Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
¿No es amargo el adiós de Fernando Torres?

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

¿No es amargo el adiós de Fernando Torres?

Escrito por: La Galerna10 abril, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Fernando Torres abandona definitivamente el Atlético de Madrid. Se va por la puerta de atrás después de haber sido ninguneado por Simeone, ese símbolo rojiblanco que no ha sabido tratar a otra leyenda del club colchonero. Pero aquí no pasa nada.

No se va Fernando Torres porque haya acabado una etapa o porque esté cansado de la élite, sino porque alguien no le está dando los minutos que él cree que merece. Es una decisión respetable de Simeone, qué duda cabe, pero que suele verse de otra manera cuando el implicado es el Real Madrid. A Mourinho, por ejemplo, nunca se le perdonó que sentase a Iker Casillas. Y a Florentino Pérez lo trituraron públicamente por la salida del portero español. Con Fernando Torres y Simeone el trato es el de ensalzamiento a la figura del delantero y silencio cómplice para acompañar la falta de tacto del Cholo.

Resulta envidiable el trato del que goza el Atlético de Madrid a nivel mediático. Todo le parece bien a la prensa. ¿Que caen eliminados por el Qarabag? Producto de la mala suerte. ¿Que hacen partidos infames ante Barcelona y Real Madrid? Cosas del presupuesto. ¿Que Fernando Torres se marcha por la puerta de atrás? El curso de la vida. Y así. Siempre hay una excusa, un paño caliente con el que envolver cualquier acontecimiento ligado al Atlético de Madrid. Se vive bien así.

En Barcelona, mientras tanto, la prensa vislumbra las semifinales por primera vez en varios años. Es motivo de regocijo y celebración. Jugará Busquets en Roma, ese que no fue a la selección por lesión y desde que volvimos del parón no ha parado de sumar minutos. También lo hará Messi, más de lo mismo. El 4-1 de la ida deja muy pocas posibilidades a una Roma preparada para claudicar.

En el otro choque de la noche, Guardiola se juega pasar a semifinales y su prestigio, ese que no levanta en Europa desde que no entrena a Leo Messi.