Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
¿Por qué no Guti?

¿Por qué no Guti?

Escrito por: Pepe Kollins9 junio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Muchos madridistas me han preguntado estos días cómo ha afectado la etapa Zidane en el ciclo kármico madridista y qué periodo se supone debería darse a continuación. Para los que no estén al corriente, el ciclo kármico madridista es una tesis que defiende que el Real Madrid está sumido, desde hace décadas, en una secuencia de fases que se van sucediendo reiteradamente: una etapa de éxito liderada por un técnico cercano a los jugadores, a la que le sucede una etapa de relajación que deriva en el colapso del equipo y por último, una etapa bajo el mando de un entrenador duro en la que, tras un inicio triunfal, el desgaste de la plantilla precipita la marcha de ese sargento de hierro y con ello el reinicio, una vez más, del ciclo.

Esta dinámica se basa, por tanto, en el convencimiento de que el rendimiento de los jugadores blancos solo responde a un estímulo de exigencia y disciplina o bien, por contra, a la motivación suscitada por un entrenador con el que se sienten cómodos. Pero, en ambos casos, son compromisos muy volubles, sin apenas recorrido, ya sea por agotamiento o por exceso de cofianza.

En su despedida, Zizou nos insinuaba que había conseguido estirar al máximo el periodo de éxito (etapa Happy) pero sin poder evitar que el compromiso del grupo menguara paulatinamente (etapa Asador), lo cual precipitó su dimisión. La secuencia del ciclo kármico nos puede inducir a concluir que lo más idóneo para reactivar a una plantilla que ha perdido el pulso es un entrenador riguroso (etapa Caudillo). ¿Pero qué sentido tendría cuando estos jugadores acaban de hacer historia?

La imposición de un entrenador disciplinado no tiene por qué ser positiva si los jugadores la interpretan como una medida injustificada. Con Capello y Mourinho, el grupo claudicó ante la evidencia de su responsabilidad en los fracasos previos, pero no sucedió del mismo modo con Benitez, que no consiguió el respaldo del grupo. Si se opta, en cambio, por un entrenador de perfil bajo nada nos hace pensar que la advertencia de Zidane se pueda corregir.

Asistimos estos días a un carrussel de candidaturas de técnicos de todas las características, muchos de una incuestionable aptitud, pero la clave esta vez no radica tanto en aplicar palo o zanahoria, o en el peso del curriculum, como en la capacidad para tener ascendencia sobre una plantilla excepcional. Nadie discute, por ejemplo, la profesionalidad de Klopp o Pochettino. Sus trayectorias les avalan, pero no tenemos la certeza de que los jugadores del Real Madrid -tras tres años bajo la dirección de un técnico tan carismático como el francés- vayan a sentirse lo suficientemente estimulados como para suscribir un compromiso férreo con ellos.

Cuaquier entrenador que releve a Zidane va a sentirse acomplejado ante la sombra del francés. Por ello nada mejor que una opción que no admita posibilidad de comparación, que sea tan radical que por sí misma constituya una excepción para encarar una situación excepcional: Jose María Gutierrez, Guti.

cualquier entrenador que releve a zidane va a sentirse acomplejado ante la sombra del francés

Podemos imaginar a esta plantilla bostezando ante un sermón táctico, renegar de un régimen espartano o terminar de abandonarse con un mando demasiado laxo. En cambio, la llegada de alguien como Guti tendría el efecto de una descarga eléctrica que no dejaría indiferente a nadie.

El de Torrejón cuenta con el aval de no ser un extraño, ya que ha sido compañero de cuatro de los pesos pesados del vestuario (Ramos, Marcelo, Cristiano y Benzema). Es uno de los suyos. Se trata de un jugador con una mística especial, un genio que alumbró el Bernabéu con su magia durante quince años. Nunca el madridismo vio dibujar pases con el arte con que lo hizo Guti, al que el mismísimo Ronaldo Nazario destacó como su favorito en su Madrid de los Galácticos y del que aún queda grabado, en el recuerdo de todos los aficionados, su asistencia de tacón a Karim Benzema en Riazor.

Nadie le puede dar lecciones a Guti de cómo funciona esta casa, a la que llegó con nueve años y de la que se fue veinticinco temporadas después, tras disputar 542 partidos oficiales -el undécimo que más de la historia del club, con 36 encuentros de media por temporada- y lograr quince títulos, entre ellos cinco Ligas y tres Champions League.

Nadie mejor que Guti para explicarle a un jugador lo que es remar contra su propio público, para transmitirle lo que significan sus silbidos y cómo darle la vuelta a esa situación. Nadie mejor que Guti para contarle a un futbolista cómo se dignifica una carrera sin llegar a ser titular indiscutible. Nadie con más experiencia para entender lo que es la presión de sentirse señalado dentro y fuera del terreno de juego. Nadie mejor para encauzar a aquellos jóvenes que carecen de la madurez suficiente como para sacar provecho de todo su talento.

Cualquiera imagina a Guti siendo firme y directo frente a una estrella del Real Madrid. No le iba a temblar el pulso. Cualquiera puede intuir que su madridismo desaforado -el propio del de cualquier otro aficionado que le duele la pérdida de un solo punto- no iba a permitir un solo instante de relajación a sus hombres. Si algo destacaría de su equipo sería la intensidad. Cualquiera le ve mandando a coger amapolas a un periodista en rueda de prensa pese a contar con el apoyo de la mayoría de medios. Él no se casa con nadie. Cualquiera puede imaginar que su propuesta iba a ser netamente ofensiva. Acorde al espíritu que se presupone en un club de esta dimensión.

La mayor pega que se pone a la candidatura de Guti es que su única experiencia es la de haber entrenado dos años al juvenil A del Real Madrid. Pero lo curioso es que si atendemos al historial de los técnicos que han forjado equipos de leyenda a lo largo de la historia, nos daremos cuenta de que la mayoría carecían (o casi) de experiencia al más alto nivel como entrenadores.

la propuesta futbolística de guti sería netamente ofensiva

Miguel Muñoz se hizo cargo del Real Madrid pasando directamente del terreno de juego al banquillo, consiguiendo nueve Ligas y dos Copas de Europa. Rinus Michel tan solo entrenó un año al modesto DWS Amsterdam antes de dar el salto al Ajax, con el que ganó cuatro veces la Eredivisie y la primera Copa de Europa del club. Udo Lattek empezó en el Bayern de Munich sin experiencia alguna, equipo con el que encadenó tres Bundesligas seguidas y una Copa de Europa. Su sucesor, Dettmar Cramer, tan solo había dirigido a selecciones de tercer nivel cuando sumó dos Copas de Europa más para los bávaros. Fabio Capello solo había entrenado seis partidos antes de recoger el testigo de Arrigo Sacchi y, tras lo cual, el Milan ganó cuatro veces el Calcio y una la Champions League. También Louis Van Gaal debutó con el Ajax en su primera experiencia como primer técnico (hasta entonces solo había sido asistente) ganando una UEFA y, posteriormente, tres ligas y una Champions. Vicente Del Bosque tan solo había entrenado al filial antes de incorporarse como técnico del Real Madrid y lograr dos Ligas y dos Champions. José Mourinho había dirigido nueve jornadas al Benfica y veinte al modesto Leiria cuando tomó el mando del Oporto, con el que conquistó dos Ligas, una UEFA y una Champions. Pep Guardiola solo había entrenado al Barça B, en Tercera división, antes de encadenar el mayor periodo de gloria azulgrana con tres Ligas y dos Champions. Zidane no había entrenado más que al Castilla antes de ganar tres Champions seguidas con el Real Madrid. Diez técnicos que debutaron sin apenas (o sin ninguna) experiencia y que conquistaron diecisiete copas de Europa.

Unos meses antes de su marcha, Guti declaró que su sueño era irse de Madrid en una Harley, un día de lluvia, rumbo a Bangkok. Yo no puedo dejar de imaginarlo volviendo a entrar a el vestuario de Valdebebas subido en una moto, con una chupa con el 14 a la espalda y haciendo rugir su motor, ante la incrédula mirada de toda la plantilla, antes de quitarse el casco y espetarles: “Ya ha dejado de llover. Así que ahora espabilando y a por la 14”.

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

Nombre: Javier Alberdi @JavierAlberdi. Antaño participé activamente en Ecos del Balón, El Asombrario y The Last Journo. Coordinador y coautor del libro "Héroes": https://bit.ly/2JC6kwx

21 comentarios en: ¿Por qué no Guti?

  1. Mirado asi tal vez el mejor para conseguir la 14° sea precisamente un número 14.
    Sinceramente no creo que la plantilla actual, incluso si se fueran Cristiano y Bale, fuera una comedura de coco para ningún técnico. Poco hay que ingeniar al menos de principio para que esa máquina siga funcionando. Para lo que viene después, lo que ha puesto en fuga a Zidane, hace falta un tipo que los tenga bien puestos, y además suerte y cabeza. A mí nunca me demostró Guti atesorar esas virtudes juntas a la vez, pero nunca se sabe, tal vez todo el mundo merece una oportunidad.

  2. Saben, mis dos preferidos son Guti por ser de la casa, muy inteligente y saber lo que es un vestuario.
    Y sorprendanse: Arsen Wenger, por gozar de mucho respeto en el ambiente del futbol y saber trabajar con jugadores jovenes pensando en los Vasquez y Asensio y la renovación de la plantilla.

    1. ¿"Vasquez" joven? Tiene 27 años. Expliqueme que entrenador no sabe lo que es un vestuario. Y si es por respeto , por qué no Trapattoni o Hitzfeld que ademas han ganado algo en sus carreras.

  3. Buenísimo el artículo, sobre todo esta parte: "Unos meses antes de su marcha, Guti declaró que su sueño era irse de Madrid en una Harley, un día de lluvia, rumbo a Bangkok. Yo no puedo dejar de imaginarlo volviendo a entrar a el vestuario de Valdebebas subido en una moto, con una chupa con el 14 a la espalda y haciendo rugir su motor, ante la incrédula mirada de toda la plantilla, antes de quitarse el casco y espetarles: “Ya ha dejado de llover. Así que ahora espabilando y a por la 14”

    A mí sinceramente me perece el mejor en esta situación, y por supuesto también le imagino llegando así al vestuario!

  4. Pues coincido, visto que el resultado de traer un entrenador bastante táctico cómo Benítez no funcionó ,al menos con esta plantilla,y que aparentemente no hay ningún entrenador de los que suenan capaz de ser fichado,es la opción más adecuada.

  5. "Nadie mejor que Guti para contarle a un futbolista cómo se dignifica una carrera sin llegar a ser titular indiscutible."

    Con esta frase lo compré, Pepe. Aquí ya no hay más vuelta de rosca.

  6. Guti puede dar lecciones de cómo dilapidar el talento. La profesión la dignifica aquél que va más allá de sus propias limitaciones. Me cuesta entender qué hace entrenando a los juveniles; tengo sudores fríos solo de pensar que se haga cargo del primer equipo.

  7. Efectivamente, como dice Oscar, Guti puede dar lecciones de cómo dilapidar el talento. Él, con su talento, que tenía muchísimo, podía haber llegado a ser un posible Balón de Oro. En mi opinión, si hubiera un mix que combinara el talento de Guti con la profesionalidad e inteligencia de Raúl, habría sido balón de oro, casi con total seguridad.
    No puedo estar más en desacuerdo con esta frase del artículo: "Nadie mejor para encauzar a aquellos jóvenes que carecen de la madurez suficiente como para sacar provecho de todo su talento."........ a no ser que les diga: "Chicos, no desperdiciéis el talento como hice yo..."

    Guti, tiene esos títulos, por estar en el Madrid, en caso contrario, hubiera sido un Iván De La Peña, que tenía la misma o más calidad, y además era de su quinta, pero al irse del Barça, su carrera ya no fué la misma. También creo que tuvo bastantes lesiones, que desde luego, no ayudaron.
    Guti, con la calidad que tenía, podía haber sido internacional indiscutible durante muchos años, y por lo que he comprobado, solo ha jugado 14 partidos con la selección. Curiosamente, el mismo número que su dorsal. Con lo que da que pensar de un carácter indolente, y de los que no les gusta a muchos entrenadores.
    No sé como será de entrenador, e igual suple las carencias que tenía como el enorme jugador que podía haber sido. Pero para entrenar a un equipo de primera división, creo que es importante ser un buen táctico, y, sobre todo, tener el respeto de los jugadores, puesto que a esas alturas, no les vas a enseñar a jugar. Y sinceramente, si yo fuera jugador profesional del mejor equipo del mundo, y fuera entrenado por un hombre como Guti, por lo que le conozco, me costaría mucho tenerle el respeto necesario para hacerle caso en todas sus instrucciones. Igual, no jugaría con él, pero si el resto de jugadores, hacen algo parecido...al quue terminarían echando, es a él.
    Igual me equivoco, porque supongo que hay que conocerle personalmente, pero vamos...es mi opinión.
    De hecho a Guti, no le veo buen líder de hombres. Como mucho, el hermano mayor enrollado, para entrenar a chavales de 12-14 años.
    En fin, creo que hay demasiados candidatos, bastante mejores "a priori" que Guti.
    De todos modos, si fuera el elegido, desearía estar totalmente equivocado en mis palabras, por el bien del Madrid.
    Un saludo.

  8. Estando de acuerdo en que Guti no llegó hasta donde podía haber llegado por un exceso de indolencia, creo que esa es una imagen que, en parte, puede ser injusta. Como se dice en otra parte del artículo, 36 partidos como promedio por temporada no se consiguen siendo indolente

    1. Efectivamente, nadie juega 542 partidos en el Real Madrid - el undécimo jugador que más partidos ha jugado en la historia del club- siendo un indolente.

      1. ¿Y en cuántos jugo de titular indiscutible?
        Antes no es como ahora, que cada vez es menos importante tener un once recitable.
        A mi siempre me ha quedado el recuerdo de eterno suplente, pudiendo por la calidad que tenía ser casi un jugador emblema de un grande.
        Pero vamos, que es solo mi humilde opinión, no pido que sea compartida.
        Y lo de no llevarle a la selección apenas, es otro aspecto importante. ¿Que le tenían manía? Por algo sería.

      2. De los 542, 335 de titular. Y del total 197 partidos los jugó los 90 minutos, para un total de 32523 minutos jugados. Es decir, una media de 60' por partido.

        Supongamos que se cuentan como 90' los 197 partidos completos (es decir, sin tiempo extra), serían 90x197 = 17730

        345 partidos incompletos para los otros 14793 minutos, es decir que en esos partidos jugó una media de: 43 minutos por partido.

        Dado que jugó 15 temporadas con el primer equipo, nos sale que cada temporada jugó 2168 minutos.

        Por ejemplo, Isco, otro jugador similar a Guti, en 9 temporadas (2 valencia, 2 Málaga y 5 en el Madrid) ha jugado 329 partidos, 249 de titular, 109 completos, 21698 minutos. Jugando una media de 2410 minutos por temporada. Juega una media de 66' por partido.

        Veamos Bale: 5 Temporadas, 189 partidos jugados, 161 titular, 101 completos, para un total de 14037 minutos. Una media de 2807' por temporada. Juega una media de 74' por partido.

        Demos todos los datos 🙂 porque si es cierto que siempre dejó una sensación de no jugar todo lo que podía o debía. Y si lo comparamos con Isco o Bale que son bastante discutidos y también faltan a muchos partidos, y aún así juegan más de lo que jugó Guti.

        Esto se puede extrapolar a cualquier jugador y luego hacemos las cuentas de 1000 formas distintas y vemos qué sale. Por ejemplo, en 15 temporadas, Bale, habría jugado, siguiendo el ritmo, 577 partidos, 30 más que Guti, y eso que se pasa 3 meses lesionado cada temporada. En minutos habría jugado 42000, 10000 más que Guti.

        Como se puede ver, Guti, siendo un jugador que a mi me gustaba mucho, es cierto que no jugaba "demasiado". Sobre todo para la época que en aquel entonces no se rotaba tanto.

        Otro ejemplo, Lucas Vazquez que ha jugado 5 temporadas en primera, 4 en el Madrid y una en el Español, atesora: 175 partidos, 95 de titular, 76 completos, para un total de 9962 minutos. A una media de 1992' por temporada y 57' por partido. Sólo 3 minutos menos por partido que Guti.

  9. No veo el tema Guti sencillamente porque si Zizou no veía que por autoimplicación esto fuera a funcionar la próxima temporada. Tampoco veo que sea mano dura lo que haga falta, quizá lo que falte es simplemente tomar decisiones difíciles. Alguien nuevo y objetivo, lo haría más fácil.

  10. Bueno yo tampoco lo veo. Admito que como jugador nunca me convencio, siempre me ha parecido que cuando aparece un jugador español que muestra acciones puntuales gran talento se le sobrevalora hasta la nausea, como si hubiera una fantasia frustrada de un balon de oro patrio.
    Pero le daria una oportunidad, por supuesto y le apoyaria en caso de llegar. Pero prefiero a Heynckes.

Responder a Juantxo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

El tercer hombre https://www.lagalerna.com/el-tercer-hombre/ a través de @lagalerna_ Obra maestra: Welles y su mirada, su sonrisa de pillo inteligente y malévolo. La cítara, inolvidable. Uno de mis trabajos en la universidad.

@JesusBengoechea @lagalerna_ Muy buen artículo. Además has puesto el mejor fotógrama de la película. Se enciende la luz y … aparece Harry. Sí, a mi también me apasiona.

@JesusBengoechea @lagalerna_ Has olvidado el tercer hombre del tercer hombre, uno que está oculto en la sombra: GARETH BALE.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram