Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Discriminación positiva 

Discriminación positiva 

Escrito por: Jesús Bengoechea22 enero, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Uno de mis sobrinos, a quien quiero entrañablemente, es un antimadridista inveterado. Estábamos viendo en la tele lo que a la postre sería la eliminación copera del Barça (en esta tesitura los dos íbamos con el Athletic) y comentando el triunfo del Madrid en Elche, que se había concretado hacía un rato.

Mi sobrino no había visto ese partido, y nos escuchaba hablar de él a los demás amigos y familiares presentes en la reunión, la mayoría madridistas. Cundía la indignación ante lo perpetrado por Figueroa Vázquez, a saber: la expulsión criminal de Marcelo (marcada por una inacción del VAR que nos enfureció, y eso que aún no sabíamos que a Marcelo le caerían tres partidos de sanción), la falta y amarilla de cárcel indicadas a Kroos y la patente de corso ilicitana para cometer faltas sobre los blancos sin la amenaza de ver por ello tarjeta pese a ser en muchos casos tarjetas de libro, bien por su violencia, bien por reiteración, bien por desentenderse del balón, bien por cortar contragolpes claros, bien por diferentes combinaciones de todo ello.

Figueroa Vázquez

De pronto intervino mi sobrino el anti.

-Bueno, era el Elche, ¿no?

Enseguida intuí que me encontraba ante la confirmación explícita de una de las cosas que ya barruntaba respecto al funcionamiento de la mente del anti, siempre procelosa en lo que a su condición de anti respecta aunque en el resto de los aspectos sea de intachable lucidez.

-Espera un momento- interpelé a mi sobrino, quizás algo trémulo ante la prueba de laborarlo de mi tesis-. ¿Estás queriendo decir que, por ser el Elche un rival inferior al Madrid, tiene derecho a que el árbitro haga la vista gorda ante sus patadas y se guarde las tarjetas, aun a sabiendas de que son faltas que las merecerían? ¿Estás sugiriendo que, aunque Marcelo no merezca la expulsión, debe ser expulsado en atención a la diferencia presupuestaria entre Elche y Real Madrid y/o a la diferencia de calidad entre los jugadores de uno y otro equipo?

-Sí- respondió mi sobrino el anti.

-Repítelo.

-¿En qué división juega el Elche?

No lo repitió, claro. Aunque ya estaba dicho. La afirmación taxativa ya consta en la línea del tiempo. No está grabada porque no pertenezco a la escuela periodística de José Antonio Abellán. Pero quedar, lo que se dice quedar, quedó.

-¿Qué tiene que ver en qué puta división juegue el Elche?- respondí, no sé si se intuirá que algo airado.- Juega en Primera, pero eso da igual. Podría jugar lo mismo en Primera, que en Segunda, que en Cuarta Regional. El reglamento es el mismo reglamento para todos. Sí un jugador del Elche se desentiende del balón y frena un contragolpe debe ver tarjeta amarilla, sea el que se escapa con el balón un jugador del Fuenlabrada, del Botafogo o (fíjate) hasta del Real Madrid.

¿Estás queriendo decir que, por ser el Elche un rival inferior al Madrid, tiene derecho a que el árbitro haga la vista gorda ante sus patadas y se guarde las tarjetas, aun a sabiendas de que son faltas que las merecerían? ¿Estás sugiriendo que, aunque Marcelo no merezca la expulsión, debe ser expulsado en atención a la diferencia presupuestaria entre Elche y Real Madrid y/o a la diferencia de calidad entre los jugadores de uno y otro equipo?

Mi sobrino el anti, a quien quiero más que a mí mismo pese a que haya una zona de su por demás brillante cerebro convertida en un secarral de odio, farfulló entonces una serie de abortos argumentales, que brotaban con poca fe en sí mismos y aludían a la ayuda que necesita el desfavorecido (se conoce que en detrimento de la ley, la moral y la justicia) para tener más posibilidades de éxito en la vida. Después el Barça cayó en la prórroga contra el Athletic y el asunto quedó aparcado en mi mente. Aparcado pero no olvidado. Desde el momento en que mi sobrino el anti, probeta en mano, me demostró fehacientemente que la mente del antimadridista funciona exactamente como yo maliciaba que funciona, supe que habría de escribir un artículo declarándole con la misma vehemencia el amor y la consideración que le profeso y el aborrecimiento que me inspiran sus futbolísticas ideas de mierda.

