Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
1-4: Pobre de quien lo entierre

1-4: Pobre de quien lo entierre

Escrito por: Quillo Barrios29 octubre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Lleva tiempo desconectada la BBC. Últimamente, rara es la ocasión en la que el tridente ofensivo del Real Madrid brilla en su totalidad durante un partido. Se ha acostumbrado el equipo de Zinedine Zidane a echarles de menos y a que el banquillo aporte soluciones en las segundas partes. Sin embargo, el potencial de la BBC es tal que hay partidos en los que uno solo de los tres se basta para agitarlo todo. En Mendizorroza fue Cristiano Ronaldo.

Se le acusaba al portugués de tener ansiedad y haber bajado de forma alarmante su nivel. Cierto es que se ofusca cuando no marca y que no venía jugando bien, pero algunos cometieron el eterno error de enterrar al gigante antes de matarlo. Cristiano, arrodillado y con una espada
apuntándole al cuello, desatascó a un Real Madrid que naufragaba por culpa de su propia indolencia. En cuarto de hora remontó el 1-0 y congeló las opciones de un entusiasta y práctico Alavés.

bale-cristiano

Los goles del portugués -uno de penalti y otro con un zapatazo desde fuera del área- espabilaron al equipo, que dejó de sestear y pasó a controlar. No hubo brillo, tampoco ocasiones, pero sí tranquilidad y una gestión adecuada del tiempo y la posesión. En un encuentro que empezó
con susto en el marcador y lesión de Pepe -Varane y Nacho formaron como pareja de centrales-, la aparición de Cristiano Ronaldo fue como encontrar agua en el desierto.

Danilo y Marcelo, con pérdidas absurdas cerca del área, estuvieron a punto de interrumpir el crecimiento merengue en Mendizorroza. Sin embargo, Keylor, que falló en el 1-0, decidió redimirse con varias intervenciones de mérito que desesperaron a una entregada hinchada local. No es la primera vez esta temporada que el tico brilla minutos después de errar. Quizá por eso estamos ante uno de los mejores guardametas del mundo.

Llegó a tener tal control el Real Madrid que incluso Theo, que venía descosiendo a Danilo, no se dejó ver en una segunda parte en la que el Alavés chocó de frente con la realidad. Zidane aprovechó la prolongada pausa para quitar a Benzema y meter a Morata. El canterano estuvo bien
-una vez más- y supo poner el broche de oro a su gran momento con un bello gol. Marcelo le envió un regalo aéreo y Morata lo abrió con una vaselina a la red. El 1-3 sonó definitivo. Bale se sentó y en su lugar salió Lucas Vázquez.

Con el encuentro sentenciado, las cámaras enfocaron a Cristiano Ronaldo, que mantenía el mismo gesto que con 0-0. En él se intuían las ganas de convertir el doblete en ‘Hat Trick’ y tapar bocas por enésima vez en su carrera. Falló un penalti, pero no desesperó y encontró su premio a pocos minutos para el final. Se asoció con Marcelo para acabar batiendo a Pacheco. No fue una tarde brillante, ni siquiera vimos a un buen Kroos, pero el Real Madrid ha aprendido a golpear incluso en los momentos más grises. 26 partidos oficiales sin perder para un equipo que, según cuentan, no tiene estilo ni se le espera. Mientras lo encuentra, una Copa de Europa, una Supercopa de Europa y un liderato que no sabe nada mal. Que pase el siguiente.

LAS NOTAS

Keylor Navas (7): Falló en el 1-0, pero evitó males mayores en la
segunda mitad.

Danilo (5): Estuvo superado por Theo Hernández en la primera parte,
aunque mejoró en la segunda.

Pepe (5): Se lesionó al poco de comenzar.

Varane (6): De menos a más, acabó ofreciendo seguridad.

Marcelo (6’5): Se desmelenó en la segunda mitad con dos asistencias.

Kovacic (7): Serio y muy solidario.

Kroos (6): Aprueba hasta en su tarde más gris.

Isco (5’5): Aguantó demasiado la pelota en muchas acciones.

Bale (5’5): Dejó destellos, pero poco más.

Benzema (5): Encontró a Cristiano en el 1-2, aunque no se le vio apenas.

Cristiano (9): Apareció cuando más lo necesitaba su equipo. Pobre de
aquel que vuelva a enterrarlo.

Morata (7): Entró, marcó, se asoció bien y le puso ganas. Va a más.

Nacho (6’5): Sustituyó al lesionado Pepe y acabó siendo el mejor de la zaga.

Lucas Vázquez (sc)

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

10 comentarios en: 1-4: Pobre de quien lo entierre