Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
"Cardenal, te quiero"

"Cardenal, te quiero"

Escrito por: Jesús Bengoechea21 febrero, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hubo un momento en el que estuve a punto de decidir que todo lo publicado por OKDiario respecto a las presuntas presiones de Cardenal para forzar el no-voto de una vocal del TAD era pura invención. Hasta entonces, había querido creer muy fuertemente en OKDiario, y mi deseo de fe estaba basado en la necesidad de dar una explicación a una resolución absolutamente absurda del TAD, como varias veces ha sido explicado aquí. Absurda y con un envoltorio teñido de verborrea y acaso retranca bajo el que era imposible no leer entre líneas algo parecido a “Sé que tienes razón, Real Madrid, pero no quiero dártela y voy a dar muchas vueltas alrededor de esto para que no resulte evidente que no te la doy porque no quiero”. A resultas de este ejercicio de embellecimiento de esa realidad, el Madrid quedó definitivamente fuera de la Copa del Rey.

El momento en el que casi decidí que OKDiario se había lanzado a la piscina sucedió al día siguiente de la publicación de la bomba. En las 36 horas siguientes al primer capítulo de la misma, el resto de medios, como magistralmente contó aquí Pepe Kollins, guardaron un pasmoso silencio sobre esto. Hubo una excepción, que fue la que me situó en la duda: Isaac Fouto de la Cope, quien publicó un escueto (lo son por definición pero este sonaba especialmente lacónico) tuit diciendo que en el CSD le habían aclarado que las presiones a Carmen Valverde no habrían hecho falta pues el resultado de la votación había sido de unanimidad: 6-0. “¿De la votación del 11 o de la del 28 de diciembre””, pregunté a Fouto. “De ambas”, me respondió amablemente, como quien cierra el tema.

Y creí que estaba cerrado. Creí que estaba cerrado porque esta información desmentía lo dicho por OKDiario, según cuyo redactor en la votación del 11 de diciembre –la que negó la cautelar al Madrid- había sido la ausencia de Valverde  y el voto de calidad del presidente lo que había resuelto un voto que había terminado en un justísimo 4-3.

-Está bien- pensé.- Puede ser. OKDiario miente. No ha habido presiones por parte de Cardenal y la única razón por la que el TAD ha dado a luz una sentencia tan demencial es porque sus componentes saben tan poco de Derecho Administrativo que hasta ignoran la necesidad de una correcta notificación para la validez de una sanción administrativa, o la necesidad de prueba de la misma.

Durante las horas siguientes, no obstante, seguía dándoles vueltas. Quería olvidarme del tema, quería de corazón resolver que hablamos de un flagrante error pero no de una prevaricación. No obstante, tres ideas bullían en mi interior impidiéndome alcanzar la paz.

  1. El que OKDiario hubiera errado al asegurar que el resultado de la primera votación fue de 4-3 (y no de 6-0 como aclaró el CSD) no invalidaba necesariamente la posibilidad de que de hecho hubieran existido presiones para dar con el Madrid fuera de la Copa.
  2. ¿Qué clase de desmentido es un desmentido en el que se viene a decir “No nos habrían hecho falta las presiones” (6-0 y no 4-3) en lugar de decir simplemente “No hubo presiones”? Sólo 36 horas después Cardenal en persona optaría por un desmentido del segundo tipo. Fue en El Larguero, mucho después de que yo me consumiera en estas dudas.
  3. Si existieron de hecho presiones sobre Carmen Valverde, ¿no bastaría con el conocimiento de las mismas por parte de sus compañeros en el organismo de justicia deportiva para provocar la engañosa unanimidad del 6-0? Si sabes que te la juegas votando a favor del Madrid porque así se lo han comunicado a tu compañera, ¿quién tiene los arrestos de perseverar en esa intención de voto? Quizá OKDiario estaba bien informado (y es lo que debió decir) en el sentido de que la votación del 11 de diciembre iba encaminada a un 3-3 que habría tenido que resolver el voto de calidad del presidente del TAD, pero ese hipotético empate quedó en agua de borrajas al conocerse internamente las presiones a Valverde, lo que produjo un vuelco propiciado por el amedrentamiento practicado sobre la compañera. No digo ahora que esto fuese exactamente lo que sucedió. Digo que no descartaba en aquellas horas el pensar así. Pero lo cierto es que hoy, días después, sigo considerando muy difícil no creer que esto es exactamente lo que pasó, y si lo sigo considerando muy difícil es por lo que voy a contar a continuación.

He establecido contacto indirecto con Carmen Valverde, a través de una persona de nuestra mutua confianza. A través de esta comunicación indirecta (nos hemos transmitido mensajes a través de esta persona) Valverde me ha dicho en esencia dos cosas:

A.- No tiene interés en hablar sobre el tema para La Galerna.

B.- La presunta conversación telefónica publicada en la segunda entrega de su serial por OKDiario, es decir, la transcripción de la supuesta llamada de Cardenal, es “todo o casi todo mentira”.

Vayamos con A y con B.

Concluir a partir de A que las presiones existieron sería precipitado y hasta un punto mezquino. Como sabemos muy bien quienes tendemos a ignorar las mentiras que se publican sobre nosotros en las redes sociales, porque preferimos vivir tranquilos a andar continuamente desmintiendo infamias, el que alguien rehúse la oportunidad de desmentir algo no le da la razón a lo publicado. Ahora bien. Tan ruin sería obtener esa conclusión como inevitable resulta dejar trabajar al propio instinto. Asimismo, sería deshonesto no haceros partícipes de esta comunicación indirecta, así como del fruto del instinto en cuestión.

Si te pones en el lugar de Carmen Valverde, y al mismo tiempo en el supuesto de que no existieran las presiones, ¿qué puede impedirte el  salir a la palestra a negarlas taxativamente, dada la extrema gravedad de las mismas, gravedad encima que recae sobre una tercera persona? Sobre la pregunta que acabo de hacer tengo claras dos cosas (hoy estoy muy sistemático): que es pertinente y que es imposible sacudírsela de encima, como si fuera una mosca de verano.

Cuando hablo de negar las presiones, no me refiero solo a La Galerna, claro. Es completamente imposible que Carmen Valverde no haya recibido otros requerimientos que se traducían en la oportunidad de emitir una declaración solemne de exculpación de Cardenal. ¿Alguien puede creer que todos esos medios que han guardado silencio durante 36 horas no se han pirrado infructuosamente por un titular del tipo “Carmen Valverde: <<Es mentira lo publicado sobre Cardenal y sus presiones>>”? Habrían pagado por ese titular pero no lo han logrado aunque a buen seguro anduvieron detrás de él. ¿Por qué no lo han logrado? O mejor: ¿por qué Carmen Valverde no ha querido dárselo? Veo a mucha gente haciéndose la pregunta “¿Por qué Valverde no ha condenado a Cardenal?” cuando la pregunta correcta me parece que es “¿Por qué no le ha exculpado?”

cardenal

En cuanto a B, el lector pensará exactamente lo mismo que yo. Debería conducir a una cosa pero conduce justo a la contraria. ¿Qué significa eso de que “casi todo es mentira”? Carmen Valverde dice que en la siguiente conversación (transcribo lo que presuntamente transcribe a su vez OKDiario) casi todo es mentira:

– Hola, Mamen. Soy Miguel Cardenal.

– Hola, presidente.

– Mira, te llamo por un asunto. Sé que eres la ponente que tiene que exponer mañana el caso Cherysev.

– Sí. He estado estudiando la documentación y las resoluciones de los comités y llevo un tiempo trabajando en el caso.

– Mañana tienes que ausentarte de la reunión del TAD.

– ¿Cómo? No entiendo.

– Que mañana no puedes estar en la reunión del TAD. Es importante. Llama y di que estás enferma y que tienes que quedarte en casa. Otra persona en tu lugar hará de ponente del caso.

– Pero, ¿por qué no puedo asistir a la reunión?

– Mira, Carmen. La votación puede ser ajustada y no nos podemos permitir que el Real Madrid acabe readmitido en la Copa del Rey, porque el resto de clubes formarían un escándalo.

– Pero si administrativamente el Real Madrid tiene la razón, nuestro Tribunal está para aplicar el Derecho, no para pensar en las consecuencias que puede tener una resolución.

– No vamos a entrar ahora en una discusión jurídica, Carmen. Tú hazme caso y mañana te pones enferma y no acudes a la reunión.

 

Si casi todo esto es mentira, es que algo es verdad. La pregunta es inmediata: ¿qué (aparte quizá de “Hola, Mamen”) hay en esta conversación que no mueva al más absoluto escándalo y no denote clarísimamente un intento de prevaricación en toda regla? Quizá no fueron estos los términos exactos de la conversación. Pero, ¿qué otros términos para esta misma conversación serían permisibles? ¿No es la simple existencia de una conversación medianamente parecida a esta –aunque los términos reales fuesen quizá más sutiles- razón suficiente para concluir que el Madrid está fuera de la Copa del Rey por su propia torpeza, pero sobre todo porque se ha manipulado a un comité de justicia deportiva para que ese y no otro fuera el resultado de su deliberación?

Tan cierto es que no tengo pruebas de nada como que toda esta información, procesada por mi raciocinio y mi instinto (lo segundo es lo único en este mundo de lo que me precio), me dice que hay un 89% de posibilidades de que el Madrid esté fuera de la Copa del Rey merced a una prevaricación. Si me callara esto, que no es una certidumbre pero que se parece muchísimo a ella, no estaría cumpliendo con mi obligación como editor de esta publicación.

Me va a costar muchísimo trabajo (como madridista, sí, pero sobre todo como persona decente) reconocer –sea quien sea- al campeón de esta edición de la Copa del Rey. Tengo la íntima convicción de que debería ser impugnada y declarada desierta en su ganador, y albergo también la discreta esperanza de que algún día suceda exactamente eso.

La gracia gaditana se importa muy mal al nordeste de la península. Sugiero que por allí den por bien empleado el renunciar al componente lúdico del asunto en beneficio de la honestidad de la letra y sustituyan “Cheryshev” por “Cardenal” en la famosa melodía popularizada por Georgie Dann. “Cardenal, te quiero” encaja perfectamente en la métrica y la palabra “Cardenal” se parece mucho más a “carnaval”.

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

9 comentarios en: "Cardenal, te quiero"

  1. Uhmm.... sigo viéndolo todo demasiado traído por los pelos. Jurídicamente me parece cristalino, pero estas intrigas palaciegas y su publicidad precisamente en este momento, me parecen un capítulo de Juego de Tronos.

    Seguiremos esperando, mientras tanto, gracias.

  2. Muy interesante el artículo. Yo no me fío de nadie, ni de Inda. Espero cual buitre negro a que pase algo que se pueda probar. También confío mucho en el F.B.I. LOL

    Ahora bien, me juego UNA CENA a que es cierto todo este complot contra el RM, sólo hay que sumar a esta prevaricación el diferente rasero arbitral que este año es esplendoroso; no voy a decir lo del pato porque me parece una chorrada pero vendría como anillo al dedo. Nos quieren dóciles o muertos.

  3. Querido Jesús, creo que conoces mi opinión sobre todo esto. Me gusta tu argumentación, sólo que te falta un detalle que quizás sea la verdadera CLAVE.
    Carmen Valverde dice que el contenido publicado de la famosa conversación telefónica TODO o CASI TODO es mentira. Algo que si no hay grabación es indemostrable. Pero yo me pregunto inocentemente, IMPLÍCITAMENTE ESTÁ RECONOCIENDO QUE HUBO UNA CONVERSACIÓN SOBRE EL TEMA, ENTONCES ¿PARA QUÉ COÑO LA LLAMÓ CARDENAL?

  4. Yo sólo me pregunto una cosa, por qué Cardenal no ha demandado a OKDiario? le están acusando de prevaricación, algo lo suficientemente grave como para dejarlo pasar si es mentira.

  5. Sigo ahondando en el tema. Cardenal en el PUBLI-REPORTAJE que le hizo Jose Ramón De la Morena en El Larguero utilizó el argumento de que si hubiera querido cambiar el resultado de la votación la habría mandado votar en contra. Eso se lo he escuchado a mucha gente y, pareciendo lógico, en realidad no lo es. De nuevo me explico.
    Todo ello tiene que ver en cómo funciona nuestro pensamiento. Se basa en la forma en la que funciona un pelotón de fusilamiento. En él hay una bala de fogueo. Por qué?, fácil, para los verdugos queda la "excusa" de que su bala era la de fogueo y no han matado a nadie a sangre fría. Pues para personas que se creen honradas, decir a las claras "cambia tu voto" es muy duro. Básicamente es reconocerse corruptas. Lo más fácil es decir "no vengas", porque de esa manera se pone en juego "la bala de fogueo" y se pueden auto convencer de que siguen siendo honestas.

  6. De lo que te cuenten no creas nada y de lo que veas, la mitad. Así están la información y los medios hoy en día. Me creo cualquier cosa de Cardenal, pero también creo que Inda y Serrano venderían su alma al diablo por una portada que les diera aún más notoriedad. Que fuera cierta total, parcialmente o nada, es irrelevante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

💬 "Dentro está la historia, yo solo quiero protegerla y potenciarla".

Resulta imposible juzgar o valorar como bien se merece un trabajo así, querido @ferpulpillo.

https://t.co/XRfJgqyOVR

"El partido de ayer se decidió antes de saltar a la pista, en los vestuarios, en las charlas de los entrenadores o en el ánimo de los baloncestistas".

@jluisllorente desgrana lo ocurrido anoche en el WiZink Center.

https://t.co/3uJ4u1Lsvp

"¿Cómo se valora arquitectónicamente el nuevo diseño del estadio? Este es, sin duda, el punto más controvertido…”

https://t.co/GsgyZK3py1

¿Todavía no has leído la entrevista de @JesusBengoechea a McManaman? Ya te vale…

https://t.co/sbJuwuVdUG

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram