Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Colonia al retrete

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Colonia al retrete

Escrito por: La Galerna16 marzo, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. El fútbol, como Saturno devorando a sus hijos pero al revés (devorando a sus padres), es a veces cruel con quienes lo inventaron. El plural mayestático es por supuesto el plural de Pep Guardiola, el hombre de quien se dijo que -amén de haber concebido el deporte rey- orinaba colonia, aunque nunca se especificara qué marca. “I´ve done my best to forget you / Dumped your perfume down my drain”, comenzaba una preciosa canción de Sparks. El Barça y su entorno presumen de Pep, su eterno mentor e ideólogo, el hombre que salvó al fútbol de las tinieblas y puso al Bayern de Munich en el mapa, pero presumen de él siempre que gana. Cuando pierde es otra cosa. Tienden más bien a arrojar su colonia por el retrete cuando cosecha algún traspié, en busca de correr un tupido velo sobre su recuerdo.

Y si no ved, ved cómo Sport sepulta a Guardiola bajo toneladas de arena de inexistencia al no osar siquiera mencionar su nombre en portada, aun cuando la eliminación de su Manchester City ante el Mónaco, cuando traía dos goles de ventaja de Inglaterra, debería ser noticia de un fracaso que alcanzara a mentar al de Santpedor.

Buscad el nombre propio Pep Guardiola (o bien separadamente Pep o Guardiola) en medio de esta primera plana. No lo hallaréis. Es un nuevo ejemplo de valors, por si no teníais suficiente con la traqueotomía de Luis Suárez (gracias, Hugues) o el piscinazo de Neymar en la búsqueda del cogote de un defensa que resbala. Hay que tener unos valors muy serios para no quitarse el nombre de Guardiola de la boca cuando las cosas le van bien pero negarle tres veces, o las que haga falta, cuando le vienen torcidas.

-¿Guardiola? ¿Quién es Guardiola? A nosotros no nos venga con esto ahora, que andamos muy entretenidos en fichar a media Europa (aunque no tenemos un euro) mientras se nos va pasando la resaca del esquilme al cual sometimos a los franceses, vendemos DVDs de la masacre como quien vende snuff movies y preparamos la independencia, todo por el mismo precio.

Mundo Deportivo reniega en menor medida del sempiterno gurú del falso buenismo blaugrana, pero tampoco penséis que pone su nombre en grande como responsable del fiasco europeo del City. Hay que buscarlo con lupa. Pero estar está, las cosas como son. En el rectángulo azul cielo inferior, junto a la palabra KO.

Sería ridículo negar que, por su parte, una mayoría del madridismo se alegra someramente del fracaso de Guardiola. El madridismo podría olvidar a Guardiola con alguna facilidad (su última ofensa fue su célebre sandez de "los atletas" después de que el madrid le endosara un apabullante 0-4 a su Bayern, y de eso hace ya algún tiempo), pero la pervivencia de su modelo en el Barça lo impide. Cuando hablamos de la pervivencia de su modelo en el Barça no nos referimos al dichoso tiki-taka, que un tipo tan prosaico y malencarado como Luis Enrique ha arrojado por el retrete junto con la colonia de Pep. Nos referimos a lo que sí sobrevive y que de modo tan vivaz se hizo notar en la remontada arbitral de Aytekin, a saber: Suárez fingiendo bochornosamente, Neymar agrediendo presa de la indignación porque el árbitro no se tragó un nuevo ejercicio de teatro, Mascherano cogiéndola con la mano y sacudiendo a voluntad dentro del área porque se sabe impune. Todo ello constituye el Evangelio de San Pep, que sus discípulos Piqué y Busquets, fundamentalmente, han contado a las generaciones de nuevos jugadores culés para que la obra del miccionaesencias se perpetúe.

Lo más bonito y destacado de Mundo Deportivo, empero, no tiene que ver con un técnico catalán sino con uno salmantino, casi como si se tratase de un eco de la vieja polémica de los archivos. Dice Del Bosque que se entusiasmó con la remontada, y a nosotros se nos ocurre que le sucede un poco como a José Luis López Vázquez en aquella película de Jaime de Armiñán: se cree que es un señor con bigote pero en realidad es otra cosa.

Qué es o deja de ser quien anega en entusiasmo lo que debería ser preocupación por la labor arbitral más sospechosa del fútbol internacional desde 1961 es definición que os dejamos a vosotros mientras (tras eximiros de la prensa madrileña, que viene aburridísima) os deseamos un feliz jueves.