Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El madridismo antológico

El madridismo antológico

Escrito por: Salva Martín26 octubre, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En estos días de cortinas de humo, conviene detenerse en aquellos momentos que recuerdan al madridismo el porqué de su idiosincrasia, la razón de su altura. Uno de ellos se produjo hace 70 años, en octubre de 1953, cuando el Madrid dio la primera señal de la época gloriosa que se avecinaba endosando un 5-0 a los blaugranas.

Desde un año antes, Bernabéu necesitaba dar un golpe en la mesa, rebelarse ante el dominio del Barcelona de Kubala, y un amistoso ante el Millonarios colombiano le provocó una obsesión: traer a su rubio delantero. Es importante reseñar que, en ese momento, Di Stéfano todavía no había alcanzado el nivel diferencial que lograría en España. Por tanto, su fichaje no dejaba de ser una apuesta.

Debut Di Stéfano Real Madrid

Tras una puja con el Barcelona digna de una novela (ahí dejo la idea), el Madrid terminó rubricando el pase de Di Stéfano el 22 de septiembre de 1953, día en el que el presidente del Barcelona, Enrique Martí, presentó su dimisión. Como lo leen. Por entonces no era necesario que te cazaran comprando voluntades arbitrales, bastaba con una gestión negligente en un fichaje. Por la que pagarían el coste más alto, eso sí.

No fue el único que llegaría ese año para iniciar una revolución victoriosa. Procedente del Santander y con sólo 20 años, Paco Gento aterrizó para convertirse en una de las mayores leyendas del fútbol mundial. Segunda apuesta de la temporada, segundo pleno al quince. Di Stéfano y Gento convivieron 11 temporadas en las que lograron 8 Ligas y 5 Copas de Europa.

Hace 70 años, en octubre de 1953, el Madrid dio la primera señal de la época gloriosa que se avecinaba endosando un 5-0 a los blaugranas

Pero vayamos al partido que nos ocupa, el Real Madrid-Barcelona de la Liga 53/54. Los azulgranas llegaban muy fuerte a Chamartín, líderes con cuatro victorias y dos empates. Su entrenador, Daucick, no tuvo reparos en presumir: “Nuestra delantera, con Kubala en forma, es temible”. Por su parte, el Madrid había perdido en Sevilla en la jornada anterior (2-1), así que tenía que ganar si no quería verse distanciado del primer puesto. A priori, el choque se presentaba igualado. Nada hacía sospechar que aquella tarde permanecería en el imaginario blanco para siempre.

El 25 de octubre de 1953 saltaron a Chamartín, por parte madridista, Pazos; Navarro, Oliva, Lesmes; Muñoz, Zárraga; Joseíto, Olsen, Molowny, Di Stéfano y Atienza. En el Barcelona jugaron Velasco; Segarra, Biosca, Gracia; Flotats, Bosch; Basora, Vila, Kubala, Moreno y Machón. Eran tiempos en los que el fútbol todavía no había dado el paso de espectáculo a industria y la táctica se supeditaba al talento. Lo académico se definía por la lucha de poder a poder en un 3-2-5 que hoy estallaría la pizarra de la mayoría de los técnicos.

Sólo 10 minutos tardó Di Stéfano en recordar a los blaugranas la gravedad del error cometido por dejar pasar su barco. Olsen, con un doblete, y Molowny, al borde del descanso, produjeron tal vendaval que el Barcelona fue incapaz de alzar en algún momento la voz. Don Alfredo cerraría el encuentro con su segundo tanto ya en el último minuto. Por si quedaba alguna duda.

Real Madrid 5 - Barcelona, 0 (Marca)

“Media hora de inspiración bastó al Real Madrid”, tituló ABC, que destacó “el prodigioso juego de Olsen, Molowny y Di Stéfano”. “Fue un despliegue permanente de todos cuantos resortes puede tener en su mano un gran equipo cuando sale a luchar contra un enemigo poderoso y de peligro”, resaltó Marca.

El Madrid ya había conseguido otras goleadas frente al Barcelona desde los comienzos del fútbol patrio: a destacar, el escandaloso 11-1 conseguido en la Copa de 1943, el 8-2 de la Liga de 1935 o el 6-1 de la campaña 48/49. Pero la manita de 1953 fue particularmente especial y simbólica. Con ella se inició la primavera blanca, la primera época dorada de Ligas y Copas de Europa. El dominio del Madrid de Di Stéfano. Además, el Bernabéu no vería otro 5-0 al Barcelona hasta el año 1994, en la celebrada Liga de Jorge Valdano.

La verdad y lo relevante, que es lo que prevalece cuando se disipa la niebla, es que aquel 5-0 y ese equipo contribuyeron a forjar no un madridismo sociológico, sino un madridismo antológico del que todavía hoy disfrutamos

Esa temporada, la 53/54, Madrid ganó la competición liguera 21 años después. Sí, desde los tiempos de la II República, en la 32/33, los blancos no celebraban ese título. El Barcelona, que era el vigente campeón del doblete, quedó segundo, a cuatro puntos, y el Valencia, tercero.

Desde la vuelta del fútbol tras la guerra, el Barça había logrado cuatro Ligas, el Atlético otras cuatro (dos como Atlético Aviación), el Valencia, tres, y una el Sevilla y el Athletic de Bilbao respectivamente. Así que, o bien Franco tuvo un madridismo tardío (14 años se postergó la celebración de una Liga en Chamartín desde la victoria del dictador), o quizás es que esa leyenda negra no es más que otra chufla antimadridista. No lo descarten. La verdad y lo relevante, que es lo que prevalece cuando se disipa la niebla, es que aquel 5-0 y ese equipo contribuyeron a forjar no un madridismo sociológico, sino un madridismo antológico del que todavía hoy disfrutamos.

 

Getty Images.

Salva Martín
Periodista. Autor de Historia de las míticas remontadas del Real Madrid (Almuzara).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

🎂Cumple 33 años el hombre que le enseñó a Bellingham lo que significaba «chilena», el hombre tranquilo que no flaqueará jamás ante un penalti decisivo, el gran @Lucasvazquez91

¡Felicidades!

Lamine Yamal es muy joven.

Enormemente joven.

¿Y?

#portanálisis

👉👉👉 https://www.lagalerna.com/lamine-yamal-es-muy-joven-y/

En el hecho de que @AthosDumasE llame a la que muchos llaman "Selección Nacional" la "selección de la @rfef" encontraréis pistas de por qué no la apoya.

La explicación completa, aquí

👇👇👇

Tal día como hoy, pero de 1962, Amancio rubricaba su contrato como jugador del Real Madrid.

@albertocosin no estaba allí, pero te va a hacer sentir que tú sí estabas.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram