Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Bolas cuadradas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Bolas cuadradas

Escrito por: La Galerna25 agosto, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Nos pilla el sorteo de Champions quitándole la arena al bañador y desinflando manguitos. Será esta tarde y este verano han puesto tele en el chiringuito, así que no se nos ocurre un lugar mejor para ver la enésima edición de las bolas calientes de Florentino, caña y boquerones en vinagre mediante. Las portadas deportivas madrileñas ya se encargan de preparar el ánimo para el evento.

Marca Portada Sorteo 25.08.16Será en Mónaco, habrá cuatro bombos y, por si fuera poco pretexto para pedir otra caña, tres jugadores se disputarán el premio al mejor jugador del año en Europa. Dos de esos jugadores visten de blanco y son los vigentes campeones de Europa, pero no se engañen, uno es tan solo un goleador (y encima chulesco), y el otro es un correcaminos con protrusiones. Se ve que eso de las bolas calientes ya excede su inicial objetivo para anegarlo todo y arrimar todas las ascuas posibles a la sardina merengue (valga el trampantajo). Menos mal que en el medio del sándwich está Griezmann, uno de los soldados del Cholo, este sí, un jugador de fútbol-fútbol y no de fútbol-atletismo (aún no deporte olímpico que algunos ya llaman futbolismo) que, sin embargo, cuenta con nulas opciones de llevarse el premio. Florentino es implacable a la hora de calentar las bolas, de algunos más que de otros.

As Portada Sorteo 25.08.16Decimos que Griezmann está en el medio, entre Cristiano y Bale, pero eso es solo para Marca, ya que el diario As prefiere colocarlo en primer lugar, que para eso es el único del trío carente de mácula, o lo que es lo mismo, el único que no juega en el Madrid de las bolas de Florentino. Hablando del tema, echamos un ojo a los bombos del sorteo y ya andamos haciendo cábalas para obtener los beneficios de cada año, no vaya a ser que faltemos a la noble tradición de ganar Copas de Europa sin merecerlo, "de aquella manera", que diría -que ya ha dicho- Alfredo Relaño. Se piensan nuestros rivales que es fácil semejante tropelía, pero se equivocan. Y lo será aún menos este año, cuando ya perfeccionado el arte de las bolas calientes, proponemos a Florentino dar un paso más hacia el truco definitivo, el de las bolas cuadradas.

Todo serán efectivamente bolas en los respectivos bombos del sorteo menos los rivales del Madrid, cuyos nombres en sus respectivos papelitos vendrán encerrados en cubos perfectos que abrirá Herrerín con careta y que el poder telepático de Florentino (y la ingente cantidad de medios afines) hará creer que también son bolas. Tachán. Lo nunca visto. Gato por liebre y cuadrados por bolas. Aplausos para el Houdini de los sorteos, las autopistas colombianas y las llamadas a Gallardón.

Pero eso no es todo, querido Piqué. Como cuadratura del círculo (nunca mejor dicho) nos saltaremos el bombo 2, que ahí nos puede caer el Manchester City de los hermanos Gallagher o el AtléticoElFútbolLeDebeUnaChampions de Madrid, y pasaremos directamente a elegir los rivales que mejor nos lleven a la final de Cardiff. ¡Joder, pero si hasta en la sede de la final hemos metido baza, o hernia! Puede incluso, estimado Gerard, que incluso nos toque algún equipo que ni siquiera está en el sorteo, que no juega la Champions, o más difícil todavía, puede que nos toque uno que horas más tarde no nos haya tocado. Estas medidas serán usadas tan solo en caso de necesidad extrema, pero debemos tenerlas en cuenta, porque ya nos dirás, amic, cómo vamos a ir, por ejemplo, en pleno mes de enero a Copenhague o a Kiev. El campeón de Europa se merece un respeto, y dentro de ese respeto que se merece el que no merece ser campeón de Europa está el pasar el menor frío posible, y más si hablamos de bolas calientes, ahora ya también cuadradas. Así que no te asustes, estimat, si en esas posibles circunstancias de frío, viaje largo o riesgo de derrota nos sacamos de la manga un equipo que nos venga mejor, uno de la segunda división checa, por ejemplo, o unos cuartos de final con el Esport Club Granollers, por poner un caso ya tal vez demasiado audaz.

Todo sea por seguir no mereciendo Copas de Europa a fuerza de ganarlas, requisito imprescindible justamente para que puedas seguir diciendo sin atreverte a decirlo, querido amic, que no las merecemos. Te escuchamos, te leemos como quien oye llover, como quien, oyendo llover, sonríe, canta y baila.

I'm singing in the rain, just singing in the rain, what a glorious feeling...