Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El mejor club del siglo XXI

El mejor club del siglo XXI

Escrito por: Juanma Rodríguez30 noviembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Para saber si la tendencia ha cambiado y el Barça se convierte en el mejor club de fútbol del siglo XXI habrá que esperar, al menos, 85 años más. Yo ya no estaré aquí, ni vosotros, queridos lectores, tampoco; Jesús Bengoechea puede que sí y José Mourinho seguro, pero el resto habitaremos el camposanto, de forma que resulta baladí tirarse horas y más horas debatiendo acerca de qué club de fútbol es el mejor de la historia, de nuestra historia, de la que nos ha tocado vivir: es el Real Madrid. El Real Madrid es el mejor club de fútbol de la historia y, cuando la MSN haya muerto, seguirá siéndolo; y, allá por el año 2100, quienes sigan aquí deberán debatir sobre qué club se ganó los galones para ser elegido el mejor club de fútbol del siglo XXI; yo apuesto a que volverá a ser elegido el Real Madrid.

Si hay quien afirma que el Barcelona es el mejor club de lo poquísimo que llevamos "disputado" de siglo XXI es por la sencilla razón de que el Real Madrid ha perdido su gen ganador y carece de un "modelo". Pues bien, vayamos a los datos, a los hechos concretos, a los números: en los 15 años que llevamos de ese siglo XXI tan horripilante para el mejor club de la historia, el Real Madrid ha ganado tres Copas de Europa (una cada cinco años), un Mundial, una Copa Intercontinental, dos Supercopas de Europa, cinco Ligas (una cada tres años), dos Copas y cuatro Supercopas, quince títulos en quince años. Es cierto que, a día de hoy, el Barcelona ha ganado más títulos en esos quince años, pero coincidiremos también a la hora de señalar que este es, de largo, el mejor Barça de la historia... Leo Messi tiene 28 años, ¿cuántos años más jugará a su rendimiento actual?... Pongamos que Messi esté jugando otros quince años a este nivel, hasta los 43; nos pondríamos en el año 2030 y aún quedarían... ¡setenta años para que concluyera el siglo XXI!... En realidad, para saber qué club de fútbol será elegido por la FIFA el mejor del siglo actual deberemos esperar hasta conocer qué clubes tienen la suerte de descubrir a los tres próximos Messis.

El "modelo", el "estilo"... paparruchadas. El modelo es ganar y el estilo consiste en marcar más goles que el rival, lo demás es una filfa digna de poetastros. El Real Madrid de estos primeros quince años de siglo XXI ha ganado estadísticamente muchos menos títulos que el Real Madrid del último medio siglo XX... pero muchos más que el Real Madrid de comienzos del siglo anterior. El estilo es otra cosa, creo yo; el estilo, la clase, la categoría, no se demuestra con títulos sino no defraudando a Hacienda, no saltándose a la torera las normas de la FIFA, no utilizando el club para ir contra España, no adelgazando el contrato de un jugador para eludir al fisco, ahí se demuestra el estilo, el modelo. Ningún periodista preguntó a Ancelotti por la ausencia de un director deportivo en la rueda de prensa posterior al partido contra el Atlético de Madrid que valió La Décima, ni uno. Dentro de cincuenta años se hablará del estilo del Real Madrid a la hora de levantar una ciudad deportiva que es la envidia de todos; se hablará del modelo merengue que sirvió para instaurar, a través de su Fundación, escuelas para niños desprotegidos en medio mundo; y, ya lo veréis, se hablará también del nuevo estadio Santiago Bernabéu, que se construirá más pronto que tarde pese a la cortedad de miras de nuestros políticos; todo eso lo habrá hecho el Real Madrid defendiendo a España, llevando con orgullo su bandera, y, por cierto, ganando más títulos que la inmensa mayoría de clubes del mundo. Ese es el estilo, ahí radica la auténtica clase.

mejor club siglo XX

En este mal arranque de siglo XXI que al Real Madrid de fútbol le ha valido para ganar sólo quince títulos ha contribuído un entorno destructivo que se retroalimenta con negativismo. En este mal arranque de siglo ha tenido que ver, claro, el emponzoñamiento de un sector del periodismo deportivo que utiliza sus respectivos medios para cuestiones estrictamente personales. Y, tengo que decirlo así, también una afición que, en general, se arruga como una pasa en cuanto vienen mal dadas y compra a ciegas la mercancía averiada que venden desde esos medios. Por contra, la afición del Barcelona no tiene empacho en elegir por aplastante mayoría a un presidente acusado, heredero de un ex presidente acusado, y el periobarcelonismo mira hacia otro lado porque la MSN va como un cañón. El Real Madrid sigue siendo un club ganador... pero con muchos aficionados perdedores; y el famoso "entorno" criticado en su día por Cruyff, que con el Barça ganó cuatro Ligas y dos de ellas regaladas por el Madrid, es un virus inoculado hoy por hoy en la capital de España. En la campaña contra Florentino Pérez, por cierto, contribuyen de modo activo los ultras, justamente expulsados del campo y hoy espoleados desde algunos periódicos contra el presidente del club que les puso de patitas en la calle. A don Santiago Bernabéu le comparaban con Idí Amín y a Florentino Pérez le llaman psicópata en Onda Cero y luego se van a San Ginés a comerse unos churros con chocolate; al Barça le apoya todo el mundo, el Real Madrid está solo, y a dicha soledad contribuyen muchas veces sus propios socios y aficionados. Soy francamente pesimista al respecto; de hecho creo que este artículo seguirá plenamente en vigor allá por el año 2100, cuando probablemente el Real Madrid sea elegido, contra todo y contra todos como siempre, el mejor club de fútbol del siglo XXI.

En @libertaddigital y @esRadio. Colaboro con @marca, @elchiringuitoTV y Real Madrid TV, además de @lagalerna_. Como dice Woody Allen, el trabajo es una invasión de nuestra privacidad @juanma_rguez

14 comentarios en: El mejor club del siglo XXI

  1. Es cierto que en el Madrid no todo es malo, es más,hay muchas cosas buenas y ejemplares pero lo malo es muy, muy, malo. Empecemos por una gran plantilla, con grandes jugadores, pero sin espíritu colectivo ni ese gen ganador que, en otros tiempos, tantos triunfos y satisfacci