Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
0-3: El vuelo interminable

0-3: El vuelo interminable

Escrito por: Quillo Barrios21 agosto, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Antes de que el Real Madrid empezara a volar en un estadio que durante años fue un infierno, Keylor Navas frenó al Deportivo de La Coruña. Dos intervenciones providenciales que no se comentarán demasiado porque el equipo de Zidane trituró a su rival cuando las piezas encajaron y las revoluciones llegaron al punto exacto. Sin embargo, el 'tico' sostuvo a los suyos cuando muchos de ellos todavía estaban en el túnel de vestuarios desperezándose ante una nueva Liga que acaba de alzar el telón.

Superados los sustos iniciales, el Madrid apoyó su juego en Isco y Marcelo, monumentales en una primera mitad extraordinaria. Ambos convirtieron el ataque blanco en un festín de luz y color al que se fueron sumando compañeros como si de un homenaje se tratase. Parecía improvisado, pero lo único que se dejó al azar fue la imaginación. Todo lo demás forma parte de una forma de entender el juego en la que cualquier estilo tiene cabida. Tan pronto ves al Real Madrid desbocarse como cocinar a fuego lento. El ejemplo lo tenemos en los dos primeros goles.

El 0-1 nace de un chispazo. Rubén rechaza mal un disparo de Modric, Benzema no aprovecha el regalo, pero sí Bale, que empujó el esférico a la red. El 0-2, por el contrario, fue un homenaje al fútbol de toque, a la paciencia, a ese estilo que parecía tener un único dueño, pero que está viviendo una segunda juventud gracias a un Real Madrid maduro que mima al balón como si se tratase del mayor tesoro. 44 pases sirvieron de camino hacia el cielo de Riazor, donde esperaba Casemiro, con la caña preparada, para poner el broche de oro a una jugada antológica. La tocaron todos y finalizó un hombre que se está acostumbrando a pisar área rival y hacer daño. La asistencia fue de Marcelo, imponente toda la noche.

El campeón ya había metido tierra de por medio y, además, lo hizo gustando y gustándose. El Deportivo, de buena presencia y mejores intenciones, bastante tenía con mantenerse de pie. Se ha acostumbrado el Real Madrid a arrollar con buen fútbol sea quien sea el que esté delante. Ya lo dijo Pepe Mel en sala de prensa después del encuentro: "Hemos competido bien, pero nuestro rival era el mejor equipo del mundo".

En la segunda mitad, Isco se asoció con Bale -cada vez se entienden mejor- y el galés le sirvió una alfombra roja a Toni Kroos para que el alemán, de golpeo suave y certero, firmase el 0-3. Sonrió Kroos y se calmó Bale, que ha sobrevivido al aluvión de críticas con dos asistencias y un gol en tres partidos oficiales. Los que querían números, aquí los tienen. No es el ex del Tottenham un futbolista que se esconda cuando vienen mal dadas.

Zidane aprovechó el relajado contexto para dar entrada a Asensio, Llorente -debutó en partido oficial con el Real Madrid- y Lucas Vázquez. Marco, fiel a su cita con la belleza, estuvo cerca de marcar un golazo de falta directa, pero el guardameta del Deportivo se estiró para evitar que el balear saliera en otra foto.

Volvió a volar el Real Madrid, acomodado ya en las nubes, de las que no baja desde que Zidane se hizo cargo del proyecto más ambicioso de la historia del fútbol. En Riazor volvió a exhibir plantilla. Goleó y se puso líder sin Cristiano Ronaldo -sancionado- y Varane -su lugar lo ocupó un gran Nacho-. Da igual quién falte o quién esté, ya que el campeón de casi todo -a Zidane sólo le falta una Copa del Rey- tiene mimbres para mantener el vuelo. El único pero de la noche estuvo en la expulsión a Sergio Ramos, cuya segunda amarilla es una broma de mal gusto de esas que sólo le gastan al Real Madrid.

Quillo Barrios
Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

9 comentarios en: 0-3: El vuelo interminable

  1. Lo que es una broma es que Sergio Ramos haya sido expulsado mientras, Andone, Bakkali (o, como se llame) y el que le dio la parada por detrás a Casemiro, cuando se iba directo a portería, hayan terminado el encuentro.

    Los culégiados siguen igual que en los últimos 25 años.