Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El abrazo más largo del mundo

El abrazo más largo del mundo

Escrito por: Athos Dumas10 marzo, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Anoche se volvió a demostrar la relatividad del tiempo. Tras 150 minutos de dominio absoluto (entre el partido del Parque de los Príncipes y la primera hora en Madrid) del PSG sobre el Real Madrid, en el que el 0-2 parcial podía parecer hasta generoso para los nuestros, Benzema, en primer lugar, ejerciendo su liderazgo y su capitanía, volvió a hacer un Ulreich como en la vuelta de semifinales de 2018, o un Karius como en Kiev – ciudad mártir a donde enviamos nuestros mejores augurios – y ejecutó un Donnarumma, con más mérito incluso que a los dos anteriores cancerberos, puesto que el italiano visitaba el Bernabéu como – oficialmente – el mejor portero del universo, tras las votaciones de France Football y del jurado de la FIFA.

1-1 y ya con la energía carlettiana sobre el campo, Camavinga y Rodrygo con ganas de morder al gallo francés. Era el minuto 61 y quedaba media hora para, al menos, tratar de lograr un segundo gol que condujera hasta lo que parecía un milagro apenas dos minutos antes, una prórroga en el Bernabéu y sin la antigua regla del mayor valor de los goles del equipo visitante.

Hubo entonces unos minutos de tanteo, los locales recomponiendo líneas tras las salidas de Kroos y de Asensio, los visitantes tratando de superar el mazazo de un gol inesperado, que ponía en duda un plan que les estaba funcionando a la perfección, incluso con fases de ronditos mareantes entre Verrati, Nuno Mendes, Paredes y Messi.

Quien les escribe no pudo asistir anoche al estadio, pero, tras ir a respirar, entre las 7 y las 8 de la tarde, el espíritu de las grandes noches en los alrededores del coliseo madridista, fui acogido para ver el choque en el seno de la sin par familia de mi editor y querido amigo Jesús Bengoechea. A las 8 y cuarto de la tarde, en los aledaños del estadio, cogimos un coche Jesús y yo, junto a su hija de 9 años – mocita madrileña de pura cepa – y nos encaminamos al domicilio de su hermano, donde somos calurosamente acogidos con la mesa puesta y bien surtida de todo tipo de manjares apetecibles: nos juntamos en total 8 personas entre hermano, cuñada, sobrina, sobrino, sobrina política y los 3 que llegábamos procedentes del taxi. Más el amable perro-amuleto de nombre Suker – como el presidente de la Federación Croata de Fútbol -. Hablando de Croacia, nuestro mago croata Luka Modric iba a tener mucho que decir en lo que restaba de partido.

Luka Modric sonríe frente al PSG

Iban cayendo inexorablemente los minutos y el PSG acercándose a su clasificación para cuartos. Ya no generaba tanto pánico como en el primer tiempo – excepción hecha de un excepcional regate sin tocar balón de Mbappé que dejó a Courtois con sus posaderas en el césped y que acabó en gol, anulado por un claro fuera de juego – el equipo parisino-catarí, mientras que al Madrid, mucho más ordenado y ya presionando con criterio y con fuerza física, no acababa de culminar alguna jugada clara, como un cabezazo de Benzema lamiendo el palo izquierdo del guardameta italiano o un balón de Vinicius a dos metros de la línea de gol y que acabó en la calzada de la calle Concha Espina.

Había nervios en la mansión Bengoechea. Muchos nervios. Hubo que abrir la ventana – en una noche francamente fría – para tratar de rebajar la temperatura del salón y la de casi todos los que estábamos allí sufriendo, nivel Lisboa antes del testarazo de Ramos. Este humilde juntaletras decía que “tranquilidad, que por lo menos llegamos a la prórroga”, mientras el anfitrión y hermano mayor de los Bengoechea me miraba como diciéndome “eso, como poco”. He de decir que vi sufrir como nunca a Jesús, que estaba mudo, colorado de tez y cuya vista desesperada iba del aparato de televisión a su móvil, me imagino que tuiteando con cierta impotencia.

Minuto 75. 15 minutos más prolongación para el final. Empezó a ladrar Suker, justamente cuando Modric, en la frontal del área donde defendía el Madrid, decidió que había que sacar esto adelante y que había que paliar el sufrimiento de millones de madridistas. Se apoderó de un balón – a sus 36 años y medio y después de 75 minutos sin parar de correr – y empezó a avanzar, sorteando piernas (Neymar no llegó por poco a zancadillearlo), evitando brazos a izquierda y derecha que podían haberlo desequilibrado. Y, tras más de 30 metros de carrera en plan pista americana, soltó un exquisito pase adelantado a Vinicius, que se lanzó a tumba abierta sobre la portería rival. Mientras la jauría parisina se abalanzaba hacia el carioca, Modric prosiguió su carrera hasta la frontal del área rival. Vinicius trató de penetrar en el área, pero ya estaba rodeado, aunque le dio tiempo a ver al hechicero croata para entregarle el esférico. Usted o yo, amigo lector, en esos momentos ya habríamos estado por los suelos pidiendo una botella de oxígeno. Pero Modric es de otro mundo. Tan campante como un quinceañero, recibió de Vini y todavía le dio tiempo para confeccionar un pase excelso a Benzema, que fusiló sin piedad la red contrincante y puso el 2-1 que igualaba la eliminatoria.

Empezó a ladrar Suker, justamente cuando Modric, en la frontal del área donde defendía el Madrid, decidió que había que sacar esto adelante y que había que paliar el sufrimiento de millones de madridistas.

En ese momento, ocurrió el que para mí ha sido el abrazo más largo del mundo. Me abracé a muchos Bengoecheas y muchos otros Bengoecheas se abrazaron a mí. Veteranos y noveles, todos en una piña increíble, no nos soltábamos y botábamos sin parar. Suker acompañaba el baile liberador con una sinfonía de ladridos secos y graves. Tras minuto y pico de esta guisa, a alguno de los componentes de la alegre piñata se le ocurrió mirar la televisión y nos avisó de lo que iba a pasar: en un abrir y cerrar de ojos, tras un robo de balón, un pase filtrado de Rodrygo a Vinicius y una carrera de nuevo de nuestro dorsal número 20, el capitán Marquinhos, generosamente, cortó el pase para dar una asistencia de gol al ariete madridista, que resolvía de primer toque con el exterior para el 3-1. A todo esto, no nos habíamos separado tras el abrazo del segundo gol, con lo que la piña humana permaneció activa, eufórica, más unida que nunca y botando sin parar al menos durante 2 minutos más.

No sabemos a estas horas si se produjeron desperfectos en el techo del salón del vecino de abajo, pero lo que es indudable es que ayer batimos el récord Guinness del abrazo más duradero y más feliz de la historia de todos los abrazos habidos y por haber en el contexto futbolístico. Todo ello pasó entre los minutos 76 y 80 aproximadamente del encuentro.

El resto, ya saben. Di María entró tarde y no pudo rescatar a los suyos, Mbappé tras su exhibición majestuosa ya no podía con el recién entrado Lucas Vázquez, y las pocas ocasiones que se generaron corrieron todas del lado local, que realmente pudo acabar goleando, cuando quien más quien menos pensaba en el descanso en una derrota con dignidad.

Velada inolvidable, agradecimiento eterno a la familia Bengoechea. La magia y los factores esotéricos que se produjeron en el estadio claramente se propagaron por todos los rincones y hogares merengues del mundo, y tras esa bendita media hora de locura se declaró una paz interior y todos esbozamos una sonrisa de satisfacción que aún ahora, veinte horas después, es imposible de borrar.

El Madrid, damas y caballeros, lo ha vuelto a hacer. Una vez más. Alma y Grandeza.

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

8 comentarios en: El abrazo más largo del mundo

  1. Ah, como algún s*normal ha salido ya con el tema del cambio de reglamento y valor de goles en campo contrario, quiero recordar que aún con esa regla, ayer el Real Madrid se hubiese clasificado.

  2. Espero que sigan muy concentrados y sean conscientes de lo que se les viene encima. Un calendario muy cargado entre Liga y UCL. Que no se despisten .

    1. Agradecemos tu preocupación. Por el momento partido el lunes y clásico el domingo mientras el Barsa tiene una "apasionante" y ciertamente comprometida vuelta de Europa League en Turquía tras el fiasco de la ida. Qué no se despisten ellos tampoco no vaya a ser que el domingo por la noche se vean a 18 puntos del líder.

      1. Veo que eres uno de mis fieles y leales admiradores-seguidores. Muy agradecido por el seguimiento. Es por ello que me gustaría aclararte en algún aspecto. Si te fijas bien, que me parece que podrías ser capaz, no digo en ningún momento que esté preocupado...Y mucho menos, ocupado, je je je. Simplemente opino como uno más. A propósito de tu comentario, ese "tonito" que se desprende de tus palabras no sé qué pretende . Rafa, tú mismo, ya puedes ir a festejar. ¿ A Neptuno o a Canaletas ?
        :))

  3. Para quienes tengan edad de recordar... "Rumble in the jungle" Kinshasa (entonces Zaire, hoy RDC) a las doce del mediodia, pesos pesados Foreman-Ali....
    El recibimiento "Ali, bumayé" (Ali, mátalo) comparable al recibimiento al autocar del Real Madrid bajando Concha Espina... Después de estar todo el combate Ali aguantado porrazos interminables, cuando notó que Foreman ya estaba reventado y frustrado, Ali sacó un par de guantazos y KO. Cuando quiso.
    La diferencia entre Ali y el Real Madrid es que Ali lo hizo a propósito y consiguio que Foreman cayese por su propio cansancio. Una tactica arriesgada pero premeditada. El Madrid ganó porque el PSG se colapsó como un castillo de.prima donnas. Nunca vi caerse tan absurdamente a un equipo tan claramente superior. El mérito del Real.Madrid, a diferencia de las históricas remontadas, es que fue oportunista. Anderlecht Borussia Inter Juve Derby County Celtic se vieron arrasados por unos equipos que podian con todo lo que se les echara encima.
    Y en esta eliminatoria el poder del Madrid ha dejado muchas dudas. Y como somos madridistas y por tanto caballeros, en nuestro fuero interno, debemos reconocer el asombroso mérito que tiene el PSG de haberse implosionado de manera tan absurda.
    Pero el Real Madrid no ganó "cuando quiso". Apenas porque pudo. Y esto es lo que hay que corregir para las próximas eliminatorias.

Responder a @AthosDumasE Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

"Es paradójico recordar a Isco y sin embargo vivir a Modric. Uno tiene la sensación de que Isco se acabó cuando Luka estaba haciendo la comunión entre bombas, y no fue así, pero el cerebro no se caracteriza por la fidelidad de sus recuerdos".

✍️🏻@Pacurll

https://www.lagalerna.com/isco-entre-el-recuerdo-y-el-olvido/

Fantantonio: “El Madrid, como Belmonte, es hermosura entre tanta bajeza”.

@JesusBengoechea entrevista a @fantantonio, quien nos habla de su nuevo libro, de toros, de la vida y, cómo no, del @realmadrid.

https://www.lagalerna.com/galerna-entrevista/fantantonio-el-madrid-como-belmonte-es-hermosura-entre-tanta-bajeza/

Un amigo, un colaborador leal y un genio que, además, tiene libro nuevo.

Leed. https://twitter.com/lagalerna_/status/1556600952693878785

Nueva crónica de @InBallo sobre las andanzas de @GarethBale11 en 🇺🇸

El galés volador anotó un golazo frente a unos hijos de Utah.

https://www.lagalerna.com/l-a-is-my-lady-iv/

Hoy me he puesto a escribir sobre Isco para @lagalerna_ y me he dado cuenta de que Isco se me olvidó hace mucho tiempo.

Se me olvidó que te olvidé, Isco.

https://www.lagalerna.com/isco-entre-el-recuerdo-y-el-olvido/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram