Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
3-2: Sergio Ramos es el escudo

3-2: Sergio Ramos es el escudo

Escrito por: Quillo Barrios10 diciembre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Sergio Ramos es, en sí mismo, el resumen perfecto del Real Madrid. Para lo bueno y para lo malo, pero sobre todo para lo bueno, especialmente en los últimos tiempos. Ante el Deportivo de La Coruña lo volvió a demostrar. Se durmió en varias acciones y le faltó acierto en otras, pero recordó que los partidos van más allá del minuto noventa y llevó el éxtasis a un estadio que se puso demasiado nervioso con un equipo que no le falla desde el mes de abril. Sergio Ramos es el escudo, la forma de vida del club más importante del planeta. Soportó con inquebrantable carácter los silbidos de un sector del Bernabéu tras el 1-2 y los convirtió en gritos y aplausos con un gol que, bien visto, puede valer media Liga.

El tanto de Sergio Ramos escondió muchas carencias -Zidane arriesgó innecesariamente con la convocatoria, Danilo tuvo un mal día y Casemiro cometió un error grosero con el partido controlado-, pero también le mostró al mundo, una vez más, la grandeza de un Real Madrid al que muchos quieren colocarle una flor cuando habría que levantarle un monumento. Puede ser casualidad resolver una o dos veces en el descuento, pero si lo haces a menudo es simplemente porque eres el mejor, porque tu historia se basa en imposibles que transformas en posibles. Lo que otros no consiguen, tú lo tienes por habitual. Eso es el Real Madrid. Ese es Sergio Ramos. Ahí está el escudo.

                                                                                                                                                     Foto: ABC

Al término del partido, Zidane hizo hincapié en el trabajo de sus jugadores, en el partido realizado por los chicos durante los casi cien minutos que duró. Lo hizo en un tono que mezclaba molestia y reivindicación porque ante el Deportivo, por primera vez, el francés tuvo que girarse, mirar a los ojos a la afición y pedirle que animase y dejase de pitar. No fue un desafío, simplemente fue el arrebato de un entrenador que, al igual que muchos, no entiende que se castigue a un equipo que lleva 35 partidos sin hincar la rodilla. Puedes cabrearte, pero nunca dar la espalda. Por suerte, el Bernabéu reaccionó a tiempo y se sumó al arreón final convirtiendo aquello en una caldera que pocos rivales pueden aguantar.

¿Por qué tuvo el Real Madrid que apelar a la épica? Porque el Deportivo vino a competir y compitió. No sólo no acusó el portentoso gol inicial de Álvaro Morata, sino que llegó a remontarlo y poner el 1-2 con la colaboración inesperada del propio conjunto blanco. El Madrid, que acariciaba la victoria con tranquilidad, notó que, por errores propios, tocaba lanzarse con todo en busca de un triunfo que alargase una sonrisa que parece eterna. El hombro de Mariano apareció y el escudo de Sergio Ramos bajó el telón.

Uno imagina al antimadridismo apagando la televisión en el minuto 94 con amargura y no puede hacer otra cosa que sonreír. Uno imagina al madridismo celebrando una nueva victoria y no puede hacer otra cosa que sentirse orgulloso. Uno imagina la cara de cierto colaborador de radio tras una semana en la que fue del Bayern Munich y del Deportivo y no puede hacer otra cosa que guiñarle el ojo al karma. Lo que uno no imagina es que ser del Real Madrid es maravilloso. No lo imagina porque ya es consciente de ello.

LAS NOTAS

Keylor Navas (6): Encajó dos, pero estuvo a buen nivel.

Danilo (4): No estuvo bien.

Pepe (5'5): Se descentró en la segunda mitad.

Sergio Ramos (8): Falló en varias ocasiones, pero volvió a citarse con la historia.

Nacho (6): Voluntarioso e incansable.

Casemiro (4): Su error en el 1-1 es imperdonable.

Toni Kroos (5'5): Uno de sus partidos más grises.

Isco (7'5): Volvió a firmar un gran encuentro.

James (6): Participativo y con actitud.

Asensio (5): Puede y debe ofrecer más.

Morata (6'5): Marcó un gran gol tras una primera parte gris.

Lucas Vázquez (6'5): Agitó al Real Madrid.

Mariano (7): Entró, se vació y marcó.

Marcelo (sc).

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

22 comentarios en: 3-2: Sergio Ramos es el escudo