Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Asensio y lo insostenible

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Asensio y lo insostenible

Escrito por: La Galerna17 febrero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos. Asensio tuvo una espléndida actuación ante el PSG. Buenas noticias para el Real Madrid, pensará algún ingenuo de los que es posible que aún queden. Que el Señor, en su suprema bondad, le conserve esas benditas dosis de inocencia al tiempo que le proteja de las acechanzas de los que, más cínicos o navegados, ya sepan de qué va el negocio.

Uno de los que indudablemente saben de qué va, por no decir que lo inventó él, es Alfredo Relaño. No recuerdo si alguna vez os hemos hablado de él. Se trata de un periodista de dilatada experiencia e indudable oficio cuya obsesión es evitar que quede un solo pipero fuera del alcance de su influencia. Escribe sobre todo para madridistas (es posible que él mismo lo sea, del modo en que era católico Monseñor Lefebvre pero madridista al fin), a los que permanentemente sermonea a cuenta del señorío y la españolidad del club de sus amores.

Según algunas escuelas de pensamiento, lo del señorío y la españolidad no es algo, en cambio, que inventara él. O tal vez sí. Es difícil decir qué fue antes. Lo del huevo o la gallina es extrapolable a Relaño y el piperismo. ¿El piperismo exige un Madrid lleno de españoles y Relaño aprovecha ese caldo de cultivo para echar sus redes, o es Relaño el que les inocula esas ideas, trasnochadas y cuasixenófobas, desde el principio del proceso? Ya nadie lo sabe a ciencia cierta. Parece documentado que el chauvinismo y la paletez precedieron al director de la Ouija, pero al haber estado éste en la escena desde básicamente siempre se ha extendido la percepción, quizá no del todo errada, de que fue él quien fundó dichos conceptos entre croqueta y croqueta del palco de Florentino, antes (claro) de que dicho palco se convirtiera en el contubernio de los illuminati.

Hoy es Asensio, pero podría ser cualquier otro jugador del Madrid mientras fuera español y joven. Lo que no cambia nunca son los términos, siempre taxativos, siempre imperativos, siempre diseñados con la cizaña como fin. Asensio, sí, jugó quince minutos estratosféricos ante el PSG después de haber decepcionado durante buena parte de la temporada. Y los términos no son "Asensio vuelve a la excelencia". No son "Quizá, ahora que parece estar en forma y dada su gran calidad, merezca la titularidad". No. Los términos son "Asensio: suplencia insostenible".

En lo que llevamos de temporada, el Madrid ha jugado partidos buenos y malos con Asensio, quien a su vez ha jugado a veces bien y a veces mal. Exactamente igual que la práctica totalidad de sus compañeros. Pero su situación es "insostenible" por su brillantez ante los franceses actuando de revulsivo. Ese podría haber sido otro titular: "Asensio, el mejor revulsivo".

Pero no. Insostenible.

Insostenible, amigos. Sea Zidane conducido sin piedad al cuarto de pensar si osa dejar a este excelente jugador (joven y español por más señas) en el banquillo una sola vez más. Qué diantre sabrá Zidane, que casi no ha ganado nada con el Madrid, lo que conviene al chico. Relaño es el único que, hablando en nombre del piperismo (o el piperismo en el suyo), puede dictaminar si su suplencia es sostenible o insostenible. La marmota ha asomado la cabecita y ha visto su sombra: INSOSTENIBLE es el claro veredicto. Insostenible como los dones que recogen algunos sostenes. "Por ser tan grandes sus dones no caben en su sutién", cantaban Les Luthiers, refiriéndose tal vez a los dones de Asensio, que no caben ni un minuto más en el banquillo porque lo dice la Ouija.  Insostenible como el desarrollo que no respeta el medio ambiente, y quien dices medio ambiente dice medio centro, interior derecho o (como es el caso) interior izquierdo. Ya nos dirá Relaño cuál es el medio y cuál es el fin, aunque a lo mejor nos aventuramos a lanzar una hipótesis: el medio es dar por el bullate y el fin es controlar el Madrid.

Lo llevan claro.

Tampoco sé si os hemos hablado alguna vez del Marca, a veces Hernia Chronicle, a veces no.

Hoy por ejemplo no. Hoy nos regala una portada en la cual, dando atinada voz al madridismo, hace notar a Emery y el PSG que nos damos cuenta de sus manejos, que sabemos que sus declaraciones en relación al arbitraje del partido de ida (y en relación a lo que esperan para el de vuelta) son una burda maniobra psicológica para incidir en dicho arbitraje. Intachable primera plana.

Ahora bien. Marca tiende a intentar compensarnos con buenas primeras planas por los contenidos con frecuencia infumables de sus ediciones impresa o (no digamos) online. Igual que nos damos cuenta de las artimañas de Emery nos damos cuenta de ésta. Ayer mismo publicaron un artículo, firmado por un Brotóns que ni siquiera es Brotóns, donde se argumentaba (?) un presunto robo del Madrid al PSG en el partido del miércoles. A nuestro juicio, el colegiado solo nos benefició claramente al no señalar fuera de juego en el pase que precede al penalti sobre Kroos, pero Brotóns amplía el repertorio hasta llegar a mentir descaradamente hablando de una falta de Cristiano previa al segundo gol. Algunas jugadas son debatibles y otras no. Contar que fue falta de Cristiano es como contar que Keylor hizo un tiro a puerta o que Chendo disputó unos minutos. Marca, ¿por qué públicas falsedades?

Os dejamos las portadas catalanas porque querréis verlas. Y si no queréis os fastidiáis.

Pasad un sábado insosteniblemente divertido.