Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Sueño loco de una noche de verano

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Sueño loco de una noche de verano

Escrito por: La Galerna24 agosto, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La alineación del Real Madrid de Zizou en el Trofeo Bernabéu fue nuestro particular sueño loco de una noche de verano. Ver a los chavales acompañados de Cristiano era visualizar una versión mejorada de mi primo, el de Zumosol, aquel que repartía collejas a los amigos de la merienda ajena en las televisiones noventontoides, aquel precursor del Hermano Mayor catódico que no teme ni a quinquis ni a canis ni a chonis, porque él algo y mucho más que eso.

Jugar la prestigiosa pachanga de anoche en el Bernabéu en compañía de CR7 sería como retroceder en el tiempo y acudir con tus colegas universitarios al Paraninfo de la Complutense a hacer botellón de kalimotxo en compañía de Clark Gable para el delirio y el jolgorio del auditorio.

Y tal que así sucedió anoche ante una rocosa y digna Fiorentina, que Maldini, que no tiene un pelo de tonto, se apresuró a vendernos por la mañana como una Fiore diezmada. Los chavales –nunca mirlos como pronuncia la prensa deportiva de la Meseta en un ejercicio tan cursi como adornar una alcachofa con un lazo rosa– vieron como una Fiore mucho más italiana que diezmada (con todo lo que ello supone) se adelantaba en el marcador. Pero allí estaba su primo y Mayoral hace amigos. Sobre todo si CR7 te sirve un balón que es puro mimo.

Borja marcó y dejó la escena preparada para el victorioso, fenomenal y fastuoso nuevo tanto de nuestro Adonis de Madeira cuya sanción se nos antoja más insultante a golpe de golazos. Si usted no pudo ver como Piqué (en primera fila) el reciente misil del astro portugués en Barcelona, anoche tuvo la oportunidad de un mágico replay sobre las verdes praderas del Bernabéu. Cristiano tiene ganas. Jugó los 90 minutos. Animó a la chavalada, empujó al equipo, celebró sus goles. Está implicado. Se queda.

No viene de fiesta a Barcelona como Neymar y que Lionel, Luis y Gerardo lo tuiteen.

Todo ello lo resume Marca en un titular de quita y pon que tan pronto te vale para un partido contra el Getafe como para un apabullante 0-1 del equipo del Cholo en un campo azerbayano. Aquí hay futuro canta La Ouija con su sacerdotiso supremo profetizando en su púlpito. El Madrid que viene pero soltando su pellizquito de monja habitual como si, ni siquiera en noches así, pudiera evitarlo. Lean, lean su editorial y encuentren en él una nueva venganza del señor de las croquetas. Ya lo han visto. De los productores de Yo acusé al hijo de Mourinho en Canillas, llega Luca Zidane quiere ser portero. "El joven meta Luca pasó sus nervios", dice Relaño paternal a la par que comedido, mientras la edición digital de su diario asegura que su error es de aquellos que no olvida el Bernabéu.

Que fuera un amistoso o, mejor aún, que no fuera gol, parecen detalles nimios.

En el Hostal Royal Manzanares en el que se ha convertido Can Barça la vida sigue igual. Aturdidos aún por el notable ejercicio de SERIgrafia que nos regaló ayer Sport y que sabiamente desgranó el portanálisis galernario, hoy el diario de Lluis Mascaró nos asegura que lo que gusta en Barcelona es Di María.

Con estos precedentes cualquiera se fía. Allí uno se pasa a comprar fideos y le acaban encasquetando macarrones. Porque coincidirán ustedes en que insistir día sí y día también con Coutinho y Dembele como hace Mundo Deportivo es cuanto menos macarrónico.

No se preocupen amics, que si no viene nadie El Schalke ofrece a Goretzka para evitar que se marche gratis al Bayern en junio.

Goretzka sería un fichaje muy de bombo dos de la Champions, justo donde ha caído el tododeroso cuartofinalista de la Champions.

Tengan ustedes feliz sorteo.

¡A por la decimotercera!