Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis de jugadores
La convergencia de Odegaard y Kubo

La convergencia de Odegaard y Kubo

Escrito por: Soprano359 diciembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La actuación de Takefusa Kubo en el Camp Nou ha causado verdadero impacto y es normal habida cuenta de las circunstancias en las que se dio: con 18 años cumplidos hace apenas unos meses, en el año de debut en LaLiga, bajo un conflicto emocional al enfrentarse al club donde se formó, en uno de los campos más difíciles del planeta fútbol y jugando para un equipo que le exige demasiado, casi en cada acción, a cambio de darle muy poco

Las sensaciones transmitidas fueron potentísimas, incluso para ser un proyecto de crack mundial. Tanto es así que su nombre ha cobrado vida y ganado una fuerza tremenda en las tertulias del madridismo, haciendo que se le vincule a un Ødegaard que vive en ellas desde hace meses a razón de la impresionante campaña que está haciendo en Donosti. En este sentido ha surgido una corriente de opinión, que ha ido ganando terreno con el paso del tiempo, que plantea una posible incompatibilidad de ambos jugadores con la que no concuerdo, a tenor de lo que son ya y seguramente serán a corto e incluso a medio plazo.

Tener ciertas características comunes, siendo algunas tan llamativas e inusuales que resulta sorprendente que en este caso se den en los dos a la vez, y compartir una misma zona predilecta -pico derecho del área rival-, pudiendo hacerles converger en el mismo lugar en muchas ocasiones, induciría a pensar en dicha incompatibilidad. No obstante, hay bastantes motivos para el optimismo pues, a decir verdad, el parecido es más estético que funcional.

Sus necesidades son muy distintas. Ødegaard demanda presencia, influencia y determinación en los partidos. Mientras que Kubo, según creo, es menos ambicioso en ese sentido.

En campo rival, a Martin le es natural seguir un patrón de movimientos, más asociado al plano vertical y central (intercambia alturas con soltura, de cara a asegurarse mejores condiciones para recibir; aunque generalmente inicia abajo y acaba las jugadas arriba) y el japonés al plano horizontal y descentralizado (empezando fuera y acabando dentro). Y así debe ser.

Igualmente, ambos tienen una lectura semejante de lo que demanda cada momento de una jugada; Ødegaard por puro talento interpretativo y Take por ser hijo de la escuela de un juego de posición que domina como demuestra siempre en, por ejemplo, esa forma de fijar al contrario, salirse de su campo de visión y, aparentemente destensionado de la jugada, aguantar para aparecer y activarse en el momento adecuado para llevar a cabo la recepción. Los dos aprovechan muy bien la influencia de su posición y la de los contrarios y compañeros a la par que su entendimiento de las dinámicas de las jugadas para prever sus cambios y sacar ventajas.

Acabar en la misma zona caliente -pico del área derecho- no es un detalle menor y generalmente podría ser un handicap, dada la excesiva atracción de rivales que podría acarrear apelotonar de más una zona que ya suele estar abarrotada de contrarios. Sin embargo, por venir de sitios distintos (desde un escalón inferior y por dentro Ødegaard; desde una altura superior y por fuera Kubo), entrar en la jugada en diferentes momentos y, sobre todo, ostentar ambos un control de las condiciones del espacio reducido y una sensibilidad extrema que les permite imponer las suyas, pueden evitar pisarse y convertir lo que potencialmente sería una situación desventajosa en una fuente de generación de desequilibrios ganadores constante, llegando incluso a hacer pensar que es posible que la banda derecha sea, por primera vez después de más de 10 años, el lado fuerte del próximo Madrid.

Más dudas genera la inserción, en este ecosistema, de un lateral derecho que debe garantizar una profundidad que amenace la tentación del rival de estrechar sobre dicha pareja su sistema defensivo, que es algo que puede asegurar Carvajal. Pero también tiene que presentar una lectura del juego que favorezca la asociación de Ødegaard y Kubo al fijarles rivales, absorber vigilancias y no invadir posibles puntos de encuentro entre el noruego y el japonés. Aspecto este en el que no ha destacado un Carvajal que ha brillado y hasta sido diferencial cuando a su equipo le ha convenido que actuase por impulso. De forma que o se reformula o difilcutará mucho tanto su coexistencia con dicha sociedad como la de esta misma.

