Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
1-0: En caída libre

1-0: En caída libre

Escrito por: Quillo Barrios6 octubre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Me gustaba el Real Madrid de Lopetegui. Me gustaba mucho. Su fútbol, su alegría, esa chispa que parecía haber recuperado, ese dinamismo, la inclusión de gente como Ceballos. Tenía buena pinta. Se perdió en la Supercopa, pero la imagen fue buena y se intuían mimbres. Quizá ahí estuvo mi gran fallo. El Real Madrid perdió y yo vi el vaso medio lleno. Nunca un madridista puede sentirse orgulloso de una derrota. Esas cosas nunca las entendimos y no las deberíamos entender ahora.

En su momento no supe ver que aquella derrota era el primer síntoma de la enfermedad que iba a atacar al Real Madrid. Se empieza perdiendo sin merecerlo y se acaba asumiendo con naturalidad las derrotas aunque hayas hecho méritos para evitarlas, como el otro día ante el CSKA. El campeón de Europa ha pasado de proyecto de lujo a caída libre. Hoy, por ejemplo, se perdió en Mendizorroza y nadie se vio sorprendido. El 0-0 estaba asumido casi de entrada y el gol del Alavés en el último segundo sentó como si fuera un trámite esperado.

El Real Madrid no mereció perder, pero tampoco ganar. El partido fue insoportable de principio a fin pese a que, a mi modo de ver, Lopetegui acertó con los cambios -apostó por Mariano en el descanso y dio a Vinicius más minutos que en el derbi-. No hubo fútbol, ni siquiera un atisbo de aquel juego que nos llegó a enamorar a muchos hace apenas un par de meses. Tampoco hubo sangre, garra o como quieran llamar a ese lado irracional que lleva el Real Madrid en el ADN y que tantas noches ha arreglado. Jugadores sin alma, como si estuvieran deprimidos o con la barriga llena.

El gol recibido escenifica a la perfección lo que es el actual Madrid. Courtois falla estrepitosamente en la salida, Varane se duerme en la marca y Sergio Ramos se coloca entre mal y muy mal. Dos jugadores del Alavés se adelantaron en la acción y la jugada acabó con el balón en la red. Un equipo tibio, aborrecido de sí mismo, sin ánimo de morir matando. Lopetegui se hundió en el banquillo y los propios futbolistas se miraron buscando en los ojos de los otros una explicación a lo sucedido.

Otro síntoma preocupante fue comprobar que nadie probaba a un Pacheco lesionado, cojeando los últimos quince minutos y con evidentes síntomas de que no estaba ni siquiera al cincuenta por ciento. ¿Por qué nadie golpeó desde esa frontal abarrotada de piernas? ¿Por qué ningún jugador se percató de la situación e intentó sacarle provecho? Resultó desesperante, al igual que ver a Bale marchándose una vez más por molestias musculares. Tu jugador franquicia, el llamado a ser emblema, cuyo inicio de temporada fue más que prometedor, lleva ya varios partidos diciendo adiós antes de tiempo. Nada sale bien. Todo sale mal. Y cuando miras al banquillo no encuentras soluciones. Pero miras a Turín y observas más de cincuenta goles estampados en el dorsal siete de la Juventus.

Una vez más toca reflexionar, aunque ahora se hará de manera prolongada, ya que vuelven las selecciones. Uno no sabe si es bueno o malo que pare el fútbol de clubes en medio de una crisis. Lo que sí sabemos es que el Real Madrid debe encontrar una solución antes de que la caída libre llegue al suelo.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

32 comentarios en: 1-0: En caída libre

  1. A mí también me gustó el primer mes de Lopetegui, pero está claro que fue un espejismo, un globo inflado por la debilidad de los rivales y un buen momento físico. En cuanto ha llegado el primer parón de selecciones y los primeros problemas de lesiones, el invento se ha descosido por completo.

    Casi mejor haber perdido. Así no hay que aguantar esta noche comentarios pseudotriunfales de "dormimos líderes" o cosas por el estilo. Esto no va a ningún lado y cuanto antes se asuma, mejor. Quizá se pueda salvar esta temporada, porque equipo hay, o quiero creer que algo de fútbol les queda a estos mamelucos.