Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Roberto Carlos, la mejor banda de la historia #LeyendasEnCasa

Roberto Carlos, la mejor banda de la historia #LeyendasEnCasa

Escrito por: Mario De Las Heras10 abril, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Fue Roberto Carlos uno de los galácticos que ya estaban. Porque luego fueron llegando de año en año como regalos de verano. Aquella época fue un disfrute fuera (y también dentro) del campo. Yo recuerdo vivirla maravillado al ver pasar uno tras otro a aquellos jugadores. No volveremos a ver nada parecido. Figo, Zidane, Ronaldo, Beckham. Parecían los mejores años de nuestra vida. Aquello fue una idea fantástica que no acabó resultando del todo porque también era arriesgada.

Pero en el Madrid los egos se calman de un modo distinto al de los demás. ¿Se imaginan ese plantel en Barcelona? Yo imagino cada entrenamiento y cada partido como el viaje en tren de Some Like It Hot. En Madrid fue más bien como los Ocean’s Eleven de Frank Sinatra. En realidad, Roberto Carlos fue un galáctico, un quinto del Ferrari y un capellista (las dos veces) sin discusión ninguna, ni en el equipo ni en la afición. Ni un solo entrenador lo sentó, ni un solo aficionado lo pitó. Era la suya una forma de cumplir como casi no hemos visto otra.

Dicen que uno es tan bueno como la mejor cosa que ha hecho en la vida. Yo no sé si la mejor cosa que ha hecho Roberto Carlos en un campo de fútbol es ese zurdazo top spin con el exterior. Probablemente no, pero yo miro su carrera vestido de blanco y lo veo como ese balón, haciendo la misma curva tremenda al acercarse a la portería contraria movido como una locomotora de vapor (esas piernas se movían como ruedas de ferrocarril), que tan ligera era en su fuerza bruta como pesado, por ejemplo, fue después el talento único del sucesor Marcelo.

Roberto Carlos tenía una aerodinámica natural, balística. Cortaba el aire mejor que ningún futbolista de su tiempo y de cualquier tiempo. ¿Qué equipo no suspiraba por tener al brasileño? La fuerza de aquel Madrid, el arma de ningún modo secreta, venía de aquella banda suya, galopada una y otra vez como por los cuarenta caballos del Grand National, en la que siempre se le veía, pero no todas las veces se le oía. Verlo a toda velocidad era como contemplar un engendro mecánico cuyo envoltorio blanco se agitaba como hecho jirones por la fuerza del viento.

Era asombroso observar cómo bajaba y subía sin parar por aquella llanura memorizada metro a metro por esas piernas filosofales. Era la joya más preciada en lo más puro de nuestra intimidad y la menos iluminada del mundo, alejada de los focos en ese escaparate lateral, allí donde la luz siempre fue más tenue que en los medios.

 

Mensaje de Roberto Carlos

Puja por las botas de Roberto Carlos

 

Ha trabajado en Marca y colaborado en revistas como Jot Down o Leer, entre otras. Escribe columnas de actualidad en Frontera D. Sobre el Real Madrid ha publicado sus artículos en El Minuto 7, Madrid Sports, Meritocracia Blanca y ahora en La Galerna.