No nos encontramos únicamente ante un caso del ya tan manido “los buenos siempre pueden jugar juntos”, pero también ante uno de ellos; Al final se trata de una pareja que, si se desarrolla un 80% de lo que puede, la formarán nada más y nada menos que dos de los mejores futbolistas del mundo. Y, lo que es aún mejor, de un modo supercomplementario.

 

 

16 comentarios en: La convergencia de Odegaard y Kubo

      1. Yo creo que este año debe salir Odriozola y ser sustituido por Achraf.
        Creo que al igual que a Illarra, el Madrid le ha quedado grande.
        Le queda esta temporada para callarme la boca.

        1. Toda la razón. Es un portento físico, pero se le ha quedado grande el Madrid. Los partidos que le he visto toma muchas decisiones erróneas, no tantas como Theo que era un despropósito andante, pero si las suficientes para que nos cuesten puntos. Creo que Zidane le ha castigado por las cagadas reiteradas. Laterales el año que viene, Carvajal, Achraf, Mendy y Marcelo si sigue aportando. Si no me quedaría con Odriozola, a sabiendas de que jugará poco y será el último en las rotaciones.

  1. De acuerdo con la entrada, pero nos topamos con el eterno debate que solo se produce cuando está el Madrid por medio, un jugador que tapa a otro.
    Yo creo que Odegaard tiende más a ser un Modric, mientras que Kubo, a un media punta que va a estar por detrás de los delanteros, aunque es cierto que ambos terminan en la derecha.
    Ese lateral-extremo lo tenemos, Achraf, aunque debe adquirir conceptos defensivos, de los que anda un poco escaso.
    Y hay una cosa que quizás el autor haya olvidado, aunque lógico, por no ser un jugador nuestro, y a pesar de todas las señales, es complicado que acabe en el Madrid, a corto plazo y a medio, ya veremos. Me refiero a Mbappé, también con querencia a entrar por la derecha, aunque se puede adaptar perfectamente al 9.
    De momento las señales con los jóvenes es buena y si fuera cierto que el valor de Haaland en este mercado de invierno es de 20 millones, convendría hacer un esfuerzo y dejarle cedido un par de temporadas, aunque sospecho que acabará en el Leipzig para sustituir a Werner, ya que su dueño es el mismo que el del Salzburgo, Red Bull. Creo que merece la pena.
    Y por supuesto, no hay que olvidarse de buscar al medio centro defensivo que rote con Casemiro.

      1. Pogba es muy bueno. Y tener a Pogba y Valverde en la plantilla hacen al equipo mejor aún. Valverde es multifacético y puede jugar de mediocentro. Sobre todo en un dibujo re 4-4-2. Todos sabemos lo cargadas que están las temporadas y lo expuesto que está el Madrid a bajas por lesiones y sanciones.

  2. En principio, Rodrygo no ocupa plaza de extranjero porque tiene ficha del Castilla.
    La primera plantilla, solo tiene dos extranjeros, Militao y Vinicius.
    Si tuviese tres, Rodrygo podría jugar siempre cuando lo hagan dos de esa primera plantilla.
    Para la temporada próxima, que es de la que hablamos, Vinicius ya podría obtener la nacionalidad, al estar residiendo en España, dos años y para el 2021, Rodrygo y Militao.
    Yo creo que Kubo va a seguir cedido la próxima temporada al igual que Odegaard, así que para cuando se incorpore no tendrá ningún problema.
    Aclaro, Kubo, al ser japonés, necesita 10 años de residencia en España, para obtener la nacionalidad o casarse con una española, para lo cual solo necesita uno.

    1. Una pregunta. Los años que Kubo ha estado residiendo en Barcelona ¿cuentan para ese período de diez años? En ese caso se acortaría sensiblemente dicho período

  3. ¡Cómo sabemos todos de futbol! Es estupendo.
    Por mi parte sólo apuntaré algo sobre la compatibilidad o no entre Take Kubo y Martin Odegaard; y acerca de que que grandes talentos puedan o no jugar juntos: Kopa Rial Di Stefano Puskas Gento. Así. Sin comas.
    Take Kubo. Take. Kubo.

  4. Se ve que no entiendes el placer de conversar sobre fútbol, y solo sobre fútbol, intercambiando opiniones, cada uno consciente de que desde luego sabemos menos que los técnicos, pero aun así disfrutando del placer de hacerlo.
    En esta discusión ha primado ese espíritu, lejos de los desolladores profesionales que suelen entrar en muchos foros o directamente de los marujos del deporte, preocupados si tal o cual juega al golf o si aquel se casó en una finca con noria,

Responder a PEDRO Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram