Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Aytekin, baby, please come home

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Aytekin, baby, please come home

Escrito por: La Galerna20 abril, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Nos hemos acostumbrado a que el Barça llegue a Cuartos de Final de la Champions y ya no valoramos el logro que ello supone. Lleva el equipo de Luis Enrique dos años consecutivos plantándose gallardamente en la antesala de las semifinales de la competición y nos tiene mal acostumbrados. Hay quien le exige que llegue a semifinales, a la final, y aun que gane la Final, como si alguien hubiese antes dicho que es el mejor equipo de la Historia. Como si alguien hubiese antes dicho que la MSN es la mejor delantera del planeta tierra. Como si alguien hubiese dicho alguna vez que fuesen infalibles.

Como si alguien hubiese antes dicho que fuese posible meterle cuatro a la Juve tras el pequeño tropiezo de la ida. Como si alguien hubiese dicho antes que se hiciesen milagros en el Nou Camp. 

No. Los milagros, como el Cielo en la película de Warren Beatty, pueden esperar. O tal vez es tan solo que los milagros que se estilan en el susodicho estadio solo se llevan a efecto por mediación de agentes celestiales otrora vestidos de negro, quizá por disimular su adscripción divina. Aytekin, baby, please, come home.

No. Nadie dijo que fuese a haber remontada ni que en el Camp Nou se hagan milagros. Dos años seguidos haciendo todo el camino hasta Cuartos, con dos pelendengues por año, es algo que debería valorarse en su justa medida, y desde La Galerna hacemos votos para que se ponga en perspectiva la magnitud del logro. Menos mal que la prensa afín al club, a diferencia de tantos otros ingratos, valora como es debido esta gesta y habla de "orgullo" y además por partida doble.

Digan ustedes que sí. Orgullo. Orgullo y adiós, adiós y orgullo. Tanto monta, monta tanto. El orden de los factores no altera el producto y donde haya adiós que no falte el orgullo. Pride, in the name of love y del adiós. Orgullo sin prejuicio alguno, no vaya a venir Jane Austen a fastidiarnos ahora que encima tenemos que ir al Bernabéu con el imperativo inexcusable de ganar. Menos janeaustens y más aytekins. Menos mal que en el campeonato doméstico proliferan los aytekins hormonados y arminiados que a buen seguro vendrán en nuestro auxilio el domingo. Entretanto, adiós y orgullo, orgullo y adiós.

Adiós y orgullo,

orgullo y adiós.

Con esa iteración se podría hacer un rap estilo Jay Z que Neymar jr. pueda bailar en sus fiestas ahora que tiene tantas razones para enjugar sus lágrimas. Pero en realidad no las tiene porque tiene que estar orgulloso. No llores como ninguna mujer lo que no supiste defender 57 millones de veces como hombre, noble hijo de Neymar senior. Son ya dos años consecutivos llegando a Cuartos de Final de la mismísima Champions League. Alza el mentón, pues, rey de las cabriolas, y mira al futuro porque se avecinan nuevos tiempos para tu corazón. El domingo, sin ir más lejos, tienes una oportunidad para... Ay, perdón. Tú no.

Adiós y orgullo,

orgullo y adiós.

Me lo cantas tú,

te lo canto yo.

Otra vez en Cuartos,

baby, no.

Aytekin, please,

baby, please, come home.

Le estamos dando el trabajo hecho a Jay Z (y casi a Aytekin) y tampoco es eso. Que se esfuercen como se ha esforzado el Barça para plantarse en Cuartos de nada menos que la mismísima Champions League dos años seguidos. Aznar ha llamado al Caudillo y el Caudillo a Kevin Roldán para que los dos periódicos probarcelonistas titulen igual. Florentino sigue manejando siniestramente los hilos para que cunda la armonía (y el orgullo, sí, el orgullo) en la ciudad otrora llamada condal. Es para estar orgullosos, digan que sí y díganlo muchas veces. Tan orgullosos tienen que estar que verdaderamente casi no haría ni falta que siguieran soltando podredumbre sobre la clasificación del Madrid ante el Bayern, en letra pequeña pero no tan pequeña. Si tan orgullosos están, ¿a qué viene fijarse en las menudencias del prójimo?

Orgullo por encima de todo, amigos. Aún les quedan utilleros sin imputar y algún que otro futbolista ya imputado pero aún no condenado por alguna de sus causas pendientes, así que orgullo. Insultan ustedes al Real Madrid y a su palco y solo tienen un margen de error del 3%, así que orgullo. Están empezando a tomar carrerilla en eso de llegar cada año a Cuartos de Final (nada menos) de la todopoderosa Champions League, de manera que orgullo. Orgullo por encima de todo. sin olvidar lo otro, claro. Sin olvidar el adiós.

"Cuatro bolas y un funeral", titula ingeniosamente Marca, anticipando la principal ausencia en el sorteo de mañana. Hugh Grant también salía en la película "Orgullo y prejuicio",  basada en la novela de Jane Austen, que nosotros preferiríamos titular "Orgullo y adiós". Gallardón ha llamado a Fraga que a su vez ha llamado a Jane Austen para que le camb