Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis del equipo
Casemiro, Modric, Kroos: viabilidad actual

Casemiro, Modric, Kroos: viabilidad actual

Escrito por: Rafa Peinado18 marzo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Modric como interior derecho, Casemiro como pivote y Kroos en el interior izquierdo han formado el centro del campo del Real Madrid durante una de las épocas más laureadas de su historia. Con ellos al mando, el club blanco ha ganado tres Champions seguidas, una Liga y muchos otros títulos tanto nacionales como internacionales. Sin embargo, la idoneidad y complementariedad de este trivote empieza a ponerse en duda por diversos motivos, tanto en el corto como en el medio plazo.

En este sentido, la salida de Cristiano Ronaldo no solo ha supuesto un mazazo para una delantera que, sin él, ha perdido muchísimo gol, sino que también lo ha supuesto para la línea media. La complementariedad de la CKM con Ronaldo era total, tanto como la del luso con Karim Benzema. En resumidas cuentas, podemos decir que ellos jugaban y hacían jugar y que Cristiano marcaba. Que ellos acercaban a su equipo al gol y el portugués definía. Y que, sin esa figura goleadora, el rendimiento de todos ha bajado muchísimo, poniéndose incluso en duda el estatus como jugador referencia de cada uno de ellos.

Esto se ha repetido tanto con Lopetegui como, sobre todo, con Solari. Especialmente mal han estado tanto Casemiro como Toni Kroos, superados en las 4 subfases del juego y sin llegar a aportar soluciones a un equipo muy necesitado. El caso de Modric es distinto. Aunque empezó muy mal la temporada (resacoso tras un excelso Mundial), el croata ha intentado tirar del carro en las últimas semanas, donde el equipo se ha jugado su porvenir en las tres competiciones, rindiendo a un nivel aceptable. Este trivote, con especial mención para Toni y Luka, ha pasado de ser casi inexpugnable cuando le presionaban (era muy difícil robarle el balón al Madrid cuando este iniciaba desde atrás) a todo lo contrario: presionar arriba suponía un chollo para los rivales. El problema en esta faceta se ha agigantado con Solari en el banquillo, pues el argentino no diseñó ningún tipo de mecanismo que hiciera que Casemiro no restara (eso ya es positivo) en salida de balón y que Kroos y Modric fueran los amos y señores del cuero. Tan solo se ha vislumbrado una ligera modificación de los espacios a ocupar por cada uno, adelantando ligeramente la posición de Modric para colocarle por encima de Toni y Case, que actuaban más en paralelo.

Con respecto a la transición defensiva, donde Casemiro ha sido absolutamente clave en los últimos años, mostrándose como un auténtico coloso, también ha empeorado considerablemente, y de ella no ha escapado ninguno de los tres protagonistas. Kroos pareció ir siempre andando, quedando lejísimos del balón en todo momento, Casemiro no ha sido en ningún momento un sostén para el equipo y a Modric le han fallado tanto las fuerzas como el equipo. Así, el nivel individual de cada uno ha sido bajo, pero también influenciado por un equipo muy vertical que perdía la pelota muy rápido y con el equipo muy separado, no pudiendo acompañar la jugada casi nunca, solo cuando, de inicio, Solari plantaba a sus hombres arriba para apretar la salida rival.

En lo referente al ataque organizado, uno de los aspectos en los que Kroos y Modric más podrían brillar, tampoco los hemos visto a buen nivel. En parte por su baja forma y, sobre todo, porque ni la pizarra ni sus compañeros les han ayudado. Aquí Solari no aportó nada desde la pizarra y, sin embargo, sí restó con sus decisiones. Bale y Lucas como extremos a pie natural fue una de las medidas tomadas por el técnico argentino, hecho que otorgó al equipo de una mayor verticalidad y amplitud, restando juego interior y calma, lugar en el que Toni y Luka pueden imponerse y dominar.

 

¿Qué necesitan Kroos, Modric y Casemiro para poder seguir dominando Europa?

Hablamos de 3 de los mejores centrocampistas del mundo y del último lustro que, en la presente temporada, han rendido como unos cualquiera. El equipo no ha ayudado, claro, pero tampoco ellos a este. Salvo Modric, que además cuenta ya con 34 primaveras, ni Toni ni Case parecen poder sobreponerse a problemas colectivos como los acontecidos en esta temporada, tirando del carro y echándose el equipo a la espalda, como sí es capaz de hacer Luka. Es aquí donde aparece la primera solución para que puedan rendir, de nuevo, a la altura de su calidad: que el colectivo funcione. Para ello se necesita un entrenador con talento en la pizarra que traslade al césped un contexto, unos mecanismos que hagan que Kroos vuelva a ser un referente en la salida de balón y en el ataque organizado, y que Casemiro, primero, no reste en esas facetas y, luego sí, sea un jugador absolutamente dominante en la transición defensa-ataque. No es Zidane el mejor entrenador creando sistemas y movimientos, pero sí ha demostrado tener cierta cintura táctica. Sin ir más lejos, el propio Zinedine diseñó una salida de balón en la que Kroos se colocaba abierto en el costado izquierdo, formando un triángulo con Ramos y Marcelo que imposibilitó que los rivales pudieran robar arriba.

 

Además de la pizarra, otro de los aspectos que necesitan Modric, Kroos y Casemiro para no restar al conjunto, es una delantera con mucho gol. Ellos no son centrocampistas de llegada por lo que sus cuotas goleadoras son muy bajas. Para compensar esto necesitan que los atacantes sí se suban al carro de los goles. Así, con Cristiano Ronaldo no se han echado de menos los goles de la medular y sin él sí. Parece evidente y asegurado que el club buscará uno o dos atacantes con más gol que los actuales, y si eso sucede, la CKM estará más cerca de poder seguir mandando a su manera: con pocos goles, pero con mucho fútbol.

 

¿Qué necesita el Madrid de su medio campo sin un goleador arriba como Cristiano Ronaldo?

El Madrid 18/19 ha sufrido enormes problemas de juego, y también de gol. No sabemos si en lo primero ha influido lo segundo, pues en el fútbol lo anímico es igual de importante que el físico, por ejemplo. Marcar poco merma tu confianza y te hace dudar en la idea de juego, y quizás por ello el Madrid, sobre todo de Lopetegui, fue empeorando poco a poco su nivel colectivo. El caso es que al club blanco le ha faltado muchísimo gol. Todas las miradas apuntan a los delanteros, como puede ser lógico, y es que solo Benzema ha alcanzado cifras de goles decentes. Bale, Lucas, Asensio, Mariano o Vinicius no han llegado, ni entre todos juntos, a las cifras que promediaba Cristiano Ronaldo. Pero también hay que mirar a otras zonas del campo, sobre todo a la media. Aquí el problema no ha sido de rendimiento o pizarra, que también, si no sobre todo de las características de sus jugadores. Kroos y Modric han sido los interiores titulares en los últimos años y entre ambos no llegan, de media, a 5 goles por temporada. Isco ha alternado la posición de interior con la de banda y la media punta, y aunque se acerca a la decena en algunas temporadas, su media está lejos de esos guarismos. Casemiro por su parte sí ha sumado 4-5 goles por temporada, que para ser el medio más atrasado y posicional no está mal.

 

En esta tesitura, una de las soluciones al problema del gol radica en cambiar alguna pieza del centro del campo. Ningún miembro de la CKM va a aportar una cifra de goles que palíe la escasez de los delanteros, por lo que parece que ahí el club tiene mucho margen de mejora, aunque casi todas esas piezas, que ahora se comentan, impliquen una modificación del modelo de juego. Se habla de jugadores como Pogba, Eriksen, James o Kanté, pero ¿resuelven ellos parte del problema del gol?

Pogba. El francés es un interior de ida y vuelta, que sumaría muchísima llegada, pero que es radicalmente opuesto a lo que ofrecen Modric o Kroos. Sin embargo, su media de goles en los últimos cinco años sí está muy por encima con 9 (entre Liga y Champions), rozando o incluso superando la decena entre todas las competiciones con asiduidad.

Kanté. Su rol como interior es más similar al de Pogba que al de Kroos o Modric aunque también puede jugar de mediocentro. Sin embargo, no llega ni a 10 goles en el último lustro.

Eriksen. Jugador más parecido a Modric que los anteriores, pero con más gol que todos ellos. Promedia, como Pogba, unos 9 goles por temporada entre Liga y Champions (o Europa League), sin embargo, entre todas las competiciones sí suele superar la docena de goles por temporada.

James. Más allá de si el Bayern se lo queda o de si Zidane le concede otra oportunidad, el colombiano supondría un plus en cuanto a goles. Puede jugar y ha jugado tanto de interior, como de mediapunta, como en banda, hecho que le permite jugar más cerca del área. Sea como fuere, el colombiano tiene mucho más gol que los centrocampistas que tiene ahora mismo el Real Madrid. Inolvidable (¿e irrepetible?) su primera temporada en el club, donde se fue hasta los 18 (y 17 asistencias). Tras esto, jugando menos minutos, eso sí, promedia unos 8 goles por temporada.

 

Otra de las posibles soluciones radica por un cambio de sistema, abriéndose un gran abanico de posibilidades:

4-3-1-2 con un 9 goleador: Sistema que ya funcionó con Zidane durante muchas semanas, pero con unas carencias que se acentúan sin la movilidad y pegada de Cristiano Ronaldo. Para dar validez a este sistema, el Madrid necesitaría que sus dos atacantes tuvieran mucho gol (en caso de optar por detrás de ellos por la CKM e Isco), verticalidad, movilidad y regate, aspectos todos ellos que no entran en las prestaciones de los cuatro centrocampistas nombrados. Aquí encaja a la perfección un imposible, Mbappe. Sin él, los posibles compañeros de Benzema (parece fijo para Zidane) como podrían ser Vinicius, Icardi, Jovic, Piatek… no parecen poder paliar los problemas de juego y gol del equipo.