pasado al Madrid, digo Madrid, no a la sección de baloncesto, vino era un crio, y ahora va por la treintena, y lo sigue dando todo como un principiante, que no se vaya del Madrid ni cuando se retire, solo puede aportar cosas buenas al club

  2. A por el Efes.

    ¡ A ganar !

    A Sergio Lull le queda mucho baloncesto. Jugador y entrenadores son los que tienen que preparar los partidos de la mejor manera posible. No tengo la menor duda de que el Madrid, con Llull como pieza importante, va a seguir deleitándonos y hacer sentir orgullosos.

    Nunca olvidaré la primera vez que vi jugar a Llull hace, más o menos 11-12 años, en un partido amistoso del Manresa contra el ADT de Tarragona o el Tarragona. Entró mediada la segunda mitad, al cabo de unos minutos ya estaba preguntando quién era “ese”.Tremebundo el recital. Fue un vendaval tipo “Gloria”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram