Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Perder para ganar

Perder para ganar

Escrito por: Pepe Kollins20 marzo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La actual ha sido una temporada de fracasos y frustraciones, pero también de mucho sueño. No, no lo digo porque el equipo de fútbol del Real Madrid me haya aburrido, que en ocasiones también, sino porque durante este curso han sido muchos los días de poco descanso. La razón: un jovenzuelo esloveno cuyos partidos comienzan de madrugada y que casi se ha convertido en el único acontecimiento deportivo que me ha proporcionado alegrías. Han sido decenas las noches en vela viendo jugar a ese adalid del madridismo que es Luka Doncic. Primero, con la ilusión de que pudiera despuntar en la mejor liga del mundo. Posteriormente, con la alegría de verle triunfar por todo lo alto. Y finalmente, con la extrañeza de contemplarlo haciendo algo que jamás había experimentado a lo largo de su carrera: integrarse en una dinámica perdedora o, lo que es peor, intentar aceptar la derrota. Luka lo está llevando muy mal.

Se le llama “tankear” (tanking). Para muchos será un concepto extraño, pero en resumen refiere a la dinámica premeditada que adoptan algunos equipos de ligas profesionales norteamericanas consistente en favorecer sus propias derrotas. No se trata tanto de que los jugadores se dejen ganar - lo cual está prohibido - sino de implementar una estrategia desde la dirección deportiva y la dirección técnica, que favorezca perder – que también está prohibido, pero es más difícil de demostrar-. Sin duda, se trata de uno de los peores males de un ámbito, el deporte profesional estadounidense, que en casi todos los demás aspectos le saca muchos años de diferencia al resto.

El motivo de esta práctica tan reprobable no es otro que el beneficio que obtienen las franquicias que ya no aspiran a los grandes logros – ganar el campeonato o simplemente clasificarse para los playoffs –, al disponer de más probabilidades de conseguir una buena posición en el draft siguiente (el sorteo de jugadores de fuera del ámbito de la NBA), cuanto peor clasificados queden.

La lógica sería: “si no tengo opciones de alcanzar mis objetivos es mejor perder para reforzar el equipo la próxima temporada”. Lo que al principio surgió como un sistema compensatorio para evitar el desequilibrio entre equipos, ha terminado derivando en una espiral absurda en la cual cada vez más formaciones luchan a degüello por las peores posiciones de la clasificación. El propietario de los Dallas Mavericks, Marc Cuban, fue sancionado en febrero del año pasado con 600.000 dólares por declarar - en el podcast de Julius Erving - que "perder es nuestra mejor opción".

Pero más allá de la búsqueda, deshonesta, de una ventaja - favorecer una futura mejor plantilla -, el “tankeo” se basa en un concepto, asimilado en la conciencia deportiva norteamericana, que no necesariamente tiene una connotación negativa: los proyectos son cíclicos. Esto que parece una obviedad es una máxima que, no obstante, en Europa nos cuesta asumir, ante el rechazo que nos provoca esa parte de los ciclos que es la derrota.

No sería muy creíble concluir que los europeos - los españoles en nuestro caso - disponemos de un espíritu ganador, ni mayor conocimiento sobre cómo ganar, superior al de una sociedad, la de Estados Unidos, que continúa siendo el paradigma de lo que es competir para triunfar. Si los norteamericanos han validado que la solidez de las victorias futuras se basa en la aceptación de las derrotas presentes, por algo será. Se trata, primero, de asumir lo inevitable: todos, sin excepción, terminamos perdiendo. Consiste, a continuación, en reaccionar frente a esa circunstancia ineludible, la derrota o los periodos de declive, utilizándolos a tu favor: como un campo de abono de lo que serán tus éxitos futuros. Se trata, en definitiva, de trazar y ejecutar un plan que no eluda que en algún punto se producirá una decadencia.

Dallas, por ejemplo, una franquicia de éxito, inmersa en una fase de derrotas desde hace temporadas, está construyendo un proyecto para convertirse, en un par de años, en un equipo ganador que se perpetúe durante una década. La franquicia no solo se ha hecho con el mejor rookie del año, Luka Doncic, sino que ha desmantelado su quinteto titular, vendiendo a cuatro de sus mejores jugadores, para fichar a una de las estrellas del campeonato, el letón de acento sevillano, Kristaps Porzingis y conseguir, además, suficiente espacio salarial para poder hacer sitio a otro gran jugador más.

En este periodo de derrotas en el que ahora está inmersa la entidad texana no se percibe nerviosismo alguno. Los jugadores no se sienten presionados por esta mala racha, al revés, la viven como un periodo de formación y adaptación que favorecerá sus carreras y el potencial de la plantilla. Los aficionados no cargan con virulencia contra los dirigentes por los malos resultados. Ni los medios de Dallas censuran la política deportiva, la secundan. Tan solo Luka Doncic resopla al término de los partidos por lo insoportable que se le hace asumir que ahora no toca ganar. Es lo que tiene haber crecido en una cultura, la del Real Madrid, que inocula la fiebre por la victoria, hasta un límite que, ni tan siquiera, sabemos si es conveniente.

Este verano muchos vislumbramos una etapa de transición en el Real Madrid de fútbol. Algunos, que así lo percibían, se enervaron frente a esta circunstancia al considerarla impropia de la entidad blanca. A otros, contemplar esa opción les resultaba tan inadmisible que ni tan siquiera aceptaban valorar que fuera cierta. Los hay que sí consideraban que el club había adoptado por esa vía, pero dudaban de su éxito, precisamente, por esa incapacidad del entorno madridista de asumir que a su equipo también le afecta eso que llamamos ciclos. Y por último había unos pocos, que certificaban el hecho – que se había optado por una etapa de transición - y que defendían su conveniencia y hasta su legitimidad, toda vez que el equipo venía de un periodo de éxitos histórico.

El club no se ha pronunciado al respecto, más allá del típico mensaje de que tenemos a los mejores del mundo – carente de valor al haberse repetido hasta en la peores temporadas -, si bien sí se ha deslizado la idea de que no se va a invertir mucho dinero excepto en jugadores que merezcan la pena, que son pocos y difícilmente accesibles. Si al declive que se inició la temporada pasada – como reconoció el propio Zidane -, se añade la venta de tu mejor jugador y una escasa inversión posterior, disponiendo – según las cuentas auditadas – de una economía saneada, se ha de deducir que estás asumiendo una etapa de transición.

No estoy afirmando que el Real Madrid de fútbol haya tankeado esta temporada. Pero sí que ha esperado a tiempos mejores asumiendo el concepto cíclico que antes se enunciaba con respecto al deporte americano. Desde su inocencia, propia de un chico de 18 años, Vinicius Junior declaró al término de la eliminatoria de Champions contra el Ajax: “en el vestuario sabíamos que el año sería de readaptación tras la salida de algunos jugadores como Cristiano Ronaldo. Sabemos que sería difícil”.

Es de pensar, por tanto, que el club consideró que un esfuerzo de inversión el verano pasado hubiera parcheado la situación esta temporada, pero en detrimento de una inversión futura, de mayor calado y sostenibilidad a la que no estaban dispuestos a renunciar. No se trataba, por tanto, de dejarse caer como de intentar competir con lo que se tenía, que era mucho más de lo que se ha demostrado, aunque mucho menos de lo que se podía haber hecho en términos de corto plazo.

No son pocos los que rechazan este razonamiento de costes (en favor del medio y largo plazo) considerando que el Real Madrid no puede asumir no intentar tener la mejor plantilla posible, en presente, a riesgo de sumar un año en blanco, circunstancia, para ellos, del todo inadmisible. Pero lo cierto es que no hay ningún club en el mundo, incluido el propio Real Madrid, que no transite por estas etapas de meseta. Precisamente a las tres Copas de Europa seguidas les había precedido un año en blanco.

¿Ha ganado algo el Real Madrid esta temporada en términos de crecimiento deportivo? Pues para empezar el crecimiento de algunos futbolistas jóvenes que se presumen serán importantes en el futuro cercano: Vinicius, Reguilón o Llorente, principalmente, aunque también Odriozola o Valverde.  Para continuar, el club se ha cargado de razones para dar salida a jugadores con una hoja de servicios memorable, pero que presentan todos los síntomas de haber terminado una etapa, y cuya venta el verano pasado hubiera sido difícilmente aceptada por gran parte de la afición. Y, por último, ha ganado tiempo para tener a tiro a ciertos jugadores contrastados que han entrado en esa franja que, junto a la de jóvenes promesas, constituye hoy el único mercado posible para cualquier club: el de aquellas estrellas que quedan libres o con un año de contrato.

Al término del partido contra los Houston Rockets, Luka Doncic se quedó inmóvil en el banquillo cuando ya su equipo había enfilado el vestuario. Del mismo modo que hace la afición del Real Madrid con su equipo de fútbol este año, el esloveno agachaba la cabeza incapaz de digerir otra derrota más. No eran hechos diferentes, el sentimiento de unos y el del otro están alentados por el mismo fuego. De lo que Luka todavía no es consciente es que tres o cuatro jóvenes que ahora le acompañan en esta etapa de derrotas, están sumando unos minutos de los que antes no disponían y que serán vitales para que en temporadas futuras puedan rendir al máximo nivel. Lo que Luka todavía no es capaz de comprender es que la pérdida de sus cuatro mejores compañeros a mitad de temporada ha dejado un espacio salarial y de roles, suficiente como para destinarlos a dos o tres grandes jugadores junto a los cuales iniciar una etapa continuada de victorias.

Lo que Luka todavía no sabe es que precisamente en estos momentos de derrota se están fraguando las muchas victorias que están por venir.

Pepe Kollins
Redactor jefe de La Galerna @pepekollins

18 comentarios en: Perder para ganar

  1. Sembrar para recoger. Y aunque ha sido una temporada muy mala por resultados, estoy de acuerdo en ver y reconocer el crecimiento deportivo del futuro. Una cosa no quita la otra: temporada mala con brotes verdes para el futuro.

    El problema que yo veo, no es en el club, que creo que tiene su estrategia independientemente de lo que se diga y creo lo está haciendo bien (decisiones discutibles pero razonables) aunque a veces no salga bien, sino en esto a lo que hace referencia el texto con los Dallas:

    "Los aficionados no cargan con virulencia contra los dirigentes por los malos resultados. Ni los medios de Dallas censuran la política deportiva, la secundan."
    Algo que nunca se dará en el Realmadrid.

    Los medios deportivos censuran y cuestionan todo del Realmadrid (de los demás, no y he ahí su evidente doble rasero y por ende, su mala praxis y fraude al ciudadano) porque es tema principal para rellenar sus programas. Como no hay información se dedican a especular. En esas especulaciones, a cuál más inverosímil o estrafalaria, se debate y de forma vehemente, contra el RM si hace eso que expone imaginariamente otro periodista.

    Entonces, en este permanente caldo de cultivo mediático contra el RM, un periodista suelte lo de "transicción" y otro lo usa torticeramente para decir que es un insulto, por ejemplo. En los medios no lo analizan como lo expone Pepe Kollins. Ahí cogen partes por el todo y el todo por la parte. Son vehementes y drásticos, y aunque aquí se repita "yo no hago caso a los medios", sus teorías calan (potentes altavoces mediáticos, no lo olvidéis) y por eso hay aficionados indignados por el uso dialéctico que se hace en los medios aribuyéndolo al RM cuando viene de los incesantes fragores especulativos que el enemigo protagoniza en sus rellenos.

    p.d.: Pepe, creo que te has hecho un lío entre las comillas y la cursiva. Revísalo 😉

    p.p.d.: Tenemos al enemigo en casa: el DIRCOM del Realmadrid. Medios hostiles como la SER y Cope, reciben un premio, un regalo en época de vacas flacas (léase semana de selección), y entrevistan a Vinicius y Keylor. ¿Por qué? ¿Para resarcirles del ridículo que hicieron apostando por Mou horas antes de presentar a ZZ? ¿O está el dircom asegurandose las lentejas si le echan del RM?

  2. Primero debo manifestar que me encanta la narrativa del texto. Es magistral. Me encanta el analisis comparativo con el deporte americano: Su filosofia, valores y estrategias de competencias.

    Lo que ocurre en Espana con el futbol, no es muy lejano a paises de Sudamerica como Venezuela donde los equipos de futbol trazan proyectos "hiper-ganadores" para una temporada, visto lo cual, si en 3 meses existen resultados irregulares, los dirigentes son capaces de pivotear sus planes con giros de 180 grados.

    En agosto de 2018 conversaba con un amigo aficionado al Barcelona sobre la proyeccion de la temporada por los fichajes que cada uno habia hecho. Para el fue inevitable decir "somos mejores", "tenemos mejor mediocampo, mejor delantera, mejor todo". Una parte de mi ego se rehusaba a aceptarlo, pensando "pero como, si somos los campeones de Europa", pero por otra parte si que sabia que tenia razon. No solo eso, que la probabilidad de no ganar NADA y ellos TODO tambien era (es) cierta.

    Asi que, le decia que la plantilla se esta armando en funcion de construir una hegemonia en Espana y Europa por los proximos 5-10 anos. Que toma tiempo. Que si esta temporada ganabamos algo, se iba a encumbrar. Pero que si se perdia todo, lamentablemente se podia ir todo a la borda. Precisamente por lo que el autor del texto llama "fiebre de la victoria".

    Veremos.

  3. Magistral Pepe. En este país de antimadridistas contrastados copando los medios de "incomunicación" es imposible que la gente sepa mantener la calma.
    Haces referencia a algo que he comentado varias veces estos meses: en 2015 el Barça hizo un triplete, y nosotros nada (salvo el mundial de clubes que ganamos por la champions del año anterior) y creo que lo que vino después ya lo sabemos todos, y lo que significó para el club.
    Es cierto que yo creo que en el 2015 se perdió por mala suerte y lesiones importantes, y que con algo de fortuna se podía haber ganado esa liga corrupta que jugamos y champions, pero no pudo ser.
    También es importante señalar, aunque reconozcamos todo lo que hace bien a diferencia del resto, que las cagadas que ha tenido Florentino y su junta directiva, a veces han salido bien de chiripa. Creo que echar a Carlo fue un error, y al traer a Benítez se se duplicó el error. Luego lo echa y tiene la suerte de que tiene a mano a Zidane, aún sin saber que iba a salir tan bien. Esto fue una carambola por un error del club.Hay que tenerlo presente también.
    El verano pasado, tenemos todos claro que si Zizou se fue, es por algún desacuerdo con la directiva, por más que nos diga el propio Zizou o Florentino. Nadie sabremos jamás los motivos reales, pero creo que es obvio. Si ahora vuelve es porque Florentino habrá rectificado y le habrá reconocido las cosas y prometido las soluciones que le pidió Zizou. Si en junio le hubiera hecho caso, hubiera ido mejor para todos, y hasta para la selección española. Defenderé siempre el derecho del Madrid para fichar a Julen, y que Rubiales lo echó de malas formas a escasos días de iniciar el mundial, pero lo que digo también es cierto: si se hubiera hecho caso a Zidane en junio, no sólo nos hubiera ido mejor a nosotros, si no que posiblemente hasta la selección española lo hubiera agradecido.
    El tema, es que creo (y de ahí que mencione todo este rollo) que todo ha venido bien al Madrid para poder afrontar bajas de manera sosegada, e ir a por las altas como es debido. Pero una gran parte de ello, volverá a suceder de completa chiripa por hacer mal las cosas.
    Yo no critico a Florentino como hacen los medios de incomunicación, pero hay que reconocer que se equivoca bastantes veces y tiene un comportamiento algo nazi en el tratamiento que hace de ciertas cosas. Echar a Carlo es un ejemplo, y que Zizou se terminara yendo es otro, por no hablar de como se fue Figo, Hierro, y otros.
    Espero que todo contribuya a que nos vaya mejor, pero Florentino debería recapacitar también en esas cagadas cíclicas e incorregibles que tiene, para ser mejor presidente aún de lo que ya es. Con esto diré que no cambio a Florentino por otro presidente, pero es justo criticar sus errores, y esperar que acaben.

    1. Me muestro de acuerdo contigo, Sergio, como casi siempre. Solo dos detalles. Antes, es importante, como bien ha dicho vagawain, no coger partes por el todo, ni el todo por partes, pk?

      1ro: No son medios de incomunicación. Comunicar, sí comunican. La consigna anti madrid. Su pan de cada día. Así que en realidad lo que son es medios de ''manipulación''.

      2do: No soy español, así que no puedo decir que lo que le suceda a España me de igual, pues ahí juegan madridistas también. Pero, si el propio Rubiales había dado el visto bueno, y hasta con ilusión, de la venta de Julen por 2 millones, qué culpa tiene el Madrid de que luego Rubiales fuera hacia atrás como un cangrejo??? Y mintiera??? El Real Madrid no es una ONG. Si a Rubiales le importó menos la selección que su cargo al destituir a Julen antes del mundial, perdona, pero al Real Madrid le ha de importar mucho menos. Rubiales es directamente responsable, y se lavó las manos. En serio no veo por qué el Club tiene vela en este entierro. Si la negociación hubiera sido litigante, o algo parecido... Pero es que era del agrado de la RFEF, así que, no lo veo, lo siento. Quizá me lo puedas aclarar...
      Saludos.

      1. Está claro que el Madrid no es responsable de lo que hizo Rubiales despidiendo a Julen.
        Sólo digo que si Florentino hubiera hecho caso a Zizou, hasta le hubiera ido mejor a la selección, porque se hubiera quedado como estaba.

  4. En la temporada 2003/2004 también se hizo una "temporada de transición"...y el AC Milán lleva varias temporadas de "transición"... mucho apostar por el futuro, pero se nos escapa el mejor (Mbappe)... Y el Barsa también está fichando a jóvenes, 3 de ellos ya nos han bailado esta temporada: Malcom, Arthur y De Jong. Que curioso, pero ellos no tienen temporadas de transición... Pero claro, no han hipotecado el club para revestir el estadio de papel albal y reducir localidades...

    1. Jajajaja, otro al que Relaño le ha comido bien el coco, hipotecar al club con una remodelación que no alcanza el valor de los ingresos de un año. Algunos deberían tomar clases de economía en vez de leer prensa basura como el AS.
      Hipotecar el club es lo que está haciendo el VARcelona pagando 80 kilos por De Jong (el peor del Ajax en la eliminatoria pero de largo además), 50 por Malcom para que juegue un partido de copa contra el Madrid y 40 por Arthur al que veremos que tal le va cuando no esté Messi en el VARsa. El VARsa amiguete gasta en sueldos más del 80% de su presupuesto y eso si en vez de leer el AS, supieras algo de economía sabrías que es inviable en cualquier empresa, y cuando a algún partido político le dé por acabar con la tontuna del independentismo veremos que le sucede al F.C. VARcelona

      1. No te digo que no tengas parte de razón, no. Pero, en lo más importante no la tienes. El Varsa continuará cometiendo toda clase de desmanes y tropelías habidas y por haber. No le dirán ni mú.

      2. No mientas, Malcom costó 41+1. Suma lo que le costaron a tu equipo Courtois, Odriozola, Mariano, Brahim y Vinicius , p.ej y valora su rendimiento, antes de permitirte hablar de otros equipos. Y si, tienes razón De Jong es muy malo. Lo que hay que leer...

      3. Yo soy el más anti-relañista que te puedas encontrar, pero eso no significa de que deba arrodillarme ante el ''ser superior'' y decir ''sí, bwana'' a todo lo que hace. Ha tenido grandes aciertos, pero también cagadas desastrosas.
        Y todos los grandes clubes fichan tanto jóvenes promesas como jugadores contrastados, y no se van a la quiebra.

    2. Buenas tardes, no haga usted caso de las sinvergonzonerias de muchos de los que comentan por aquí, todo el mundo sabe que cuando un país tiene una deuda del 100% del P.I.B. o más, eso significa que debe todo lo que produce ( conjunto de bienes y servicios) en un año, eso es estar hipotecado, que no es lo mismo que estar arruinado, porque eso depende mucho de la estructura económica de cada país. No es lo mismo que la deuda la tenga Japón que Burundi( dicho sea con todos los respetos). No cabe duda que cuando se acabe la remodelación- disminución del Bernabeu, nuestra deuda, estará cerca de lo que facturamos en un año sean 700 u 800 millones
      Digan lo que digan los palmeros eso es estar hipotecado, cierto también que el valor de la marca Real Madrid y su patrimonio, hacen que ese endeudamiento sea llevable, pero también es cierto de que hay síntomas de que la burbuja del fútbol se acaba y que los días de vino y rosas a nivel económico se han acabado, como dejaba entrever un artículo que me fue censurado en La Galerna [Nota de la web: En La Galerna no seríamos capaces de algo así] por comentar las diferencias entre la junta directiva blanca y el socio estrátegico que se había buscado, ( el fondo de inversión norteamericano Providence) y que iba a aportar 200 millones de euros. Ahora estos yanquis, se lo están pensando
      Saludos blancos, castellanos y comuneros.
      Nota: un ejemplo de que las cosas no van bien en el plano económico a nivel global es la idea de la U.E.F.A., de jugar fines de semana, desplazando a las ligas locales, esto significa ni más ni me nos que la tarta ya no crece, y se reparte a dentelladas

  5. Un placer leerle como siempre.

    Me gustaría creer en lo que dice pero ahora mismo he de decir que no veo claro que lo que usted comente vaya a suceder. Evidentemente volveremos a ganar, eso está claro, pero no creo que sea corto plazo, ni tampoco tengo claro que sea por evolución de este proyecto. Tengo la sensación de que habrá que dar un aldabonazo y un cambio de dirección(nunca mejor dicho) y que Florentino acabará marchándose antes de que la nave recupere la dirección.

    Ciertamente habrá galernautas que opinen distinto y que muy probablemente me critiquen algunos por mi opinión, pero es la sensación que tengo ahora mismo. No me parece un Madrid tan malo como nos han vendido, pero la falta de gol, a pesar de las veces que he defendido lo contrario se ha ido acrecentando a lo largo de la liga. Bale ha ido cada vez marcando menos esta temporada, y eso se ha notado. No lo veo nada claro. Repito, ojalá me equivoque.

    Un saludo

  6. Si esta temporada la hubiesen planteado de transición, no habrían despedido a Julen, que era un entrenador elegido para el medio-largo plazo. Creo que tenían (teníamos, porque me incluyo yo) idea de una temporada en la que al menos pelearíamos por todo, aunque luego nos quedásemos en la orilla. Pero esto a sido un batacazo importante.

    Dicho esto, no deja de ser una oportunidad para rehacer un equipo que la temporada pasada ya daba síntomas de agotamiento pero, ¿por dónde empezamos a renovar? Los más veteranos son insustituibles (Marcelo, SR, Benzema, Modric); el resto, aún demasiado jóvenes. ¿Cómo se renueva una plantilla en la que casi cada jugador, tomado de forma aislada, sigue estando entre los mejores del mundo o es una promesa de la que aún cabe esperar mucho margen de mejora?

  7. Cómo permite el club las entrevistas de Vinicius, por el antimadridista Carreño y otros despropósitos ?
    Si nos disparamos al pie, mal vamos. Creo que habría que colocar a alguna persona al frente de la oficina de prensa o comunicación para protegernos un poco de estos buitres.
    El tal Carreño, lo único que buscaba es sacarle al bueno de Vinicius la frase de que Messi es Dios u que en su casa tiene un altar, y menos mal que Vino estuvo fino y no le dió el titular.

  8. El modelo español, y aún más el del Madrid, no permite las transiciones, el "perder para ganar" como usted dice (y ojo, a mi me gusta, creo que es acertado). Aquí siempre prima el cortoplacismo, el hacer un equipo hoy y empezar a ganar desde ayer. Yo personalmente creo que al Farsa le estallará la burbuja en los morros más pronto que tarde, con todos los dispendios que tiene, y que su casa de papel particular dirá basta. Y Messi no es para siempre, por mucho que nos quieran vender que puede jugar hasta los 60 años porque "el que corre es el balón".

Responder a Michael Moore Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Hay que celebrar el cuarto aniversario de @lagalerna_ y llenarse de expectación ante el gran impulso que le ha imprimido @PepeKollins

Felicidades a @lagalerna_ , a @JesusBengoechea, @Ramon_AlvarezMM y @PepeKollins por el cuarto año de un proyecto tan maravilloso

Felicitaciones a @JesusBengoechea @Ramon_AlvarezMM @PepeKollins por un año más de @lagalerna_ mi lectura obligada de las mañanas y posterior a cada juego. Novedosas y excelentes las nuevas incorporaciónes y el dinamismo de la página. Que sean muchos más. #HalaMadrid

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram