Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Zidane, Deschamps, Mourinho y un efecto dominó para la historia

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Zidane, Deschamps, Mourinho y un efecto dominó para la historia

Escrito por: La Galerna18 mayo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos. La segunda etapa de Zidane al frente del Real Madrid llega a su fin. No lo decimos nosotros, sino 'Sport', que este viernes se desmarcó con la noticia más rocambolesca de los últimos años. Pensábamos que lo habíamos visto todo en la prensa deportiva española, pero siempre hay un piso más en un edificio gobernado por el desenfreno y el delirio.

"Si la Federación francesa logra seducir a Zidane para pasar a ser el nuevo seleccionador, el Madrid se quedará sin técnico y Florentino, consciente de esta posibilidad, ya tiene a dos opciones encima de la mesa: José Mourinho y Maximiliano Allegri", lanza la web de 'Sport' en una noticia firmada por la propia redacción, ya que, según parece, nadie se atreve a hacerse cargo de semejante embrollo.

El resumen es que Deschamps irá a la Juventus, Zidane a la selección francesa y Mourinho o Allegri al Real Madrid. Un efecto dominó histórico que se cocerá en menos de una semana. Todo ello mientras siguen saliendo jugadores del Atlético de Madrid. De esto último se habla poco, la verdad.

 

En cuanto a su portada, 'Sport' prefiere hablar de Griezmann, al que parecen no aceptar en el vestuario del Barcelona. El punto 4 es extraordinario: "Sería un mal mensaje a los jóvenes fichar a alguien que jugó al gato y al ratón con el Barça", dice el diario cataculé. Seguramente el mensaje que debería preocupar a los jóvenes sea el del derroche inagotable por los Coutinho, Dembélé, Arthur y compañía. Lo malo es que eso no vende en una portada. Nos conformamos con lo que hay.

Mientras tanto, en la prensa madrileña, mucha selección y poco Real Madrid de baloncesto, que cayó ante el CSKA (95-90) y se quedó sin la opción de conquistar la Undécima. Nosotros, sin embargo, sí queremos hablar del equipo de Pablo Laso, básicamente para darle las gracias por los momentos que llevan años regalándonos. El partido de semifinales de la Final Four no fue bueno -se dilapidó una ventaja de catorce puntos-, pero eso no nos va a impedir que reconozcamos el mérito de un equipo irrepetible, incansable, capaz de retar a la historia una y otra vez.

Pablo Laso sentó al Real Madrid de nuevo en el trono. Cuatro Ligas, cinco Copas y dos Euroligas, además de un puñado de Supercopas y una Intercontinental, dan buena fe de ello. Fastidia perder, hace daño decir adiós a un sueño antes de tiempo, pero lo que no se irá es el amor incondicional por un equipo de leyenda al que Luka Doncic alentó desde varios días antes del choque ante el CSKA. Entendemos las críticas por el mal encuentro, pero que nadie olvide el enorme mérito de disputar una Final Four y pelear, año tras año, contra los mejores clubes de Europa.

Dicen que hay que fracasar varias veces para acabar llegando al éxito. El equipo de Pablo Laso cogió atajos para saltarse ese camino. El éxito ya forma parte de su ADN. Esto no ha sido más que un doloroso tropiezo. Volverá a amanecer y ahí estará ese traje blanco impoluto peleando por algo tan inalcanzable como la gloria.

PD: Del arbitraje preferimos no hablar, no vaya a ser que nos piten un carrusel de personales o nos muestren una técnica.

¡Fuerza, Lucho!