Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
1-6: Enfunden los cuchillos

1-6: Enfunden los cuchillos

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon15 octubre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La consigna de Zidane antes del partido era clara: por encima de todo el equipo debía recuperar la intensidad y que ésta presidiera el partido blanco desde el primer minuto. Con los cuchillos mediáticos bien afilados esperando el cuarto tropiezo seguido en Liga, al equipo le tocaba demostrar que a Zidane no se le toca.

Uno que trata de analizar los partidos desde el punto de vista táctico debe reconocer que este análisis a veces pierde cierto peso cuando un equipo con la calidad del Madrid se entrega a tope. En esas circunstancias, difícilmente la mayoría de equipos pueden ser rival.

Con eso claro, lo primero que puso sobre el tapete el Madrid fue la presión adelantada olvidada desde el partido en San Sebastián. Esa presión muy pronto le dio el control del balón y de la situación en el campo. En una de esas primeras embestidas Ronaldo provocó una falta lateral, Toni-asistencias-hasta-2022-Kroos la puso como acostumbra y Varane remató meritoriamente ante la presencia de dos compañeros que estaban prestos para hacer lo propio.

Habían pasado cuatro minutos y lo mejor que se puede decir es que el Madrid siguió jugando como si la cosa siguiera empatada. La presión coordinada seguía siendo el punto de partida y a partir de la recuperación del balón el Madrid buscaba con ahínco la portería contraria. A los diez minutos Ronaldo y Bale ya podían haber sentenciado el partido, pero la pegada no se hizo presente.

Kroos dirigía la orquesta, Kovacic hacía muy bien su labor de enlace, Isco combinaba con Marcelo y la BBC tenía el colmillo afilado y sangre entre los dientes.

Así las cosas, el segundo llegó tras un robo de Kroos que dividió con su conducción a la defensa y eligió a Benzema; éste tenía la opción standard, que era buscar el palo largo, y eso parecía estar haciendo hasta que el giro de tobillo engañó a Adán, que vio cómo el balón entraba por el palo corto. Benzema es esa cuota de arte que todo gran equipo se debe poder permitir. Lógicamente ese arte sólo se hace presente cuando el francés está en buena forma. Parece en el camino correcto para conseguirlo.

karim-benzema-gol-real-madrid-betis

El tercer gol sería de lo más atípico si no fuera Marcelo su autor. El brasileño se vuelve indetectable para las defensas rivales ya que, cuando el resto de laterales van por fuera, él camina hacia dentro. Cierto que fue en fuera de juego, pero ello no acalla su importancia en el equipo.

En todo gran partido del Madrid no puede faltar un gran contraataque. ¿Se acuerdan del gran Madrid de Mou? Córner en contra igual a gol a favor. Tras el rechace orientado de Kovacic, Pepe condujo por el centro para volver a habilitar a Kovacic, que encontró a su izquierda a Benzema; el francés buscó a Ronaldo, que puso el balón a placer a su amigo Pepe, que consciente de lo atípico de la situación, escogió a Isco como ejecutor final de la obra de arte.

En definitiva, el Madrid había completado la mejor primera parte de la temporada y no había precisado milagros de Bale o Ronaldo para hacerlo. Una actuación coral y solidaria en la que todos lucieron en mayor o menor medida.

Las segundas partes de este tipo de partidos suelen ser difíciles de jugar. Por ello no sorprendió la empanada con la que salió el Madrid.  Herido en su orgullo, el Betis apretó los dientes, disfrutó algo del balón y encontró el gol de Cejudo que acortaba el resultado, pero no inquietaba el dos en la quiniela. De hecho, el gol encajado surtió un efecto positivo en el Madrid, que no quería irse con malas sensaciones de Heliópolis. Fue en una jugada rápida en la que el rechace llegó a a Isco, que cuando se encuentra en el vértice izquierdo del área y tiene tiempo la coloca en la escuadra. Aquel golazo era la rúbrica a un gran partido del malagueño. Quizá los goles acallen durante un tiempo los rumores sobre su salida.

Llegaron los cambios, pero a ver quién tenía arrestos de quitar a un Ronaldo sediento de goles. La "tortura" cesó en el setenta y ocho, momento en el cual una pared de Morata puso a Ronaldo enfrente de Adán y no volvió a perdonar como en sus anteriores ocasiones.

El partido fue muriendo y ya sólo dejó las ganas de unos suplentes deseosos de unirse a la fiesta.

ASÍ JUGARON

Keylor: 6. Partido sin demasiada exigencia.

Carvajal: 6,5. El juego se desarrolló más por la banda de Marcelo, pero estuvo bien.

Varane: 7. Gol y buen partido.

Pepe: 7. Gran asistencia de gol y seguro atrás.

Marcelo: 8. Marca la diferencia. Es el mediapunta del equipo.

Kroos: 8. Enorme partido.

Kovacic: 7,5. Actuación muy convincente.

Isco: 9. Poco más se le puede pedir. Así, sí.

Ronaldo: 7,5. Hiperactivo, LO que en su caso es positivo.

Bale: 7. Muy bien en la primera parte.

Benzema: 8. Clase a raudales.

Lucas, Asensio y Morata: 6,5. Aportaron ganas y dejaron los tres buenos detalles.

Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM