Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
No saben ya cómo

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

No saben ya cómo

Escrito por: La Galerna22 diciembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Los madridistas más jóvenes del lugar (entendiéndose por lugar La Galerna) no recordarán las dos ligas que el Real Madrid perdió consecutivamente en Tenerife. Benditos ellos.

Solo dos apuntes: en la primera de esas dos ligas, el Tenerife remontó los dos goles iniciales del Madrid gracias a la caraja de varios de nuestros defensas y portero, pero sobre todo gracias a que el colegiado García de Loza tuvo a bien anular un gol de Milla por razones que aún se investigan en la NASA, institución que encuentra graves problemas en sus pesquisas por cuanto no queda rastro -en forma de imágenes- del citado gol, que habría sido el 1-3 y frustrado las ansias de remontada del equipo tinerfeño.

Así pues, ya llovía sobre mojado cuando, en el segundo Tenerife, fue Gracia Redondo quien privó a nuestro equipo de dos penaltis de esos que los clásicos llamaban "de libro", perpetrados sobre Zamorano.

De ahí que, al comienzo de la temporada siguiente, y tras ser expulsado en Anoeta por el propio Gracia Redondo, Fernando Hierro se revirara y, con su mejor acento de Vélez-Málaga, dejara para los anales una acusación memorable:

-No sabei ya cómo hodennos.

Tan discutible es la transcripción fonética de la invectiva del mítico central malagueño como abrumadora la resonancia sempiterna de la frase, que alcanza el corazón de nuestros días reverberando con estremecedora verosimilitud. ¿Cuánta gente hay ahí fuera, a día de hoy, que conspira contra nosotros? ¿Cuánta gente hace causa común con el manifiesto margen de mejora de nuestros jugadores para urdir formas de hacernos la vida imposible? ¿Cuánta gente hay ahí fuera que no sabe ya cómo jodernos?

Así, a bote pronto, se nos ocurre uno.

as.750 (20)Alfredo Relaño dirá, claro, que él se limita a informar, pero no es difícil intuir el leve estremecimiento de placer que, acaso bajo las sábanas, cruza como una indiscreta cosquilla su castigada anatomía cada vez que nos administra una portada que anuncia el fracaso de un plan de Florentino. Sí, amigos galernautas: Alfredo Relaño es, definitivamente, uno de los que no sabe ya cómo jodernos.

Reconozcamos que, para no saber ya cómo, su mente sigue siendo capaz de alumbrar ideas alambicadas. El caso que nos ocupa es especialmente rebuscado. El fichaje de un jugador que no sabemos si nos interesa pero que Alfredo ha dictaminado que sí nos interesa -y por tanto hay que asumir como conocimiento comúnmente extendido el que lo hace- podría ser frustrado por quien aún no es entrenador del club en el cual milita actualmente el futbolista. Es un juego de sombras chinescas de diabólico poder fornicador, es decir, muy pero que muy capaz de jodernos a poco que la ilusión de fichar a Lewandowski (cuidadosamente cebada por el propio Alfredo en portadas anteriores, acaso en calculado hinchamiento del globo que él mismo ya prevé pinchar) haya hecho mella en nosotros. El retorcimiento del plan de Alfredo se completa, por supuesto, con la última vuelta de tuerca de la jodienda: el entrenador que aún no lo es del club en el cual milita el futbolista lo fue antes del nuestro, y hay quien considera fue un error despedirle. Sí: un condenado cóctel donde se dan la mano remordimiento y fatalidad para sumirnos en la desazón, aunque desde luego lo harían con mayor credibilidad si todo esto no fuese más que un castillo de naipes cuidadosa pero frágilmente confeccionado por Alfredo con ayuda de unas cuantas hipótesis más o menos manejables.

"Lo de Piqué es una herida sin cicatrizar", nos dice en la portada de As otro de los nombres que, a poco que uno lo piense, enseguida brota de los labios como candidato a no saber ya cómo. Una herida sin cicatrizar, ni más ni menos. Una herida extrañamente abierta aún, sin duda por culpa de la renuencia al perdón que debería colmarnos a todos en estas fechas pre-navideñas y que, sin embargo, se ve sustituida por un rencor inexplicable. Porque mira que Piqué hace día tras día méritos para ser perdonado de una vez por todas, pero no hay nada que hacer: cuando el inmovilismo y la falta de cintura para el olvido se instalan en las masas cavernícolas, poco pueden hacer los sinceros esfuerzos por parte de un modesto defensa central catalán. El chico hace por hacerse disculpar denodados esfuerzos que por desgracia no topan sino con un muro de incomprensión recalcitrante.

mundodeportivo.750 (25) sport.750 (27)Y más gente que no sabe ya cómo jodernos. Estos, además, lo tienen en su código genético y es hasta de ley que nos jodan, de ahí que casi ni quepa reprocharles el que lo hagan haciendo lo que saben hacer: ganar. Otra cosa es si cabe o no reprocharles el que ganen como ganan, es decir, verbigracia, con la mano (como anteyaer mismo), o con árbitros que cooperan en su particular épica de penalti y expulsión (Van Palomain dixit). Menos mal que Mundo Deportivo viene a rescatarnos de tanto sinvivir con otro más de sus chispeantes juegos de palabras. De los creadores de "Se retARDA" y "GOLiseo" llega ahora "Campeón uniBARÇAl". Si toda esta gente no sabe ya cómo jodernos, nosotros no sabemos ya cómo ponderar la creatividad inmarchitable, el genio para el ditirambo del diario de Godó, grande de España. La única forma de homenajear esa creatividad y talento para el ditirambo que se nos ocurre es este sarpullido que nos acaba de salir.

marca hoyPor su parte, Marca trae a su portada a dos que nos han jodido mucho y que probablemente ya no sabrán cómo jodernos pero esta vez literalmente, por cuanto las cachadas que han sufrido en sus wrongdoings les han dejado sin la posibilidad de seguir haciéndolo. No al menos durante los próximos ocho años. Por fin una buena noticia.

Pero claro, tenía que quedar para el final el sabor