Así que yo tenía razón. En esos abismos insondables de la mente del anti, las ideas brotan y se asientan en mecanismos idénticos a los que yo temía, mezclados con dialécticas baratas de primacía de presuntos derechos inherentes al pobre sobre los méritos limpiamente contraídos por unos y otros. En los abismos insondables de la mente del anti, el cerebro más recalcitrantemente de derechas se aferra al bolcheviquismo para despojar al burgués (es decir, al Madrid) de lo que aspira a conseguir bajo la única premisa de que ya ha conseguido demasiado.

¿Y por qué demasiado? ¿Quién dictamina que el Madrid ya ha logrado demasiado? El propio anti, por supuesto.

El mismo anti cuyo desprecio enfermizo por el Madrid le mueve a abrazar, tácitamente, un principio de discriminación positiva en favor de todo aquel que juega contra los vikingos. Tienen menos dinero (entre otras cosas, porque se gestionan indeciblemente peor), y por tanto tienen también derecho a que los colegiados les ayuden de formas a ser posible discretas, por ejemplo la dejación de funciones en el aspecto disciplinario, ya universalmente aceptada (¿incluso por el propio Madrid?). O sea, si al Elche o al Osasuna o al Cádiz se le perdonan sistemáticamente tarjetas, o se les deja que pierdan todo el tiempo que quieran sin que eso se refleje en el tiempo de descuento ni vean tampoco tarjetas por ello, es en obediencia a un mecanismo que aparta la justicia en aras de ayudar al pobre Elche, el pobre Osasuna o el pobre Cádiz, a despecho del reglamento y de la ética. Pero ¿no lleva la discriminación positiva la asunción de su inherente injusticia en el propio nombre? ¿No sabemos ya que esto está mal pero nos toca aceptar que está bien? ¿No sabemos ya que toca justificar lo injusto en beneficio de la caridad, que en este caso se da la mano con el antimadridismo? Admítase que la expulsión de Marcelo y sus tres partidos de sanción son injustos, pero que siéndolo nos toca asumirlo todo en aras de la discriminación positiva. Y oigan, en nombre de la corrección política a lo mejor hasta lo acepto.

O no.

Marcelo Elche

Yo, a estas alturas, ya solo pido a estamentos, árbitros, reporteros movistaréticos, chiringuiteros y tuiteros del Antimadrid C. de F. que tengan el valor y la honestidad de admitir lo que mi sobrino el anti reconoció con su taxativo SÍ, es decir, que todos sabemos que no corresponde quejarse por la tarjeta a Kroos por aberrante que sea porque cualquier cosa que se pite en contra del Madrid es justa aunque sea injusta, y ello en aras de los mecanismos compensatorios artificiales que la posmodernidad trae de serie. Claro que el Elche puede sacudir todo lo que quiera sin ser amonestado, porque el fin último de su triunfo o el del Osasuna o el Cádiz o el Valencia o el Atleti (y el de la derrota blanca, claro) es un bien mayor que el de la administración de la justicia.

Así, cuando discutamos esta o aquella jugada, no finjamos más. No hagamos como si TODOS aquí estuviéramos a favor de la toma de decisiones arbitrales acertadas. Acabemos con la hipocresía. Aprendan de mi sobrino.

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

27 comentarios en: Discriminación positiva 

  1. Bueno, servidor es bolchevique y no comulgo con esa idea aberrante.

    También creo que la equidad de la convivencia colectiva debe equilibrar (equidad) la sociedad para no dejar a las personas atrás. Incluso puede que con algún tipo de discriminación positiva. Pero nunca jamás por encima del imperio de la ley.

    1. Buenas tardes a todos.

      Don Juvenal, un servidor que es anti bolchevique profesional, siempre pregunta a sus conocidos, sin conseguir respuesta satisfactoria, qué se entiende en términos concretos, para mi interlocutor, lo de "equilibrar la sociedad". Por supuesto que debo reconocer que soy yo el único que en estos casos puede decidir si la respuesta es o no es satisfactoria, porque soy yo el que se las ha formulado a mis pocos conocidos de izquierda.

      Siguiendo con el muy buen artículo de don Jesús, en el caso concreto del Real Madrid, yo sí pido un doble baremo. Muy desfavorable al Real Madrid y muy favorable a todos los demás equipos. Me encanta que el Madrid sea capaz de ganar trofeos superando todos los obstáculos a los que se vea enfrentado: legales o no.

    2. Asume que te van a caer hostias como panes. Los rojos madridistas, estamos mal vistos. Pero me quito el sombrero con el gran artículo de Jesús, es que es tal cual. Con una salvedad, no se trata del beneficio del modesto en perjuicio del poderoso. Se trata de justificar todo tipo de tropelías contra el Madrid. No tienen narices para hacer lo mismo con el Barcelona. Y mucha culpa de eso la tiene el club, que una cosa son los valores, y otra poner la otra mejilla por sistema.

      1. Me alivia un poco que al menos el sobrino anti de Jesús no quería que ganara el farsa, jajajaja. Lo habitual en los antis es lo contrario porque para ellos el farsa es la democracia y el progresismo y nosotros el fascismo.
        A ver, discriminación positiva es injusticia pura y dura. Aclaro que yo soy de izquierdas aunque no voto a la izquierda actual, son unos vende patrias y tampoco es que se sacrifiquen ellos, sus bolsillos, para conseguir una sociedad más justa. En realidad son todos millonarios, que no es nada malo pero que no vayan presumiendo de progres.

      2. Convencido estoy de que las tarjetas a kroos y marcelo se las quitarian pero veo que no y encima 3 partidos a marcelo esto pasa en todos los partidos que juega el madrid pero cuando hay una jugada dudosa en el area del madrid ya toda la polemica gira en torno a esa jugada sin mirar las entradas que recibe el madrid desde el minuto 1 joder con la discriminacion positiva ¡¡chapo por el articulo!!

    3. En mi opinión, tanto Jesús como Juvenal tienen razón, y lo demostraré.
      La discriminación positiva se fundamenta en el principio de justicia: dada una situación injustamente desigual, donde un grupo parte con una inmerecida ventaja sobre otros, lo justo es favorecer a los miembros del grupo que ocupa la posición inferior hasta que se consiga el equilibrio, momento a partir del cual el mecanismo debe suspenderse por innecesario. Verbigracia: en los colectivos donde se ingresa por cooptación, la presencia inicial de más hombres que mujeres, fruto de la inveterada discriminación de estas últimas, hace que los comités de selección sean mayoritariamente masculinos y tiendan, por tanto, a promover a otros hombres, con lo cual la desigualdad se perpetúa. Si se impone que esos comités sean paritarios (lo que en términos proporcionales constituye una "discriminación positiva"), a la larga se equilibrará el número de mujeres y de hombres dentro del colectivo y se podrá restablecer el principio de proporcionalidad porque este ya generará paridad por sí solo.
      O sea, estos mecanismos compensatorios artificiales no están inspirados en la caridad, ni en el denostado "buenismo", sino en las leyes de la física: para vencer una inercia hay que aplicar una fuerza en sentido contrario, porque los cambios de dirección no se producen solos.
      Esto hace más claro todavía el punto de Jesús: justificar los arbitrajes que sufrimos desde la lógica de la discriminación positiva significa pensar que la superioridad económica y deportiva del Real Madrid es en sí misma injusta, no fruto de sus propios merecimientos. A los genios que piensan así habría que preguntarles qué otra cosa esperan de una "competición", o bien es que solo les molesta que haya ganadores y perdedores cuando quien gana es el Real Madrid.
      Lo que molestaba a los bolcheviques era que también la sociedad tuviera que ser un juego competitivo con ganadores y perdedores, porque, si los que pierden en ella resultan ser siempre los mismos, también es como para sospechar del arbitraje, ¿no? Vistas las cosas de esta manera, es la queja de Jesús la que tiene un cierto deje bolchevique, quod erat demonstrandum.

      1. Bla, bla, bla
        No hay absolutamente nada en la legislación que impida que una empresa sea constituida por mujeres, esté formada solo por mujeres y preste su servicio solo a mujeres.

        1. Se le ha quedado el razonamiento a medias, no sé si se ha dado cuenta. Intente completarlo y ya me dice. De todos modos, como ignoro lo que ha querido explicarme, le doy las gracias por si acaso con su argumento estaba intentando reforzar el mío. Que, por cierto, no es mío, sino de politólogos liberales muy ilustres. La discriminación positiva, se lo aclaro, no es un invento del feminismo: la implantaron los defensores del mercado libre y de la libre competencia, a través de lo que llamaron "leyes antimonopolio". Pero claro, explícale esto a los liberales a la violeta que copan hoy los púlpitos patrios, cual plaga de medusas en las no menos patrias playas.

          1. Sencillísimo. La discriminación (no existe la positiva ni la negativa) es una imposición. Cuando proviene de la ley, proviene de la fuerza ejercida por el estado. Ahora vuelve a hablarme de "liberales".

          2. Según esas leyes, me imagino un supuesto:
            Un Roger Federer con... que sé yo, 28 años, se enfrenta a el ( por decir) N° 78 de la ATP, como todos vemos como favorito al bueno de Roger, pues le atamos su brazo izquierdo a la espalda para favorecer el espectáculo y ejercer una discriminación positiva a favor del más desfavorecido y santas pascuas.
            El intentar arreglar una situación injusta a base de otras injusticias al final lo que hace es, aparte de perpetuar las injusticias, un mundo menos ético y vivir en un sin sentido, del que luego, siempre unos cuantos se aprovechan.
            Un saludo

      2. Ya que nos metemos en teoría política, el quid de la cuestión es que una situación de desequilibrio social/económico en muchas ocasiones está creada por un desequilibrio de merecimiento. Es decir, que el bolchevique o antimadridista trata de que haya una discriminación positiva cuando se ha tocado los hue*os toda la vida o no ha arriesgado nada o simplemente ha realizado una gestión pésima, es decir, que se merece lo poco que tiene en comparación de al que ellos consideran poderoso.

        1. Pues sí, en este mundo el que no tiene la vida resuelta es porque no quiere o no vale para ello. Y al señor que pide que le vuelva a hablar de liberales, se lo pongo en forma de regla de tres: el anarcocapitalismo es al liberalismo como la curia romana a los evangelios. Pero no se preocupe, ya lo he pillado: si quieres acabar para siempre con los errores arbitrales, solo tienes que suprimir la figura del árbitro. "Sencillísimo".

          1. Evidentemente, no has pillado nada. Otro galernauta lo ha escrito por ahí perfectamente: Temis con la balanza y los ojos vendados.

  2. No tengas la menor duda, Jesús Bengoechea, es tal cual. La discriminacion positiva , en la teoría y en la práctica ,está en las antípodas de la Justicia. El reglamento, las leyes y las normativas no están para ser aplicados al tun tun ni como mecanismo de compensación. La estatua que simboliza la Justicia lleva una venda en los ojos. Y es obvio el significado. Aunque después de ver actuar a Figueroa Vázquez, De Burgos Bengoechea, Hernández-Hernández... uno puede interpretar lo de la venda de manera distinta. Como tu querido sobrino. Se habrá descojonado al leer el artículo .

    1. Primero, Temis se representa con tres atributos: la venda en los ojos en señal de imparcialidad, la balanza en la mano izquierda como signo de equidad o equilibrio, y la espada en la derecha, que significa (siento decirlo) la fuerza del estado. Sin la espada, la diosa justicia sería una figura decorativa; peor aún si le quitamos la balanza, claro, porque alguien suelto por ahí dando mandobles con los ojos vendados constituye un peligro público.
      Segundo, razonar en política que la discriminación positiva está mal porque, al fin y al cabo, se trata de discriminación, es tan ridículo como razonar en economía que el crecimiento negativo está bien porque, al fin y al cabo, se trata de crecimiento. “Discriminación positiva” no es más que una etiqueta, pero si les da problemas para seguir pensando solo tienen que cambiarla por otra (¿qué tal “igualdad de oportunidades”?). Yo tenía un amigo que se apellidaba Rubio siendo moreno y, la verdad, tampoco me hacía tanto lío.
      Tercero, me limité a mencionar el argumento que suele usarse para fundamentar la discriminación positiva, o llámenlo x, en la exigencia de equidad (la balanza, el equilibrio de fuerzas, ya saben). Si quieren mi opinión, ya que no la he dado hasta ahora, el argumento está lleno de problemas, pero créanme que ninguno se resuelve con apelaciones a la iconografía o al diccionario.
      En cualquier caso, me parece delirante esta mezcla de churras futbolísticas con merinas iusfilosóficas que ha salido del divertido e inocuo artículo de Jesús, y siento haberla alimentado en algo. Como diría un árbitro: “sigan, sigan”.

  3. En cualquier caso, el escribidor ha abierto la caja de los truenos. Hay debate. Que es de lo que se trata.
    Ya dicen que nada es verdad , ni es mentira, todo depende del cristal con que se mira.Segun como se mire , la discriminacion positiva puede ser considerada un mecanismo corrector de inercias desigualitarias. Por ejemplo, y sin ánimo de tocar lo que no suena, cierto trato de favor hacia el catalán (idioma ,que no individuo) me parece comprensible para ayudar al mantenimiento de una lengua minoritaria. Pero, ojo, no nos confundamos y postulemos que si un negro, un catalán o un gallego, un calvo , una mujer...o un bajito , sí tocan el balón con la mano de manera flagrante, o atracan a punta de pistola a un conciudadano , deben ser sancionados como cualquier hijo/a de vecino/a.

    1. Los idiomas llevan desapareciendo desde que el mundo es humano, y no veo a nadie pidiendo la imposición del latín. No en Barna, ni en Roma.

      1. Exacto, porque la realidad es que los idiomas están (deben estar) al servicio de la gente, de la sociedad..., que los utiliza para comunicarse, pensar, acordar, debatir, ponerse de acuerdo, transmitir conocimiento, etc. El idioma debe ser un mero instrumento al servicio de una sociedad, y deberán evolucionar según lo hace la sociedad: los idiomas los constituyen y consolidan las gentes usándolo, y asimismo, los convierten en lenguas muertas dejando de usarlos. Así debe ser, en un proceso natural.

        Pero cuando unos políticos y su BOE de turno pretenden que sea al revés, de tal modo que una sociedad sea la que quede sometida y cautiva al servicio de un "idioma" o lengua propia, atascada en él, contra la voluntad de esa sociedad ((porque si el idioma de turno está cayendo en desuso es ¡porque así lo quiere ese colectivo!, que por las razones que sea progresivamente obtiene menos funcionalidad y utilidad utilizándolo, tendiendo por tanto a ser cada vez menos empleado)) imponérselo, vía usurparle dinero a la sociedad mediante impuestos para subvencionar con ellos la difusión del idioma contra la tendencia (que es el desuso),

        pues nada bueno cabe esperar de ahí. Sólo ineficiencias resultantes de imponer la peor opción (si la gente está dejando de usarlo es porque el desuso es la opción óptima, más útil, eficiente y práctica para esa sociedad) y el empobrecimiento que supone para esa sociedad privarle del acceso a la lengua óptima, que siempre es aquella que sea comparativamente más universal y usada.

        Subvencionar un idioma es igual de despropósito que subvencionar cualquier otra actividad, negocio o sector: si requiere de dinero ajeno al sector o la actividad en sí para ser rentable (o para mantenerse en uso en el caso del idioma) entonces es que no aporta lo suficiente en sus actuales términos como oferta o modelo de negocio (o como idioma), de modo que en lugar de subvencionarlo debe permitirse que ese negocio "quiebre", desaparezca o se reformule por sí mismo en el futuro de otra forma, bajo nuevas premisas que sí lo hagan rentable..., es decir, de una forma que sí aporte utilidad y valor suficiente a la sociedad. Castigar a la sociedad con impuestos para subvencionar cuestiones que no le aportan suficiente utilidad (sea negocios, sectores, idiomas o lo que sea), es de necios, algo que dificulta progresar (por consolidar viejas fórmulas caducas, y por detraer recursos vía impuestos, que dejan de estar disponibles para fraguar los avances del mañana)

        1. Subvenciones sí, subvenciones no. No hagamos trampas. La subvención es inherente a la Administración pública. De tal modo que , mientras exista el erario -añadir lo de público es una redundancia- existirán subvenciones. ¿ Se subvenciona el Museo del Prado ?
          ¿ Se subvenciona el Museo Picasso ?
          ¿ Se subvenciona el Museo Dalí ?
          ¿ Euskera , gallego , catalán ... son lenguas que pertenecen al patrimonio cultural español ?
          Creo que si tocamos con los pies en el suelo y nos abstraemos de odios y atavismos políticos, hemos de aceptar la realidad de las subvenciones. Otra cosa , bien distinta, es asegurarse de que esos dineros públicos ,con la excusa del apoyo a la cultura, no acaben en los bolsillos de unos desaprensivos.
          Ojito con el capitalismo salvaje. El mismo que con el bolchevismo. Yo prefería el capitalismo de rostro humano , el liberalismo económico con dosis de intervencionismo .Pero tengo la sensación de que el capitalismo está en decadencia es insostenible . A ver si alguien con conocimiento de causa puede enviarnos un mensaje de esperanza.

          1. Es que la Administración Pública, cuya identidad con la acción subvencionadora es innata como bien dice, mayormente sobra en su totalidad, tal como las subvenciones.

            La Adm.Públ. chupóptera, con su presupuesto creciente a gastar (a despilfarrar), con sus políticos prestos a subvencionar y así comprar cuantos más votos y voluntades con dinero ajeno mejor..., es germen y garantía a la larga de todo tipo de corruptelas, prevaricaciones, lobbys, amiguismo, estómagos agradecidos, cronificación del gasto (es fácil conceder una subvención..., casi imposible quitarla en el futuro), despilfarro, ineficiencias infinitas, medios comprados, etc.

            Algunos todavía viven en los mundos de yupi y realmente creen que al "educación pública" y la "sanidad pública" (que actúan casi como monopolios, y que te obligan a financiar quieras o no..., como si te obligan a ser socio del Farsa aunque no quieras),

            algunos aún creen que sirven al loable fin de educar y de sanar..., ¡¡pobres ingenuos!!. Si ni siquiera las principales partidas de gasto público actual, las veneradas por todos ("la mejor sanidad del mundo" y demás memeces), si ni esas se justifican en lo más mínimo vistos sus lamentables resultados (cuando no su politización descarada e infame, como ocurre con la educación en las CCAA separatistas, que acabarán siendo todas), o vistos sus oscuros "protocolos" y consignas (como estos aplicados con el telón de fondo de la pandemia...),

            ¡¡pues qué decir entonces del grado de inutilidad del sin fin de subvenciones vergonzosas que pueblan los BOE y similares de las CCAA!!

            Dame un país con pocos impuestos, poca Adm.Públ., pocos políticos, poco BOE, pocas subvenciones..., ¡¡y el resto pa ti todo!!

  4. Lo que hay que hacer aparte de cada uno las jugadas las pueda ver de una manera u otra depende del color que sea lo que no se puede permitir que señores que se dedican a esta profesión no se sepan el reglamento y aparte luego lo apliquen a su antojo por que saben que no les pasa nada hagan lo que hagan. Lo de este sujeto no se puede permitir bajo ningun concepto, saltarse todas las normas que hay en el reglamento y no le pase nada e incluso le den un premio por que hizo todo lo que le habian mandado sus superiores. Como aocurre en partidos anteriores es el mismo calco sea el arbitro que sea. aqui hay un problema muy gordo que es la corrución que hay en el arbitraje y solo tenemos un camino, que son los juzgados, o no jugar las competiciones nacionales hasta que no se investigue tanta corrución.

  5. Y todo ello se resume de la siguiente manera..ENVIDIOSOS MEDIOCRES SEGUNDONES..estamos Nosotros y los demás a echar espuma por boca me da pena de ellos a decir verdad pobres no hay nada peor para la salud que tener las entrañas sucias y llenas de bilis...en "AJO" Hala Madrid siempre

  6. Del diccionario. Discriminar: Dar un trato diferente a personas que merecerían recibir el mismo trato que otras de su género y que supone beneficiar a unos y perjudicar a otros sin más motivos que la diferencia de raza, sexo, ideas políticas, religión, etc.
    Según esto nunca puede haber una discriminación positiva, puesto que entonces habría racismo positivo, homofobia positiva, etc.
    Igualdad es la clave, no discriminación. Aplíquese a todas las situaciones.

  7. Menos mal de los mecenas...porque si no...si todo en la vida lo vemos en términos de rentabilidad...
    Un poquito de introspección no nos iría mal . He dicho introspección, no subvención... qué nadie se excite, por favor.

  8. Buenos días, no puedo por menos que felicitar al "boss" por este artículo, que es de lo más interesante, desde que se fundo La Galerna, porque plantea el problema de que al Madrid se le trata como a una casta inferior, excelentes también muchos de los comentarios, yo mejor no digo como resolvería el problema, para no ser baneado para los restos,
    Saludos blancos y morados

  9. Gran artículo. Efectivamente, el razonamiento anti siempre ha sido así. "el Madrid no puede quejarse", "al osasuna hay que ganarle aunque no te hayan pitado tal o cual penalti",etc. Llevamos toda la vida oyendo este tipo de "razonamientos" antimadridistas. Y digo yo, por que no les dejamos que agarren el balón con la mano? Por poner un ejemplo. O que empiezan los partidos 1-0 contra el Madrid. O por que no, que el Madrid juegue con 10 desde el pitido inicial. Fuera caretas, hablemoslo abiertamente. Que asco de competición y de prensa por dios.
    Hala Madrid compañeros

Responder a el bigote de la barceló Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

👉🏻𝗘𝗹 𝗥𝗲𝗮𝗹 𝗠𝗮𝗱𝗿𝗶𝗱 𝘀𝗼𝗹𝗼 𝘀𝗮𝗯𝗲 𝗴𝗮𝗻𝗮𝗿👈🏻

✍️🏻Pieza de @FGwynne para enmarcar🖼️

https://www.lagalerna.com/el-real-madrid-solo-sabe-ganar/

🚨Mariano teletrabaja🚨

El Real Madrid, primer equipo en ganar una Champions adaptándose a las nuevas condiciones del mercado laboral 👨🏻‍💻

✍️🏻@Pacurll

https://www.lagalerna.com/mariano-teletrabaja/

🤯De Castellón a París en Vespa a por la 1⃣4⃣ Copa de Europa. Y luego de vuelta a España.

🛵🏆Esta es la fascinante historia de "Mamu" y nos la relata @jordilinares23.

#Vespa | @TurismoenVespa | @realmadrid

https://www.lagalerna.com/en-vespa-a-por-la-14o-copa-de-europa/

En Vespa a por la 14º Copa de Europa https://www.lagalerna.com/en-vespa-a-por-la-14o-copa-de-europa/ vía @lagalerna_

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram