Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Isco en Marca

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Isco en Marca

Escrito por: La Galerna19 julio, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Marca ha entrevistado a Isco, logro que era el argumento principal de su portada de ayer y sigue siendo importante en la de hoy. Nos parece bien que lo vendan como un éxito porque lo es. No todos los días entrevista uno a un futbolista que ha conseguido en su carrera tantas Copas de Europa como el FC Barcelona en toda su historia.

La entrevista la firma Juan Ignacio García-Ochoa y el rotativo la dividió en dos. Hoy llega la entrega más interesante para el lector madridista por cuanto es aquella en la cual repasa su carrera en el Madrid. Isco, pese a sus detractores, nos parece un jugador muy importante en la gloriosa historia reciente de la institución. Ganó 5 Champions Leagues, con eso debería estar todo dicho, pero habrá que precisar además que fue decisivo en la Décima (saliendo desde el banquillo), en la Duodécima (aquel Madrid de la soberbia final de Cardiff fue el más deslumbrante del ciclo, y giraba en torno a él) y en menor medida en la Decimotercera. El hecho de que podría haber dado mucho más aún, y que se diluyera en los meandros de una decadencia precoz, no debe hacernos olvidar su fulgor primero.

 

PREGUNTA. Vamos a retroceder un poco más. El top de Isco llega entre 2012 y 2018... Temporadón en el Málaga, fichaje por el Madrid, cuatro Champions, estrella de la selección... Pero sufre una operación de apendicitis, despiden a Lopetegui, llega Solari y a partir de ahí, no vemos al mejor Isco. ¿Es el punto de inflexión en la carrera de Isco?

RESPUESTA. ¿Sabes qué pasa? Estás en el Madrid y estás en lo máximo que puede aspirar un jugador. Estás en el club más grande de la historia, en el que también has pasado momentos malos pero que al final, siempre conseguía superar... Siempre acababa jugando cuarenta ó cincuenta partidos.

P. Usted acabó con la BBC.

R. Exacto, pues por eso lo digo. Que al final siempre superaba las adversidades y jugaba. Fui titular en dos finales de Champions, en las finales de Copa, de Supercopas... Hasta 2018 lograba estar en todos los momentos importantes y como te digo, el Madrid es el equipo más grande de la historia. Y aquí, entre comillas, viene el problema. Porque abandonar el Madrid en el justo momento en el que tienes que hacerlo es lo más complicado del mundo y le ha pasado a muchísimos jugadores. Y vuelvo ahora a 2018. Me operaron de urgencias de apendicitis. Los médicos me dijeron que el asunto era complejo, con más de un mes de baja. Pero yo a los veinte días ya estaba jugando. Ahí los médicos me habían advertido que me iban a presionar para que volver antes de tiempo, que yo me iba a sentir bien, pero que no lo iba a estar, que iba a sufrir... Pero el equipo estaba pasando por un mal momento, con varias derrotas como contra el Alavés , el CSKA y yo sentía que tenía que hacer un esfuerzo para ayudar a mi equipo.

P. Y echaron a Lopetegui y llegó Solari.

R. Eso es. Y a partir de ahí, Isco ya no existía para nadie. Ni para el entrenador, ni para los ayudantes, ni para nadie. Nadie me daba explicaciones de por qué de repente dejé de tener minutos y yo cuando le preguntaba directamente a Solari me decía que no pasaba nada, pero que el entrenador decidía. Jugué, me acuerdo, contra el Melilla y sin mediar palabra, me dejó varios partidos en la grada como contra la Roma. Ni siquiera en el banquillo. Me hacía viajar para dejarme sentado viendo el partido en la grada. Y yo no sentí respaldo por parte del club ni de nadie. Y ahora, viéndolo con perspectiva, es cuando veo que me tenía que haber marchado. Pero dejar el Madrid es muy difícil. Porque, como te decía, yo siempre había logrado revertir la situación. Otras temporadas, el club me llamaba para decirme todas las ofertas que tenía por mí, o que iban a fichar a jugadores en mi posición y que iba a tener difícil jugar, pero yo siempre respondí que me había costado mucho llegar donde estaba y que me daba igual, que competía con el que hiciera falta. Pero esta vez fue diferente... Me tenía que haber marchado.

P. ¿Pero qué pasó con Solari?

R. Sinceramente sigo sin saberlo. Tras uno de esos partidos en los que me había dejado en la grada sin darme ninguna explicación, recibí una llamada suya en la que me dijo que estaba entrenándome bien y que iba a empezar a confiar en mí. Me lo dijo, además, un día que estaba lesionado y no entraba en la lista, pero pensé que igual cambiaban las cosas. Al partido siguiente me dejó de nuevo en la grada, así que realmente no sé si se estaba riendo de mí... Está claro que me equivoqué y debí haberme marchado. Pero había llegado Zidane y con él había rendido bien.

 

Tras ponderar como es debido a Isco, solo podemos a continuación asombrarnos ante estas manifestaciones. ¿De verdad están tan endiosados los futbolistas que no son capaces de ver más allá de los halagos debilitantes de su entorno? Resulta sumamente llamativo que nuestro protagonista, aun tanto tiempo después, permanezca incapaz de reconocer su declive, patente a ojos de todo el planeta y plasmado en una silueta impropia de un futbolista. La pregunta, estimado García-Ochoa, no era en realidad "¿Qué pasó con Solari?" sino "¿Qué pasó con la báscula a la que no quisiste subirte por indicación de Solari?" Qué difícil, qué imposible es entender el victimismo retrospectivo de Isco, que al menos, cuando le preguntan por Zidane, sí es capaz de extraer algo de autocrítica. Zidane volvió y, en un gesto de magnanimidad excesiva, perdonó la sanción interna que pesaba sobre un Isco abandonado y rebelde para empezar de cero, a lo que el jugador respondió poniéndose todavía más fondón y enfurruñado.

 

P. ¿Esperaba más de Zidane?

R. No. Yo creo que Zidane esperaba más de mí, la verdad.

P. ¿Bajó los brazos?

R. Zizou llegó en el tramo final de la temporada y no estuve bien, la verdad. Fue un año muy duro por esto que te cuento, yo estaba totalmente desmoralizado. También tras el Mundial, mi cabeza y mi cuerpo no podían. La temporada siguiente empecé sin jugar, pero hubo un clic en mi cabeza y pasó lo de otros años, que empecé a jugar partidos importantes: PSG en Champions, Barça en el Camp Nou, Supercopa en Arabia, contra el City en Champions marqué gol... Estaba volviendo otra vez. Pero después llegó la pandemia. Y tras la pandemia dejé de jugar. Honestamente, fue más demérito mío. Y al año siguiente no estuve bien y se acabaron mis buenos momentos en el Madrid. Con Carletto jugué dos o tres partidos y ya está, pero él fue sincero conmigo y lo acepté. Intenté entrenarme bien y aprovechar los minutos que me daba.

P. Hubo un tiempo en el que estaba entre los mejores jugadores del mundo y era considerado como una estrella mundial, un potencial Balón de Oro...

R. He tenido momentos buenos, la verdad. El año del Mundial de Rusia y la temporada anterior fueron buenísimos. Pero a partir del Mundial se torció todo.

P. ¿Dejó de divertirse en el campo?

R. Se nota mucho en mí cuando me divierto y cuando no. Cuando se fue Julen, llegó Solari y no tuve oportunidades, estaba apático. "Joder", pensaba yo, "llevo unos años buenísimos y ahora estoy así. ¿Qué más tengo que hacer para que se me considere importante en el club?". Sí, me renovaron en el año del Mundial porque me faltaba un año y me lo había ganado. Y porque tenía muchas ofertas. Había miedo a que me fuera a algún equipo rival.

 

No, querido Isco, no. No había miedo a que te fueras a un equipo rival. Había miedo a que te perdieras para el fútbol, como desgraciadamente sucedió, sin que, por mucho que desvíes el tiro, puedas culpar de ello más que a tu propio abandono.

Deseamos a Isco todo lo mejor en su intento de volver a recuperar un buen nivel (ambición con la que concluye la entrevista), pero nos permitimos hacerle estas indicaciones.

Sosas, muy sosas el resto de portadas del día. Que sea bueno.

3 comentarios en: Isco en Marca

  1. Sin que sirva de precedente, el butano tenía razón en esto: El tiempo es un juez insobornable que da y quita razones.
    Isco se dejó llevar, cobrando la morterada de contrato que tenía con el Realmadrid y tras finalizarlo NINGÚN equipo le ha contratado. No hay más preguntas, señoría.

  2. Con su actitud deplorable, su decadencia ha favorecido la impresión de que la de Raúl a su lado, idéntica en cuanto a la causa (una operación de apendicitis) fue mítica y espectacular a su lado.

  3. Aparte de la apendicitis mucha culpa de su decadencia como futbolista ha tenido una culpable su mujer Sara Salamo y la poca personalidad de este sujeto al dejarse influenciar por las ideas progresistas llegadas al máximo por la susodicha
    ESTO SI QUE TAMBIEN ENTRA DE LLENO EN LA LLAMADA VIOLENCIA DE GENERO. al convertir al cónyuge en UN PELELE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

«Confiad en María Auxiliadora y veréis lo que son milagros».

Recurre @jesusgospa al santoral para hablarnos de las efemérides del 24 de mayo: la Octava, la Décima... y su cumpleaños. Aprovechamos para felicitarlo, aunque sea con un día de retraso.

👇👇

Pancho Puskas le hizo media docena de goles al Real Betis en 1961. La mejor actuación goleadora de un jugador del Real Madrid en partido oficial en toda la historia y el único que alcanzó los seis tantos.

Lo cuento en @lagalerna

➡️ https://www.lagalerna.com/que-jugador-metio-6-goles-al-betis-en-un-partido/

Lo hemos vuelto a hacer, otra final europea. F4 Glory.

Ayer el @RMBaloncesto se marcó un sirtaki en Berlín ante Olympiacos que ríase usted de Zorba.

#Portanálisis

👉👉👉https://tinyurl.com/jxn8cduy

¿Qué jugador del @realmadrid metió 6 goles al Betis en un partido?

Si no lo sabéis, leed @albertocosin. Y si lo sabéis, también.

👇👇👇

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram