Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Benzema y el pragmatismo

Benzema y el pragmatismo

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon7 noviembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Se busca delantero centro que asegure una cifra mínima de treinta y cinco goles, que no dude en disparar a puerta a la mayor brevedad, pero que sepa convivir con Cristiano Ronaldo asistiéndole o, en su defecto, habilitándole los espacios necesarios para que el portugués brille y vuelva a firmar una temporada admirable. Razón: afición del Real Madrid.

Desde su llegada en 2009, Benzema ha vivido en un permanente juicio en el que el mismo francés muchas veces ha ejercido de fiscal acusador. Karim no se ayuda nada a sí mismo con esa gestualidad que parece evocar a un adolescente conectado a sus cascos de música, ajeno al mundo que le rodea. Cuando Benzema falla una ocasión clamorosa y el mundo madridista grita, él parece incapaz de disimular la aceptación de que el fútbol no deja de ser un juego de errores continuos, que contiene algunos aciertos que decantan la balanza. No pone cara de esfuerzo ni se rasga la camiseta, tampoco persigue balones imposibles en busca de un aplauso fácil tan frecuente en actos populistas desprovistos de toda utilidad.

Por eso, a Karim no le salvan ni sus admirables registros goleadores (0,48 goles por partido). Ostentar una mejor media goleadora que Raúl y Santillana debería brindarle la etiqueta de jugador con gol, pero pesan para muchos más sus errores y el hecho de convivir con un monstruo que ha pulverizado todos los registros goleadores de la historia del club.

Con Benzema uno puede quedarse en su pobre estado de forma actual, con su falta de gol coyuntural cuando más lo necesita el equipo ahora que Cristiano no acierta en liga, o con el aparente mimo con el que le trata el club. Incluso, los que somos muy de Benzema, podremos aceptar que al genio francés le debería beneficiar sentir más competencia en su puesto -un Morata de turno era un lujo asiático-, pues a los genios les conviene la exigencia para no dejar dormitar sus talentos. Pero incluso aquellos a los que el francés no les entra por el ojo tendrán que aceptar que Benzema ha sido titular indiscutible en el equipo que ha encadenado un ciclo histórico en la Champions, competición en la que el de Lyon ha dado lo mejor de sí mismo convirtiéndose en uno de los mayores artilleros de la historia. Curioso para un jugador sin gol, pero que en su carrera ha metido muchos más 1-0 que goles que cierren una goleada.

en su carrera ha metido muchos más 1-0 que goles que cierren una goleada.

Se suele decir que Karim juega con el dorsal equivocado, que no sería tan criticado con el diez a la espalda. Puede que sea verdad. También se asegura que el francés suele gustar más a aquellos aficionados con mayores pretensiones estéticas en el juego. El francés no deja de formar parte de esa cuota de clase que todo gran equipo debe tener para ser recordado tanto por el qué como por el cómo. No obstante, esta polarización entre estética y pragmatismo no deja de ser una trampa en contra de Karim, puesto que parece desproveerle de la parte enormemente práctica de su juego. Cuando Benzema está bien, el Madrid ataca mejor y más alto. La particulares cualidades del nueve permiten a su equipo instalarse más arriba y de forma más ordenada. En eso es parecido a Marcelo, otro caso singular. Su capacidad asociativa y lectura de espacios son un equilibrio dentro del desequilibrio implícito de un equipo repleto de jugadores tan talentosos como anárquicos, una suerte de ying-yang.

Lo dicho: se busca delantero centro que se hinche a meter goles en el Madrid y siga haciendo feliz al jugador que está a punto de conquistar su quinto Balón de Oro, pero antes de contratarlo y vender al francés pregunten a Cristiano Ronaldo. Quizá él no esté muy de acuerdo.

Ramón Álvarez de Mon
Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

19 comentarios en: Benzema y el pragmatismo

  1. Máximos goleadores en Champions. Es decir una media verdad. Ha metido 39 con el Madrid, que es lo que nos interesa. 39 goles en 9 años. 13 goles en eliminatorias en 41 partidos (0.32gpp, el peor promedio entre los 15 max. goleadores en esas fases). Y de esos, solo 2 en semifinales o finales (en los que el Madrid ha logrado meter 26). Por no hablar de comparar el futbol de hace 10-20 años con el de ahora, comparar temporadas de 80 goles con años de 160-170 como el pasado.

    Todos comprendemos y asimilamos que Karim es un 10. Lo que no se dice es que un 10 debe ayudar en defensa, como hacía James o hace Isco. De